lunes, 30 de noviembre de 2009

Elecciones Generales en Honduras

Cabe decir que Honduras es un país pequeño y, por tanto, vulnerable a la influencia externa. Con respecto a esto, conviene puntualizar que ya no es Bush quien gobierna en Estados Unidos, sino Obama, con lo que la política exterior de esta nación cobra nuevos matices; ya no se le puede acusar de prepotencia. Todo lo contrario ocurre en el caso de Chávez, que con valiéndose del poder que le otorga el dinero del petróleo, trata de extender su influencia hacia todos los lugares en que le sea posible.

Honduras, además de vulnerable, por pequeño, es un país en el que la democracia no está suficientemente consolidada, aunque es obvio que sus habitantes la desean. Por las razones expuestas, es difícil tomar partido ante la situación anómala que vive, con un presidente depuesto, refugiado en la embajada de Brasil, país este aliado con Chávez, por interesados motivos, y un presidente de facto.

Es difícil averiguar quién tiene más razón, pero hay señales que indican el camino. No de ellos es que allí en donde están Chávez y sus aliados es en donde está el mal. Chávez apuesta por Zelaya, no acepta ninguna solución que no sea la vuelta de Zelaya a la presidencia y es evidente que quiere eso para convertir a Honduras en satélite suyo, como ya lo son otros países. Otra señal es la apuesta del gobierno español por Zelaya. Siempre se equivoca, ya se ve en el caso de Aminetu Haidar, o en la visita de Moratinos a Gibraltar, entre otros. Si acertó con Obama fue porque necesitaba desesperadamente hacer las paces con Estados Unidos.

Según la prensa hondureña, la participación electoral ha superado el 60%, lo que puede considerarse como un éxito democrático y un fracaso de Zelaya y Chávez. Ha ganado las elecciones Porfirio Pepe Lobo Sosa, que ha obtenido un respaldo del 56%, con lo cual quienes desean el bien para Honduras deberían sentirse satisfechos.

'La vida antes de marzo'

'Muerte entre poetas'

'Refranes de nuestra vida'

'Tirante el Blanco contado a los niños'

'Esperando a Robert Capa'

'Pan'

'Suárez y el Rey'

'La rosa escondida'

domingo, 29 de noviembre de 2009

Conservar el espíritu de la Transición

Las circunstancias obligan a repensar los tiempos pasados. Cuando algo sale mal, hay que averiguar dónde está el error. La Transición fue un éxito porque en aquellos tiempos el futuro se presentaba sembrado de dudas. Y resulta que de la noche a la mañana nos vimos inmersos en una democracia y no quedaba más remedio que aplaudir.

La realidad consiste en que Adolfo Suárez y el entonces Príncipe venían preparando las cosas desde 1968. Los socialistas enseguida vieron el cielo abierto y luego les entraron las prisas. Adolfo Suárez se jugaba el tipo cada vez, puesto que los poderosos de entonces no aceptaban de buen grado los cambios que sucesivamente se iban produciendo. ¡Ciudadano Arregui!, puntualizó Peces-Barba cuando alguien de UCD se refirió al etarra de otro modo. Los socialistas venían a dar lecciones de democracia. Luego, cuando ganaron las elecciones, tuvieron la oportunidad de hacer algo grande, pero no pudieron estar a la altura de los acontecimientos. Muchos de los socialistas antiguos acabaron totalmente decepcionados. Ellos esperaban que el gobierno de Felipe González fuera justo y ecuánime, y con ello dar una lección a las derechas. Pero ya se podía vislumbrar desde antes que no iban a dar la talla. Entre otras cosas, cabe resaltar sus tratos con el general Armada; y luego, durante el golpe de Estado, tuvieron que ser las dos personas más despreciadas, Adolfo Suárez y Manuel Gutiérrez Mellado quienes defendieran la democracia. Estos socialistas fueron actores importantísimos de la Transición y responsables de casi media Constitución.

