martes, 24 de mayo de 2016

Juan Luis Bedins y cierto loco

En una conversación que mantuvimos Juan Luis Bedins y yo en la terraza de un bar cuando la novela aún se estaba gestando, le dije que él sería el presentador ideal. Le comenté la idea que pensaba desarrollar en la misma y le gustó. Le pareció acertado que el título fuera 'Yo estoy loco'.
Hoy, a las 19'30, en la librería Bernat Fenollar, que desde hace algún tiempo está en la calle de Cuba, número 50, de Valencia, por supuesto, se va a cumplir aquel propósito inicial, aunque bien es cierto que no será la primera vez que se presenta, ni siquiera en Valencia, aunque confluyen dos factores en el caso. En primer lugar, el citado de que Juan Luis fue el primer presentador en el que pensé y también que siendo cubano el protagonista el acto tendrá lugar en la calle de Cuba, lo que quizá sea un buen augurio.
El citado personaje cubano no tiene nombre, porque cuenta la historia en primera persona, tiene un porvenir esplendoroso en Cuba, pero lo abandona y se viene a España, de forma irregular, porque no hay otro modo, confiado en que su preparación le abrirá todas las puertas. Las cosas, como sabe cualquiera que lleve algún tiempo viviendo en España, no son tan fáciles y él, hay que decirlo también, no es una roca en el campo de lo emocional y ha de visitar el psiquiátrico.
Como muchos otros nativos de países de habla española, conoce las andanzas de don Quijote y Sancho Panza y cree que va a encontrar a estos personajes en el alma de los españoles. De hecho, lo va buscando durante toda la novela. Son los lectores los que han de decidir si realmente lo ha descubierto, si existe o si se ha evaporado totalmente.
El dueño de la librería Llibredorm, cuando presenté allí la novela, quiso leer dos pasajes, uno de ellos referido a un posible Destino y el otro, precisamente, a Sancho Panza.

lunes, 23 de mayo de 2016

Alberto Garzón, el buen chico

Dicen que Alberto Garzón es el político mejor valorado por los españoles. Aclaro que yo no he sido consultado y que para poderme creer ese resultado he de tener en cuenta que los hábitos democráticos de los españoles son escasos.
El propio líder comunista, que acaba de rendirse al de las coletas, cuya aversión por la democracia también es manifiesta, se ha encargado de poner en evidencia a quienes le han valorado tan bien, quizá guiándose por la carita de niño bueno que tiene, al apoyar el encarcelamiento de Leopoldo López.
Está claro que tanto él, como su socio el de las coletas, de extrema izquierda ambos, se pasan la justicia y la ley por el forro del pantalón. La arbitrariedad forma parte de sus designios y allá en donde logran alguna parcela de poder la hacen sentir. Los escraches, la intimidación, la amenaza forman parte de su ideario, aunque como buenos ladinos traten de ocultarlo, sin éxito, porque quien quiere velo lo ve.
Pablo Iglesias tiene cara de mal bicho y Alberto Garzón, en cambio, parece que no haya roto un plato en su vida, pero su simpatía hacia el etarra Otegui, compartida con otros indeseables, deja las cosas claras.
Dicen que Satanás huye del agua bendita. Los antidemócratas tienen pánico a la ley. Eso, por ejemplo, se ve en los nacionalistas, otros a los que la democracia les hace mucho daño.
En democracia, la ley ha de estar por encima de todo. Y un partido político demuestra que es demócrata cuando exige la separación efectiva de poderes y la libertad de prensa.
A un demócrata le ha de repugnar el encarcelamiento de Leopoldo López o de cualquier otra persona que lo haya sido de la misma forma arbitraria.
Las leyes españolas son muy permisivas y eso lo aprovechan determinados partidos políticos, que constituyen una amenaza para el bienestar de todos.

