domingo, 30 de abril de 2017

ETA incluida en el bando de los vencidos en la guerra civil

Dice Juaristi, con toda la razón, que el acoso a Aznar del 12 de marzo de 2004, equivalía, de hecho, “a una exculpación tácita de ETA, a la que se incluía en el bando de los vencidos en la guerra civil”.
Esto no es una torpeza, sino una atrocidad. No me extrañaría que el descerebrado de Zapatero se sintiera muy satisfecho de ella, como lo está de otras barbaridades que hizo, pero sin duda que Rubalcaba se ha dado cuenta de que al organizar esa manifestación optaban por el pan para hoy y hambre para mañana. El PSOE cada vez está peor y con su sectarismo ha echado al PP a los caimanes del PNV.
ETA es una banda terrorista y, por tanto, ninguno de sus actos tiene justificación. El terrorismo, nunca es bueno para nadie, porque el envilecimiento no es una vía apropiada.
El PSOE ha traicionado a lo más sagrado que tiene, que son las víctimas del terrorismo. No se trata de decir que tal víctima o la otra está de acuerdo, porque las víctimas, que como tales merecen toda la ayuda que necesitan, pueden ser mejores o peores personas, o pueden discurrir mejor o peor, sino de saber que el único modo de respetar a las víctimas es cumplir la ley y hacerla cumplir.
El PP también ha traicionado a sus víctimas, pero lo ha hecho de modo más tardío y empujado por las circunstancias, también por el escaso apego a las convicciones morales. Las circunstancias que han empujado al PP a cometer ese desafuero se reducen a una: la actitud del PSOE. Si este partido se hubiera mantenido firme frente a ETA, el PP también lo habría hecho. Y si ahora quisiera impedir que el PP hiciera concesiones a la banda, concesiones que indignan a las personas de bien, lo podría hacer fácilmente. 

sábado, 29 de abril de 2017

Puigdemont perjudica a España

¿Qué van a pensar por el mundo de España si hay un mentecato que va usurpando funciones que no son suyas, atribuyéndose derechos que no tiene y gastando alegremente un dinero que debería ser sagrado?
¿De qué seriedad puede presumir un país que consiente tales desafueros? Claro que se trata de un país enloquecido, porque aquellos señores que diseñaron el sistema en que el íbamos a vivir desde entonces, ya de modo democrático, otorgaron a los nacionalistas las armas que necesitaban para volver locos a todos los que pudieran. A los nacionalistas se han sumado luego los populistas y ya tenemos casi el manicomio al pleno. Y por si faltara poco, y como consecuencia de no haber establecido la separación de poderes de modo efectivo, a todo lo anterior hay que sumar la corrupción, que sería mucho menor en el otro caso.
Los nacionalistas prometen el cielo, pero procuran el infierno a quienes les votan. El nacionalismo es incompatible con la democracia. Los nacionalistas no pueden respetar las opiniones ni los deseos de quienes no piensan como ellos. A partir de esta realidad, se percibe claramente que la vida ha de ser cualquier cosa menos placentera en donde gobiernan ellos, puesto que el día a día consiste en la persecución al disidente; en la amenaza, el insulto y la marginación para quien se atreva a contradecirles. Resulta difícil imaginar que esto le guste a alguien, aunque la experiencia demuestra que no a pocos.
Puigdemont perjudica a España, pero a la región española que más daño le hace y en la que los efectos nocivos serán más duraderos es a Cataluña. Ya no sólo por las enemistades que ha hecho surgir entre unos catalanes y otros, por los rencores entre familiares, sino también porque a ver cómo pueden decir cuando viajen por el mundo que son catalanes. Los que están ahora por Marruecos tendrán que soportar que les pregunten, con guasa, por Puigdemont.