Los políticos de UCD, por su parte, acabaron conspirando todos contra Adolfo Suárez, incluso quienes más le debían. Estos fueron los responsables de otra buena parte de la Constitución. Entre unos y otros dieron más poder del que en justicia les correspondía a los nacionalista y de una cosa injusta no puede salir otra buena. Y derogaron la cadena perpetua, con lo que eliminaron una eficaz herramienta para luchar contra el terrorismo.

'La vida antes de marzo'

'Refranes de nuestra vida'
'Tirante el Blanco contado a los niños'
'Esperando a Robert Capa'
'Pan'
'Suárez y el Rey'
'La rosa escondida'

sábado, 28 de noviembre de 2009

La degradación de la prensa

El impudoroso editorial común de los doce periódicos catalanes, mediante el que muestran su dependencia del poder político, ha merecido la repulsa unánime de todos los que se han detenido a estudiar los argumentos vertidos en el mismo, que se resumen en un intolerable intento de coaccionar a los jueces del Tribunal Constitucional, y en concreto a uno sólo de ellos, Manuel Aragón, al que se le supone que no se alinea en el sector que teóricamente se le supone.

Los periódicos catalanes no tratan de rebatir los argumentos que ha merecido ese editorial que pasará a los anales del mal periodismo (en el mundo entero, no en España), sino que despachan el asunto con despectivo “los diarios de Madrid”, un modo como otro cualquiera de infantilizar a sus lectores. Los diarios de Madrid también pueden ser los de Bilbao, Sevilla, Badajoz, o de cualquier otro lugar de España, que como es natural también han estado en contra, salvo si están participados por capital catalán (y en este caso también dependen del gobierno catalán), en cuyo caso han procurado mantenerse al margen, porque a favor no pueden estar, ya que se sumarían al ridículo.

Otra de las tretas a la que han acudido los citados diarios es a medir el impacto en la opinión pública, cuando ellos saben perfectamente que el número no es un argumento. En esos periódicos escriben sesudos periodistas que antaño pudieron ser considerados como un ejemplo para los demás, pero ahora que el editorial ha pasado por encima de ellos la cosa cambia. En democracia el voto de un sabio vale tanto como el de un zote. Pero todas las cosas de la vida no se resuelven democráticamente, apañados estaríamos. En este asunto hay que atender a los argumentos y se echan en falta por la parte catalana.

'Refranes de nuestra vida'
'Tirante el Blanco contado a los niños'
'Esperando a Robert Capa'
'Pan'
'Suárez y el Rey'
'La rosa escondida'
'Una mañana perdida'

viernes, 27 de noviembre de 2009

Manuel Aragón ante la Historia

No hablarán muy bien los libros de historia del Tribunal Constitucional, que malgastó todo su crédito inicial con la sentencia del caso Rumasa y que luego ni siquiera ha pretendido recuperarlo, puesto que su subordinación a los partidos políticos cada día es más evidente. En este sentido, cabe destacar el titular de La Vanguardia, El Gobierno espera que el juez Aragón mueva la mayoría en el TC. Es decir, el gobierno no espera la sentencia del TC, sino que su pretensión es que la sentencia se ajuste a sus deseos.

En ese mismo artículo se dice que “nadie presiona a nadie”, pero de la lectura del mismo se desprende que lo no faltan son presiones. Se da a entender que cuando Zapatero pidió calma lo hizo porque confía en convencer a Manuel Aragón. Ayer mismo, los doce periódicos catalanes, todos obedeciendo al mismo señor, publicaron un editorial conjunto, sin que hoy den señas de estar avergonzados. Todos presionando a un único juez. La libertad de prensa en España puede considerarse como utópica en estos momentos, pero es que en Cataluña aún hay menos. Es impensable que los periódicos valencianos pudieran haber hecho lo mismo. Cuando la prensa está al servicio del poder, casi todo está perdido.

La verdadera patria es la justicia. No es lo mismo defender una causa justa que una injusta. Tergiversar las cosas es hacer un mal servicio a los ciudadanos. Cuando se cambian los objetivos y en lugar de procurar una vida mejor para todos, luchando siempre por la justicia, se fomenta el odio y la envidia y el sectarismo, se llega a algún callejón sin salida del que no se puede salir sin daño.

