miércoles, 20 de septiembre de 2017

Rajoy adelantará las elecciones

A la vista de que está solo ante el infame desafío de los catalanistas (en otros países de gran raigambre democrática, Puigdemont y Junqueras tendrían ante sí un porvenir de diez años de cárcel o más), de las dificultades que encuentra para aprobar los presupuestos, el presidente del gobierno puede verse obligado a adelantar las elecciones.
No sería ningún capricho, ni se le podría acusar de oportunismo. Los españoles ya han visto lo que hay, no se pueden llamar a engaño y tendrían que decidir, si Rajoy optara por esa medida lógica, si desean limpiar de rufianes el Parlamento prefiere que sigan en él.
Mientras tanto, debería disolver el cuerpo de los mozos de escuadra, puesto que no hacen su trabajo. Los españoles les pagamos un sueldo considerablemente más alto que el de los guardias civiles, para que hagan un trabajo considerablemente menor. Si no hacen cumplir la ley no deberían cobrar ni un céntimo más. El dinero de los trabajadores es sagrado. Mucha gente humilde se las ve negras para poder pagar los impuestos, por lo malgastarlos pagando a gente que no hace su trabajo es absolutamente injusto.
El PSOE también recibe dinero de los impuestos, por lo que no apoyar al gobierno en un asunto tan grave es una traición a los ciudadanos y especialmente a los más humildes. Un adelanto electoral serviría para que los españoles decidan si este partido que lleva una deriva tan estúpida merece seguir mamando de las ubres del Estado.
De casi todos los demás partidos puede decirse que ya nacieron siendo antisistema, por lo que no deberían haber sido legalizados. Su efecto en el sistema viene como el que se produciría en una persona que todos los días tomara una pequeña dosis de veneno.
Las consecuencias son ETA, Terra Lliure, desafío sedicioso, mala educación en el Parlamento, anormal funcionamiento las instituciones.
El hecho de no autorizar esos partidos habría sido la señal de que este país es serio.

martes, 19 de septiembre de 2017

Hay que estar con esos alcaldes

Pero en primer lugar hay que felicitarlos, porque van a conservar su dignidad, su vergüenza, su calidad democrática, su patrimonio y lo que era importantísimo para Cervantes, ese español, su libertad.
Por supuesto que esos cerdos que reparten carteles con las fotos de estos demócratas, señalándolos y acusándolos precisamente de lo contrario, jamás le podrán llegar a la suela de los zapatos a Cervantes. Y a las de los alcaldes demócratas tampoco.
De Arran no conozco más que actos vandálicos y no concibo que se pueda permitir su existencia. Por su parte, el gobierno francés ha exigido la disolución de la CUP y yo espero que se lleve a cabo en las próximas semanas. Entiéndaseme, no es que tenga ninguna información sobre el particular, es que se trata de una medida profiláctica. Es uno de esos partidos que abundan tanto en España de los que no se puede esperar nada bueno.
Hay catalanes que piensan que la sociedad catalana no es violencia y, por tanto, la de Arran no tendrá continuación. Se equivocan, el nacionalismo no puede perdurar sin el uso de la violencia, física y moral. De hecho, en Cataluña surgió Terra Lliure y muchos de sus componentes recalaron en ERC. Los catalanistas sienten mucha simpatía por ETA, como lo prueba la invitación a Otegui y las ansias por fotografiarse con él que demostraron muchos.
En la manifestación que hubo tras el atentado de las Ramblas también hubo mucha violencia moral y no contra los asesinos.
Esos alcaldes cumplidores de la legalidad y, por tanto, fieles a la democracia merecen todo el apoyo de las personas decentes, todo lo contrario que los otros 700, aproximadamente, que optan por la delincuencia, por la deshonra y por la traición a la democracia, que merecen la repulsa de las buenas gentes y que caiga sobre ellos el peso de la ley con todas las consecuencias. 


'El Parotet y otros asuntos'
'Diario de un escritor naíf'
'Yo estoy loco'
'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades'
'1978.El año en que España cambió de piel'
'La Guerra Civil y la Tercera España'
'Cantos al camino'
'Historias de la otra razón'