domingo, 22 de mayo de 2016

Malicioso Editorial de El País

Critica este periódico tan venido a menos como todos (qué diferencia con la prensa de finales de los 70) la voluntad polarizadora del PP, puesta de manifiesto con el eslogan «populares versus extremistas».
A mí me parece que quien ha inventado ese eslogan es un chorra, puesto que ha optado por servirse de la palabra 'versus', en lugar de 'contra'. Quieren pasar por personas cultas y se quedan en chorras.
La cuestión es que vivimos en la edad del eslogan. Algunos, como Esteban González Pons, en lugar de una serie de pensamientos o frases hilvanados generan una sucesión de eslóganes. El PSOE, por su parte, siempre está con el cambio a cuestas, como si todo cambio fuera a mejor.
La experiencia de estas semanas anteriores demuestra que Pdr Snchz por nada del mundo desea pactar con el PP y en cambio ansia echarse en brazos del chico de las coletas y además pagar la cama. De modo que al final la cuestión está entre el PP y Podemos. No es que la legislatura del PP haya sido ejemplar. Ha recortado a los indefensos y ha seguido permitiendo el derroche en otros sectores que deberían haber sido suprimidos drásticamente, como han hecho las empresas al reducir sus estructuras, pero al menos ha frenado la sangría que generó el gobierno de Zapatero. Evidentemente, la llegada de Podemos al gobierno significaría la ruina inmediata e irreversible de los más indefensos.
Parecía que con el fichaje de Borrell el PSOE escenificaba su voluntad de no pactar con Podemos bajo ningún concepto. Borrell dice cosas muy sensatas y eso genera mucha tranquilidad en los electores, que miran el horizonte electoral y temen que sus condiciones de vida puedan empeorar mucho. Pero parece que Borrell está como florero, puesto que no reacciona ante las actitudes irresponsables de muchos dirigentes socialistas.

sábado, 21 de mayo de 2016

Lo de la estelada

Habría hecho bien el juez que ha autorizado la entrada de esas enseñas con las que se pretende insultar y ofender al resto de españoles (sin conseguirlo, porque tal posibilidad no está al alcance de los locos) si hubiera especificado que hay que llevarla metida en el culo, con el mástil incluido.
Fueron muy ingenuos quienes permitieron estar, incluso con ventaja sobre los demás, en la política española a los enemigos de España. La ingenuidad puede mover a compasión cuando el perjudicado por la misma es el propio sujeto que la sufre, pero cuando incurren en ella los encargados de cuidar bienes ajenos, en este caso los intereses de la sociedad española, es criminal.
Los nacionalismos han hecho mucho daño a todos los españoles, empobreciéndoles al tener que dedicar gran cantidad de recursos en chorradas improductivas, cuando no nefastas. Y hacen mucho daño también a quienes abrazan esta doctrina, porque los enloquece de un modo que quizá no tenga cura. Los nacionalismos han propiciado también el nacimiento y larga vida de bandas terroristas. Julio Caro Baroja dijo que el modo de solucionar el problema vasco consistía en mandar trenes llenos de psiquiatras. Ahora se ve claro que estaba en lo cierto. Los psiquiatras catalanes deben de tener las consultas llenas. Y otros lugares de España en los que también hay nacionalismos incipientes prometen asimismo grandes cotas de negocio para estos profesionales de la medicina.
Un ciudadano que observe el panorama político español con frialdad y sin dejarse llevar por ninguno de los sectarismos en vigor, ni por las locuras deformantes de los nacionalistas, ha de pensar que el porcentaje de psicópatas en la política española debe de ser muy superior al de otros países, pero que viene a ocurrir lo mismo en el caso de los tontos del haba, tipo Talegón, por ejemplo, y que es urgente ir tomando medidas a este respecto. O sea, exigiendo certificados médicos y practicando test y exámenes de cultura general. Los psicópatas, a donde no puedan hacer daño; y los tontos, al tontódromo.
¡Compren el libro Palabras para Ashraf!


viernes, 20 de mayo de 2016

Ashraf Fayad nos mira

La historia de la humanidad muestra un continuo abandono de caminos, una vez que se comprueba que no llevan a nada bueno.
El arma más poderosa es la palabra, porque perdura a través de los siglos. Aunque haya gente con la cabeza muy dura y aparentemente impenetrable la palabra siempre acaba encontrando la rendija por la que colarse. Lo saben los poderosos y por eso tratan de evitar que las palabras se pronuncien, salvo las que ellos autorizan, y no dudan en servirse de la brutalidad más espantosa y, al fin del terror, para lograr sus fines.
El ser humano actual quizá no se diferencie demasiado del hombre del Cromañón. Algunos individuos han demostrado un alto grado de evolución, mientras que otros se han mostrado decididamente salvajes, por no decir algo peor. La humanidad en conjunto va avanzando, aunque esto se debe más a la experiencia que al razonamiento, porque si fuera por esto último el avance sería más rápido, consistente y uniforme. Y ese es el caso, porque mientras en una parte del planeta se han abandonado los castigos corporales, en otra siguen siendo imprescindibles, porque el poder no se sustenta en la justicia, sino en la arbitrariedad.
En aquellos lugares en los que quienes mandan se arrogan la potestad de interpretar los designios de un supuesto Dios, cuya existencia jamás podrán demostrar, las maldades se suceden. De este modo, Dios se convierte en involuntario generador del mal.
Cuando alguien es víctima de una injusticia dirige su mirada a los cielos, es decir a las personas justas, en busca de amparo moral. Es entonces cuando la indiferencia, como demostró Aurelio Arteta, muestra su verdadero cariz.
Juan Luis Calbarro, en una iniciativa que le honra, ha puesto a la venta el libro Palabras para Ashraf, con el que se ha puesto ante los ojos del mundo la situación de este poeta. Pase lo que pase, él y sus captores ya han entrado en la posteridad.