El juez Aragón puede sucumbir a las presiones, que ya se ve que son intensísimas para una sola persona, o puede mantener su criterio. De cualquier modo, si los jueces han de optar entre obedecer al partido o ser héroes, es porque todo está mal hecho.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Doce periódicos catalanes

No puede haber democracia sin prensa libre. La mayor parte de la prensa de España, la tradicional, está endeudada o subvencionada. Eso se deduce al compararla con la de hace treinta años. En el caso de Cataluña la cosa se ha puesto de manifiesto al publicar los doce periódicos catalanes un editorial común. Toda unanimidad es sospechosa. Los periódicos catalanes, en lugar de informar a los ciudadanos, están al servicio de los políticos, ayudándoles en sus manipulaciones.

Hablan de la dignidad, manipulando sin escrúpulos el concepto. ¿Qué dignidad hay en que todos los periódicos se pongan de acuerdo para intentar amedrentar al Tribunal Constitucional? Son ellos los que se ofenden a sí mismos con esa actitud. Y denigran a quienes firman en sus periódicos. No extraña, por otra parte, que desconozcan por completo el concepto de la dignidad.

Alguna enseñanza hay que extraer de todo esto. Y es que se ha llegado hasta aquí porque en algún momento se inició el camino. El problema no es hasta donde se ha llegado, sino cómo se ha llegado. El hecho de que doce periódicos dispares y, en teoría, competidores entre sí elaboren un indecente editorial común, da idea de lo envenenado del asunto. Quienes imprudentemente dieron ocasión a que el camino pudiera ser recorrido de este modo y ellos mismos iniciaron la andadura, sin tener en cuenta que quienes les sucedieran aun pudieran ser más insensatos que ellos, son capaces de escurrir el bulto y aun dárselas de grandes estadistas.

El Tribunal Constitucional está muerto, haga lo que haga, y también todo el entramado político español. Urge una reforma total del sistema, a resultas de la cual los políticos pasen a ser servidores públicos en lugar de estrellas, y los ciudadanos sujetos activos en lugar de entes manipulables. La política debe devolver todo el significado a la palabra dignidad.

'Muerte entre poetas'
'Refranes de nuestra vida'
'Tirante el Blanco contado a los niños'
'Esperando a Robert Capa'
'Pan'
'Suárez y el Rey'
'La rosa escondida'
'Una mañana perdida'

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Aminetu Haidar

El patético rey de Marruecos, cada vez más impaciente, ha optado por expulsar de su casa a la que es conocida como la Gandhi Sarahaui, la valiente Aminetu Haidar. ¿Qué es lo que estará haciendo además de eso? La prepotencia es propia de cobardes, seres gallináceos que picotean sin piedad. El valor, ya lo dijo Julián Marías, es la mejor de las cualidades humanas.
En este mundo lleno de personas grandilocuentes, que parece que hayan venido al mundo a explicar lo que hay que hacer para erradicar la injusticia, una mujer surgida del más humilde de los pueblos ha de hacer huelga de hambre para defender sus derechos. Hay que recordar que Peter Van Walsum, el anterior enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, reconoció que la legalidad internacional está del lado del Polisario, pero advirtió de que el Sáhara no tiene fuerza para defender su derecho. Eso es vergonzoso para Estados Unidos, para Francia y para España y para las demás naciones en general.
Para España la vergüenza es doble, porque fue la potencia colonizadora y la que abandonó el territorio, dejándolo a merced de los depredadores, después de no haberle prodigado los cuidados que merecía. En España es en donde está haciendo la huelga de hambre Aminetu Haidar. No tiene ni punto de comparación esta huelga de hambre con la de De Juana, que no tenía ninguna justificación para hacerla y, sin embargo, se tuvieron demasiadas consideraciones con él. A Aminetu Haidar el gobierno español intenta tomarle el pelo, no vaya a ser que se enfade Mohamed y monte cualquier cirio de los que acostumbra.
Sería injusto olvidar, ya que se habla del papel de España en el asunto, que hay un partido español,
UPyD, que está de parte de la razón y la justicia, lo que redime al pueblo español en la medida en que sepa agradecer el detalle.