viernes, 28 de abril de 2017

No se me escapa que Podemos tiene cinco millones de votos

Aunque fuera el único en no aceptar a este partido político, pensaría lo mismo sobre él, pero afortunadamente no es el caso. Son muchos los que se han dado cuenta de que votar a este partido es hacerlo en contra de los propios intereses.
Hay muchos escritos en la red, muy bien argumentados y documentados sobre esta cuestión.
Por otro lado, no es el único partido político español en el que se da esta circunstancia. Es curioso, además de inquietante, que el sistema español admita partidos antisistema. Como consecuencia, hay unos cuantos. Y para favorecer sus maniobras, el PP y el PSOE impiden la separación efectiva de poderes, que es el único modo de reducir la corrupción y evitar los desmanes.
No se sabe por qué motivo, aunque voces generalmente bien informadas sospechan que Pablo Iglesias es agente del CNI, el coletas ha presentado una moción de censura que molesta más al PSOE que al propio PP. Rubalcaba, como no podía ser menos, se ha despachado a gusto con él.
Son muchos los que piensan, aunque al primero que se lo he leído es al brillantísimo Alvise Pérez, que esta moción de censura es, en realidad, contra el PSOE. El más divertido de todos es Hermann Tertsch, que piensa que el coletas se aburre. Tiene ganas de salir en la tele y de que todos los medios hablen de él.
Es difícil saber lo que va a salir de todo esto, aunque la lógica dice que va a fracasar estrepitosamente, pero la lógica también dice que no debería tener ningún voto.
El desdén que siente la cúpula de este partido por las víctimas del terrorismo es suficiente para que las buenas personas le vuelvan la espalda, pero se conoce que no hay un número tan grande de buenas personas como sería deseable.

jueves, 27 de abril de 2017

El Guernica no se llamó así al principio

Quienes hayan leído ‘1978. El año en que España cambió de piel’, saben, porque lo cuenta Amparo Zaragozá, la que fue la mítica dueña de la Galería Punto, en su colaboración, que ese cuadro que acabó representando el bombardeo de Guernica, le fue encargado a Picasso antes de que se produjera para exponerlo en el Pabellón de España de la Exposición Internacional de París.
Como cuenta Amparo, comenzó siendo de una manera, para terminar de otra, y finalmente se expuso sin nombre. El nombre de Guernica, que tanto éxito le ha dado, se le puso luego en vista de que no obtenía el éxito esperado.
Hay un estudio de Ramón Fernández Palmeral sobre el cuadro que no desmiente en absoluto lo dicho por Amparo Zaragozá, sino que lo corrobora por completo. Este trabajo está muy bien documentado y todo lo que dice es tan lógico que resulta difícil aceptar que haya tanta que dé por buena la tesis de que fue el bombardeo lo que inspiró a Picasso. Claro que hay algunos interesados en propagar esa idea. El hecho de que se sirvan de la mentira es significativo. En el caso de que aleguen de que desconocen o desconocían la verdad se les puede responder que no han hecho nada por averiguarla.
El cuadro no sólo le fue encargado a Picasso antes del bombardeo, de lo cual hay constancia escrita, con el importe pagado al artista, sino que también hay varios bocetos fechados con antelación al hecho que se hace creer que representa.
Hay un aire en la composición del cuadro a Los horrores de la guerra de Rubens, pero estoy más de acuerdo con la tesis de Ramón Fernández Palmeral en el sentido de que las figuras que aparecen en él ya están en la obra anterior de Picasso y que se sirve de esta composición para protestar contra las guerras.

miércoles, 26 de abril de 2017

Llach saca la estaca

Pero es que no se puede esperar otra cosa de alguien que está tocado. Todo nacionalista está tocado en mayor o menor medida y ahí está Puigdemont para demostrarlo.
O Forcadell, esa que se cree con autoridad para explicar a otras personas a quienes tienen que querer y a quienes tienen que odiar. Hay que estar mal para eso. Y acompaña a sus palabras, además, con unos movimientos del brazo propios de personas taradas. No hay ninguna elegancia en sus modales, sino todo lo contrario.
Llach saca la estaca contra los funcionarios que no incumplan su obligación, detalle suficientemente elocuente. Los funcionarios tienen contraído un contrato con los contribuyentes y si lo incumplen demuestran que no son dignos de su confianza y, por tanto, merecen una sanción que puede llegar a ser el despido. Esto es tan obvio que lo sabe cualquier persona que no esté tocada.
Pero es que Llach al sacar la estaca demuestra que sabe perfectamente que la causa que ha abrazado con un fervor tan enfermizo está condenada al fracaso. Exige a unas personas que no conoce que se adhieran a una locura en la que muchos no creen y lo hace sirviéndose de la amenaza.
Si a los nacionalistas les quitan la posibilidad de amenazar, de imponer, de mentir, de tergiversar y de inventar, se quedan en nada.
Luego están esos que han logrado la celebridad porque saben cantar, o jugar al fútbol, o escribir editoriales conjuntas, y ya se creen que porque hagan una cosa bien las han de hacer todas bien.
Ya se lo dijo Angela Merkel a uno de esos que están tocados: Mejor, dedíquese al fútbol. Ella se lo dijo con la mejor intención, pero de ahí a que el melón ese le haga caso va un abismo. Llach podría haberse adaptado el consejo y dedicarse a cantar, pero ya se ve que sus neuronas no dan para tanto sentido común.