jueves, 19 de mayo de 2016

Preguntas para Borrell

Este antiguo ministro de Felipe González, catalán de nacimiento, se ha dedicado en estos últimos tiempos a desmontar las patrañas de los catalufos, y ha venido haciéndolo con mucho acierto, aunque sus palabras no han tenido tanta repercusión mediática como las de otros.
Por ese motivo cabía recibir con alborozo el fichaje de José Borrell por Pdr Snchz, en la confianza de que llenaría de contenido el programa de este chico tan ambicioso como insustancial que está al mando del PSOE. Por cierto, en Periodista Digital va hoy una noticia sobre la mujer de Snchz y queda claro que una cosa es predicar y otra dar trigo.
Pero a la vista del desbarajuste que hay en el PSOE, sin que Borrell proteste ni diga nada, se puede pensar que ha aceptado la propuesta de Snchz por pura vanidad, no le importa ir de florero.
Por ejemplo, Ada Colau es alcaldesa de Barcelona gracias al apoyo del PSOE. Ada Colau arropó al terrorista Otegui en las instituciones catalanes y el PSOE no dijo nada. ¿Está de acuerdo Borrell con esta actitud de su partido?
Otro más: Colau fue a la ONU a hacer el ridículo y el PSOE calla. ¿Qué dice Borrell de esto?
Un tercer detalle: El impresentable presidente de la Generalidad Valenciana, que es del mismo partido que Borrell, ha hecho unas declaraciones e inconstitucionales con las que no puede estar de acuerdo en modo alguno. Sin embargo, no consta que haya protestado. El presidente de la Generalidad Valenciana es un tipo que se pasa las leyes por el forro del pantalón y los deseos de los ciudadanos y el rigor histórico por el mismo sitio. Se puede decir que lo que es bueno para el PSOE es bueno para España y lo que es malo para el PSOE también lo es para España. Y hay gente en el PSOE que le hace mucho daño al PSOE. Lo mejor que podría hacer Borrell es romper el carnet hasta que se arreglen las cosas.

miércoles, 18 de mayo de 2016

A Puigdemont no le avergüenza la visita del etarra

Inquirido sobre el asunto, en lugar de mostrarse compungido por el hecho de que la visita del etarra al Parlamento de Cataluña suponga una deshonra, ha salido del paso recurriendo a formalismos y cuestiones menores.
Ha quedado claro que no tiene vergüenza. Claro que lo del PSC es más ridículo aún. Aparentemente, está en contra de dicha visita, pero en la práctica apoya a quienes le han invitado.
Pablo Iglesias, el de las coletas, digno descendiente de su abuelo y de su padre, dijo el 22 de abril en Pamplona que «sin personas como Otegui no habría paz», y con eso ya está claro que se está llevando a cabo una estafa moral y que el Parlamento catalán es cómplice de la misma. Al fin y al cabo, el Parlamento catalán es una estafa en sí mismo, ¿qué más le da estar un escalón más bajo?
Ada Colau, Marta Pascal, Carmen Forcadell, Carlos Puigdemont… menuda panda. Todos a la altura de Otegui, puesto que ellos mismos se han puesto.
Habría que explicarle a Puigdemont que sin nacionalismos no habría podido existir el terrorismo, así que le guste o no le guste, lo quiera reconocer o no, tiene bastante responsabilidad en el asunto. Y al recibir a un etarra en el Parlamento reconoce implícitamente esa responsabilidad.
Por otro lado, también existió Terra Lliure, muchos de cuyos componentes militan en un partido nacionalista catalán y un miembro destacado del gobierno catalán fue en coche oficial a entrevistarse con ETA en Perpiñán.
Tampoco el gobierno catalán esconde su desprecio por las leyes y su gusto por la arbitrariedad, con lo cual se cierra el círculo.
Una cuestión que no se tiene en cuenta es la de los psicópatas. Da la impresión de que el porcentaje de ellos entre los políticos españoles es más elevado que en otros países. Es urgente poner remedio a esta cuestión.