'Muerte entre poetas'
'Refranes de nuestra vida'
'Tirante el Blanco contado a los niños'
'Esperando a Robert Capa'
'Pan'
'Suárez y el Rey'
'La rosa escondida'
'Una mañana perdida'

martes, 24 de noviembre de 2009

El nacionalismo, esa carcoma

La alianza entre los socialistas y los nacionalistas españoles es insólita, por el lado que se mire. Quizá comenzó durante el tiempo de la clandestinidad. Llegada la democracia los nacionalistas defendían su derecho a estar, que no les podía negar nadie, y los socialistas venían a dar lecciones de democracia; los socialistas se empeñaron en que los nacionalistas tuvieran mucha más presencia de la que les correspondía.

Al poderse presentar a las elecciones nacionales en igualdad de condiciones que los demás, obtuvieron un poder injusto, por desmesurado, que han sabido aprovechar en su beneficio, sin reparar en lo indecente de su actuación. El hecho de que los partidos nacionalistas pudieran influir en la gobernación de España, por la que sienten pocas simpatías, mediante pactos con los partidos que los necesitaban para formar mayorías, ha servido para distorsionar mucho la realidad de las cosas. Incluso, han formado parte del pacto partidos cuyos dirigentes no sólo no sienten simpatía por España, es que proclaman su odio contra ella a los cuatro vientos. Poco bien puede hacer la gente que odia.

Aparte de esas alianzas concretas e inevitables, por muy indeseables que fueran, a causa de la arbitrariedad ya comentada, se da el caso de que los partidos de izquierdas han asumido muchas de las tesis nacionalistas, lo que constituye una perversión de sus postulados, con la clara intención de sacar ventaja sobre el PP. De todo esto ha resultado que dé la impresión de que todo el mundo, o casi todo, sea nacionalista, cuando eso no es cierto. La gente tiene sus problemas y esos son los que deben atender los políticos; los nacionalistas dejan en segundo plano lo que interesa a los votantes y colocan en primer lugar lo que les conviene para su medro. La carcoma es nefasta.

'Muerte entre poetas'

'Refranes de nuestra vida'
'Tirante el Blanco contado a los niños'

'Esperando a Robert Capa'

'Pan'
'Suárez y el Rey'

'La rosa escondida'
'Una mañana perdida'

lunes, 23 de noviembre de 2009

Munilla y el PNV

La actitud que mantiene la Iglesia frente al aborto debería extenderla a todos los demás campos de la actividad humana. Tiene motivos más que sobrados para excomulgar a Setién, a Uriarte, a Arzallus y una larga lista de personas. Eso de equiparar a los familiares de los asesinos con los de las víctimas es una villanía que no sustenta en ningún tratado moral.
Una mujer que aborta puede tener justificación, puesto que vive en un mundo tan imperfecto e insolidario como se ha visto más arriba. Lo que no tiene justificación de ningún tipo es la misma existencia de ETA, así que cualquier blandura con la banda por parte de algún religioso debería ser castigado por la Iglesia con la expulsión inmediata.
Por su parte, el PNV ha protestado airadamente por el nombramiento de José Ignacio Munilla como obispo de San Sebastián. Esto viene a demostrar el carácter dictatorial e intolerante de este partido. ¿Es que el Papa le dice al PNV a quienes ha de nombrar o situar en las candidaturas? Se ve que al PNV le gusta la manipulación; lo suyo no es respetar la voluntad de los votantes, sino manipularlos para dirigirlos hacia donde quiere; y tiene a la Iglesia por manipuladora y le exige que manipule en el sentido que le conviene. La Iglesia hasta ahora ha estado prestándose, por lo que se ve. Hay quien dice que la mayor parte de los curas son nacionalistas y que este obispo no lo es. Pero el nacionalismo y la doctrina cristiana casan muy mal, sin tener en cuenta que la labor sacerdotal no tiene nada que ver con la política. Una cosa es que un sacerdote pueda opinar, y equivocarse, y otra que milite en un partido o que defienda una opción. Pero un sacerdote, y mucho menos si es obispo, en ningún caso debe incitar al odio entre los cristianos de un lado de la raya y los del otro.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Sólo un 0’7% de los cargos públicos