martes, 25 de abril de 2017

La realidad de España

No es la realidad de España la que van contando los podemitas, esos amigos de los etarras, no se olvide este detalle, esos admiradores de Chávez y Maduro, esos simpatizantes del régimen iraní, esos que imparten clases de moral sin tener ni idea de lo que es la moral, y todavía menos lo que es la piedad, salvo con los etarras presos, cuya dispersión les parece mal.
La realidad de España es la que se ve por las calles. Hoy, por ejemplo, me abordado dos parejas, primero una y luego otra, de esas que llevan chalecos identificativos y tratan de captar socios para alguna ong u organización similar. Me centraré en la segunda, puesto que al pasar dos veces por delante de donde estaban me han gastado una broma simpática. Entonces les he dicho que ya contribuyo a varias, lo que ha permitido que la señorita me conteste que siempre somos los mismos los que contribuimos. Ha citado a continuación varios nombres y la he interrumpido para añadir Covite a su lista. ¿Conocía la existencia de Covite?, le he preguntado a continuación. Me ha respondido que no. ¿Sabe quién es Consuelo Ordóñez?, he vuelto a preguntar. Tampoco lo sabe. Covite, con Consuelo Ordóñez a la cabeza, están luchando bravamente contra ETA. Pero si ETA ya ha entregado las armas, ha dicho ella, pero si lleva tiempo sin matar, ha añadido. ¿Ve cómo se lo toman todo a la ligera?, le he dicho. ¿Ve cómo no se interesan por el prójimo?, he remachado, y con eso me he despedido de ella bastante malhumorado. Personas que estaban intentando ganarme para una causa solidaria han resultado ser insolidarias.
La realidad es que España tiene alrededor de 46 millones de habitantes y Covite necesita mil suscriptores, tan solo mil, que paguen diez euros cada mes. Y no los tiene. Cualquiera que se informe de la labor que hace, si es buena persona, se dará cuenta de que es una asociación imprescindible.

lunes, 24 de abril de 2017

Urcullu es bobo

Además de la maldad que cabe atribuir a todo dirigente nacionalista, Urcullu es bobo; el problema es que hay muchos otros bobos en el mundo que se tragan las trolas sin haber hecho antes ningún esfuerzo para comprobarlas.
Esta realidad tantas veces comprobada es la que permite que los nacionalistas inventen pasados gloriosos, totalmente ficticios, tanto en el caso catalán como en el vasco, o que hayan conseguido hacer creer a muchos que Companys o Arana fueron unas bellísimas personas, a pesar de que en la red hay mucha información sobre ambos pájaros de cuenta.
El pensamiento de Sabino Arana, por cierto, viene a ser como un gran alegato contra la Teoría de Darwin. ¿Cómo que evolución? No creo que ningún mono pueda estar satisfecho por tener como descendiente a ese sujeto.
Pues Urcullu viajó hasta Auschwitz para tratar de poner al mismo nivel de las matanzas que tuvieron lugar en ese campo de concentración el bombardeo de Guernica. Hay que ser burro para eso, porque más cerca del horror de Auschwitz está el horror de ETA, que perdurará todavía durante varias generaciones, a las que ha destrozado la vida o cambiado por completo. Muchos vascos se vieron obligados a abandonar su tierra y cuando vuelven de visita, con el corazón embargado por la nostalgia, se sienten extraños, porque el ambiente resultante, a causa de las actividades de la banda terrorista, está totalmente enrarecido.
ETA no habría podido existir sin el PNV. Este partido, el de Urcullu y otros como él, ha venido proporcionando coartadas, si se quiere de modo indirecto, a la banda etarra. Es curioso, pues que Urcullu quiera recordar un bombardeo llevado a cabo en tiempo de guerra, y olvide el poco respeto que tiene él mismo a las víctimas del terrorismo. ¿Por qué no sólo no pone las placas en su recuerdo sino que además quita las que pone Covite?