Se empeña Mariano Rajoy en defender lo indefendible a estas alturas. Dice que es injusto extender un manto de descrédito a toda la clase política, siendo así que sólo el 0,7% de todos los cargos públicos ha estado sometido a investigación. Eso es como lo del prestidigitador que señala hacia un sitio para que no se mire hacia otro.
¿Qué entenderá Rajoy por corrupción? Sólo falta que diga que sólo una parte de ese 0,7% es condenada finalmente. Sin embargo, es mucho el dinero que deben las administraciones públicas a sus proveedores. Es mucho el endeudamiento de los ayuntamientos, los cuáles han incurrido en muchos gastos inútiles. Por algo tiempo atrás la concejalía de Urbanismo era la más deseada de todas.
Quizá el hecho de que sean escasos los cargos públicos investigados se deba a que el sistema político es impenetrable. Muchos de los casos se destapan a raíz de las denuncias de los propios compañeros de partido. El caso Millet ha tardado muchos años en salir a la luz. No es descabellado pensar que hay más casos como ese sin destapar en España. Pasqual Maragall habló del 3% y por algo sería. Jordi Pujol amenazó con tirar de la manta.
Pero además de toda esa corrupción que se sospecha que existe y que no sale a la luz por lo bien que se saben proteger los partidos en este punto (cosa que cada vez hacen mejor), hay que contar también con la corrupción legal, esa que se hace con luz y taquígrafos, y que no deja de ser inmoral. El hecho de que los partidos presenten listas cerradas también merezca la misma calificación. Y que los partidos intervengan en el nombramiento de los jueces, lo mismo. El derroche por parte de la clase política no ayuda a eliminar la percepción de la corrupción.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Herman van Rompuy y Catherine Ashton

En un principio hubo un ramillete de candidatos a convertirse en los representantes de Europa ante el mundo. Todos eran famosos, puesto que habían alcanzado la presidencia de sus países. Finalmente, todos los favoritos han sido descartados por un motivo o por otro y los elegidos han sido otros a los que se tiene por personajes de segunda fila.
De entrada, eso señala que hay voluntad firme para construir la Unión Europea. Quizá porque aunque el deseo no sea firme ni unánime, sí es evidente que la Unión es necesaria. No faltan en estos tiempos las gentes pequeñas, por sus grandes egoísmos, que sueñan con naciones pequeñas, para no tener que compartir con nadie las ventajas que creen tener. Pero hoy en día es imposible aislarse de lo ocurre en otros lugares y a todos nos acaba por afectar todo. Unas veces, porque viajan las epidemias financieras o víricas, que sólo se combatir con medidas universales; y en otras ocasiones porque se sabe lo que ocurre en todas parte, lo que motiva los flujos migratorios y el sentimiento humanitario en muchos. Con respecto a las epidemias financieras, por llamarlas de algún modo, Ramón Tamames viene proponiendo la moneda única universal. De ahí al gobierno único universal, democrático, un paso.
El hecho de que los personajes elegidos sean de segunda fila tiene muchas ventajas. Entre otras cosas, la de que no han sido elegidos por su capacidad maniobrera, ni su prestigio ante las masas, sino que lo más probable es que ambos hayan sido los preferidos en función de sus capacidades para el desempeño de las funciones que se les han encomendado. Así pues, no hay que esperar de ellos grandes gestos para la galería, sino pequeños y medidos pasos que ayuden a consolidar la gran nación europea en construcción y que se conviertan en interlocutores respetables ante las demás potencias mundiales.

viernes, 20 de noviembre de 2009

No sólo a Camps se le suelta la lengua

Si Francisco Camps ha merecido las críticas de casi todos, también se las han ganado otros cuyas palabras son igual de graves, puesto que han traspasado los límites de lo tolerable. Se mire como se mire, la gestión del gobierno del secuestro del Alakrana ha sido ridícula. A todos los españoles nos debería abochornar; sin embargo, en nuestra democracia imperfecta no faltan los sesudos columnistas capaces de defender lo indefendible. Si nos hemos de alegrar de algo es de que la catástrofe no haya sido mayor.
Lo de María Teresa Fernández de la Vega es infame. En lugar de pedir disculpas por la nefasta gestión gubernamental del secuestro, acusó al PP de ponerse de parte de los piratas. Luego es capaz de pedirle a Camps que dimita. ¿Y ella, qué? ¿O es que ella pretendía que la oposición la felicitara? Las convicciones democráticas de nuestros políticos brillan por su ausencia, pero lo peor de todo es que, además, falla la educación.
Alfredo Pérez Rubalcaba ha estado a la altura de la vicepresidenta, o sea a la altura del betún. Y resulta ridículo, puesto que tiene a Maribel Verdú de su parte, cosa que podría haber aprovechado para pedirle que tradujera la frase “me jode que te cagas, qué quieres que te diga. Pero me descojono, ¿Ve?”, y en lugar de eso se dedica a vigilar al diputado del PP, Carlos Floriano, “Escucho todo lo que dices y veo todo lo que haces”. No le debe de quedar tiempo para mucho más. Pero más grave fue la respuesta anterior del citado ministro: “En este país del GAL sólo hablan el PP y ETA”. Sorprende que la frase de Camps, con ser sumamente grave, causara tanto revuelo. Resulta curioso que a otros se les noten menos las salidas de tono.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Que no se aprovechen de la crisis

Siempre que ocurre una catástrofe aparecen esos desalmados que tratan de saquear lo que pueden. Una de las preocupaciones de los gobiernos es la de evitar estos actos. La crisis actual ha sido como un terremoto o vendaval que ha venido a ponerlo todo patas arriba. Pensar que nadie se ha aprovechado de la crisis, o que lo ha intentado es un acto ingenuo. Pero el papel del gobierno es el de impedirlo.
Pero los sindicatos preparan una manifestación con el lema “Que no se aprovechen de la crisis”, apuntando a los empresarios en general. Eso es manipulación pura y dura. Si al menos identificase a los culpables podría considerarse de otro modo; aunque lo cierto es que si los identificase no haría falta la manifestación. La clase empresarial se rige por las normas que establecen los representantes de los ciudadanos, que son los políticos, quienes también están obligados a vigilar su cumplimiento. Por tanto, hay que aceptar que los empresarios, en general, actúan dentro de la ley y a los que no lo hacen, ya los llama al orden el gobierno.
Resulta sorprendente también la quietud que han mantenido los sindicatos ante la crisis hasta el momento actual. Es raro que no hayan protestado ante los continuos derroches de los políticos. Para proteger a los trabajadores, a los que amenaza el paro y a los que ya están parados, deberían haber exigido, con absoluta firmeza y carácter perentorio, la supresión de todos los organismos, ministerios y consejerías perfectamente prescindibles. Y que las administraciones públicas pagaran todo lo que deben a las empresas. Pero no han dicho nada. Quizá se deba al hecho de que no dependan de sí mismos, sino de las subvenciones.
En resumen, el gobierno no sabe manejar la crisis; el desánimo y el desencanto crecen; y los sindicatos le echan una mano, para desviar las culpas.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

El izquierdista Chávez

Los dictadores, como Augusto Pinochet y Fidel Castro, sólo pueden mantenerse mediante el terror y la represión. Por tanto, los citados anteriormente tienen en común lo fundamental. Sin embargo, basta con ponerse una etiqueta, de derechas o de izquierdas en este caso, para volcar a los de las respectivas sectas a favor de cada uno, que, en gran medida, serán capaces de disculpar o justificar los desmanes que por fuerza se han de cometer.
Las etiquetas son engañosas. Adolfo Suárez encontró muchas más reticencias en los poderosos que Felipe González. Adolfo Suárez lucho lo indecible por la democracia y luego arriesgó su vida por ella, mientras que el PSOE que mandaba Felipe González tonteó con el General Armada.
El hecho de que un país se rija por un régimen democrático no convierte a sus ciudadanos en demócratas. La calidad democrática de los ingleses es superior a la de los españoles, cosa que se justifica en el hecho de que llevan mucho más tiempo viviendo bajo este régimen. Tampoco el hecho de que uno sea elegido democráticamente significa que sea demócrata. La calidad de demócrata se percibe en la forma de actuar de cada uno. En el caso concreto de Hugo Chávez, el caudillo boliviarano, pocas convicciones democráticas se le notan. En realidad, no se le nota ninguna simpatía por la democracia, ni demuestra ninguna intención de parecer demócrata. Le basta, para obtener los apoyos que necesita, con declararse izquierdista. ¿Están conformes las gentes de izquierdas con él? ¿Qué es ser de izquierdas?
Ahora hay una campaña en apoyo de Zelaya, supuestamente a favor de la democracia. Pero siendo Zelaya seguidor de Chávez, no puede ser demócrata. Hay que desear y ayudar en lo que se pueda a que el pueblo de Honduras alcance la democracia, pero hay que comprender también que Chávez es un impedimento para ello.

martes, 17 de noviembre de 2009

Alcohol, violencia y sistema penal

Hasta cierto punto tienen razón quienes defienden el actual Código Penal y abogan por el humanitarismo en el trato de la delincuencia, puesto que todos no tenemos las mismas opciones en la vida. Parece muy apropiado que el sistema penal español esté orientado, aunque sólo sea teóricamente, hacia la reinserción.
Ahora bien, hay delitos que señalan claramente que quien los comete no puede ser recuperado para la sociedad. Hay asesinatos de una crueldad tal que conceder a sus autores la opción de la reinserción es claramente una ñoñería y una ofensa para sus víctimas. De la misma manera, la simple pertenencia a ETA, o a cualquier otro grupo terrorista, debería ser un pasaporte directo a la cadena perpetua. Quien en ETA no es para hacer obras de caridad. Puede darse el caso de que alguno de los horribles criminales recapacite y se arrepienta de sus maldades y demuestre fehacientemente que es cierto. Quedaría la posibilidad del indulto. La prueba de que las leyes españolas son ñoñas, con algunos delitos, la tenemos en De Juana, el cristalero, etc. Quizá sean muy duras con quienes merecen mayor humanidad.
También han surgido voces, a raíz de la iniciativa que propone que el alcohol sea un agravante en lugar de un atenuante en los casos de violencia doméstica, que se muestran disconformes con esta medida. Pero el alcohol podría ser un atenuante en el caso de que quien lo hubiera tomado agrediese luego al primero que se echara en cara; pero si cada vez que se emborracha agrede luego a la misma persona, parece adecuado que el alcohol sea un agravante. Es un escarnio para la víctima y para el modelo penal, que se pretende humanitario, que el maltratador se escude en la bebida. ¿Cómo se puede reinsertar quien no reconoce su culpa?

lunes, 16 de noviembre de 2009

La banca necesita vender pisos

El hecho de que pese a que han bajado mucho los precios, la banca no consigue reducir el número de pisos que tiene en propiedad, procedente de los embargos ha sido considerado por algunos como la prueba de que el precio de los pisos no es la causa de que no se vendan, que sería según ellos el pesimismo que impera en la actualidad.
Sin embargo, lo que ocurre es que el precio, con ser muy importante, no es el único factor que hay que tener en cuenta. Hasta hace unos cuantos años comprar un piso era una opción prudente para quien sus ingresos le permitiesen hacerlo: en el caso de que surgiera un imprevisto, se podía poner a la venta, con la seguridad de que en un corto plazo se obtendría por él una cantidad mayor que lo que había costado en un principio. Llegó un momento en que los pisos se vendían a unos precios tan elevados que comprarlos equivalía a un suicidio económico. No obstante, se incitaba a la compra, no hay más que repasar los periódicos de esa época para comprobarlo. Quienes incitaban a la compra ahora ni se acuerdan, ni se consideran culpables de nada. La cuestión es que los bancos y las cajas (que están en manos de los políticos) tienen muchas viviendas en su poder y necesitan venderlas.
Aunque las bajen de precio, la gente no se atreve a comprarlas, porque ya saben lo que ocurre si se tuerce algo. Además, muchos de los que necesitan una vivienda y la podrían pagar temen perder su trabajo y que los precios de los pisos aún bajen más, con lo que la compra del piso se convierte en un salto al vacío sin red. Quizá, si los bancos vendedores se comprometieran a recomprar el piso al mismo precio, si se dieran ciertas circunstancias, los compradores podrían atreverse a dar el paso.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Calp, quieren que sea el nombre

No cabe negarle el mérito a quien, tras consultar probablemente una gran cantidad de documentos, ha logrado averiguar cuál fue el primer nombre conocido de la hermosa ciudad alicantina. Ahora bien, de ahí a que el nombre tenga que ser perenne media un abismo. De hecho, en estos últimos tiempos muchas poblaciones han cambiado su nombre, y aunque ha sido con la intención de recobrar sus antiguos topónimos creo que en algunos casos se ha optado por un nombre inédito.
Es sintomático que en estos tiempos en los que Cáritas no da abasto para atender tantas peticiones, se inste a las autoridades nacionales a que gasten el dinero en cambiar las señales de tráfico en las que pone Calpe/Calp por otras en las que sólo ponga Calp. El propio alcalde de Calp, Josep Joaquim Tur i Císcar, atribuye sentido común a quienes concuerdan con él y desvergüenza a los contrarios.
Han sido los vecinos de Calp quienes pusieron a la venta sus terrenos y el ayuntamiento de dicha ciudad el que dio los necesarios permisos para construir, y probablemente dio más de la cuenta, pero no es esta la cuestión que se discute ahora. Quienes compraron las viviendas también contrajeron la obligación de pagar impuestos. Quien compra una vivienda en Calp, como en cualquier otro lugar, y paga los impuestos, tendrá algunos derechos. Pues no, quieren que sólo los calpins y las calpines tengan derecho a opinar. No consta por ninguna parte que vayan a perdonar impuestos a quienes ellos no consideren calpins y calpines y, por tanto, les quitan la voz.
Quedan dos cosas por añadir para dar idea de la situación: a) A quienes no estén exactamente de acuerdo con ellos se les llama fascistas y partidarios de la censura; b) pugnan por los Países Catalanes.

sábado, 14 de noviembre de 2009

¿En qué consiste ser francés?

Nicolás Sarkozy ha propuesto un gran debate en Francia sobre esta cuestión. Si la pregunta se la hubiera hecho a un grupo de intelectuales, se podría pensar, en principio, que su interés estriba en averiguar qué valores encarna actualmente la nacionalidad francesa. Y, al tratarse de valores, podría haber ocurrido que quien mejor los encarnase hubiera podido ser alguien nacido en Tegucigalpa y residente en Brasilia.
Tampoco es probable que a los intelectuales les hubiera gustado que se les hiciera esa pregunta, salvo si ponerse a responderla llevara aparejado un estipendio económico. A los intelectuales les hubiera gustado más hablar directamente de valores o de ideales y eso ya lo hacen. Si la pregunta se lanza a todos los ciudadanos, como ha sido el caso, no es más que una manipulación, una falta de respeto a esos ciudadanos a los que se pregunta. ¿Qué más dará, en sentido estricto, ser francés, costarriqueño o japonés? Las preguntas de la vida, aquéllas que se hacían los antiguos griegos, son las mismas en cada caso.
Cuestión diferente es que el hecho de nacer en un sitio u en otro otorga privilegios o desventajas. Tal y como están las cosas, es mejor nacer en Francia que en ese Sahara que tan poco importa al gobierno francés. El actual sistema de valores de los franceses más encumbrados permite menospreciar al pueblo saharaui, aunque según la ONU tenga razón.
En nuestros días los cambios se producen a unas velocidades que dan vértigo, sobre todo si se refieren a ciertas cosas. En la primera mitad del siglo XX, los cambios en las costumbres y los usos sociales eran prácticamente imperceptibles. Para la juventud de ahora bastantes de las cosas de entonces son desconocidas. Los políticos profesionales de la actualidad ven con desconfianza lo que se avecina, aunque no sea inmediato. ¿Qué pasaría si no se pudiera distinguir un francés de un alemán? Antiguamente era impensable que eso pudiera suceder.