lunes, 18 de septiembre de 2017

Como si añorasen a Rosa Díez

Produce regocijo observar que quienes colaboraron en el hundimiento electoral de UPyD exijan ahora que Mariano Rajoy se comporte como lo hubiera hecho Rosa Díez de estar en su lugar.
Los mismos que aplaudieron la traición se FSW, como si no fuera tal, y vaticinaron con asombrosa precisión la desbandada de muchos afiliados de UPyD, y acusaban a la lideresa magenta de autoritaria, obviando que quizá fuera la menos autoritaria de todos los líderes de los demás partidos, ahora echan de menos, aunque no lo digan claramente, a este partido.
Rosa Díez pasó de ser la política mejor valorada de España a ser atacada por todo columnista con pretensiones, como si alguien hubiera tocado un pito, dando la señal para que se lanzaron todos a una.
Algunos lamentan que ya no esté, etc., como si no tuvieran nada que ver, como si no hubieran ayudado a que desapareciera de la escena política.
Claro que UPyD en la situación actual resultaría muy útil, habida cuenta de que no se le podría echar en cara ninguna cosa. Baste recordar que a Rosa Díez la atacaban por alguna actuación suya en sus tiempos del PSOE y por su supuesto autoritarismo. Si Rosa Díez estuviera ahora en el Parlamento superaría, con toda seguridad, el predicamento que tuvo en su día en la sociedad española y su partido ganaría mucho en intención de voto, lo cual sería muy peligroso para algunos. Hay que tener en cuenta que es UPyD el partido que puso patas arriba la política española, el partido que puede presumir de hechos y no de brindis al sol. Si nunca hubiera existido este partido las cosas ahora serían muy diferentes.
Entre sus antiguos afiliados toma cuerpo la idea de que su error consistió en asumir una tarea superior a sus fuerzas. David no siempre vence a Goliat.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Puigdemont subestima la fuerza de España

El titular podría haber sido que subestima la fuerza de la razón, que es la que asiste a los españoles decentes, entre los que hay un considerable número de catalanes.
No se entiende muy bien por qué ese sinvergüenza apellidado Puigdemont se permite actuar como portavoz de todos los catalanes, como si todos fueran igual de malvados que él. Para entenderlo hay que tener en cuenta su condición de tramposo empedernido y de su condición, de la que es muy consciente, de futuro presidiario, aunque él cree que va a pasar a la historia como un héroe, lo cual es imposible. Companys tampoco fue un héroe, ni mucho menos, aunque los catalanistas, acostumbrados a tergiversar la historia, se vean capaces de dar gato por liebre una vez más.
Un grupo de bellacos, todo lo numeroso que se quiera, insulta a las gentes de bien que cumple con sus obligaciones cívicas, quebranta las leyes y se emplea con gran violencia moral contra quienes no piensan como ellos, ni aceptan sus métodos. Es natural en estas condiciones que la Justicia actúe protegiendo la libertad de todos, que se materializa en unas leyes iguales para todos, que lógicamente son de obligado cumplimiento.
Los ilegales piensan usar la violencia moral contra los mozos de escuadra y los funcionarios forzándoles a ayudarles a delinquir, lo cual supondría un notable quebranto económico para ellos y, seguramente, penas de cárcel. Así son ellos, no tienen freno a la hora de perpetrar el mal.
Pero no contentos con eso, amenazan con usar la fuerza contra los guardianes del orden, porque no otra se puede esconder detrás de las bravatas del infame presidente de Cataluña al que tantos ciudadanos ejemplares, hartos de soportar sus ofensas y agravios, desean ver en la cárcel. No me extrañaría que cuando eso ocurra, que ocurrirá, fueran muchos a visitarlo para echarle cacahuetes a la jaula.


sábado, 16 de septiembre de 2017

El pánico escénico de Colau

Lo primero que dijo al lograr la alcaldía -en cuyo desempeño lo hace casi tan mal como Ribó- fue que sólo respetaría las leyes que le parecieran justas.
Si después de enterarse de esto alguien dice que no debería tener ese cargo sino estar vendiendo pescado, enseguida se fotografía con cinco pescaderas. No debe de ser difícil para ningún alcalde, por el motivo que sea, fotografiarse con cinco pescaderas. O con cinco peluqueros.
El caso es que ahora, después de anunciar que respetaría las órdenes recibidas de los tribunales de justicia, aunque sólo sea por miedo a ser inhabilitada, ha sentido vértigo al sentirse dentro de la ley y el orden y ha urdido una añagaza para burlar la ley, sin sentir su peso sobre su cabeza luego. O eso cree ella, que seguramente piensa que es la más lista de la clase.
Pero más bien parece que Puigdemont, el pillastre Puigdemont, le ha tendido una celada para que se suba a su barco. Su intención es la de que le acompañe en su hundimiento el mayor número posible de gente. Su ego habría sufrido mucho al verse inhabilitado y con un horizonte no muy alejado de cárcel mientras ella tomaba las riendas de la Generalidad.
Por otro lado, un alcalde bobo se ha servido del aserto que dice que si alguien debe mil euros al banco y no los puede pagar tiene un problema, pero si debe mil millones el problema lo tiene el banco, porque cree que es aplicable a lo de los alcaldes. Pero la Justicia no tiene ningún problema, aparte del tiempo que pueda necesitar. Si delinque un alcalde, se le juzga, si delinquen 700 se les juzga. Es que además la Justicia tiene la obligación de hacerlo. No hay más remedio. Y si no hay bastantes cárceles, se habilita un edificio como tal, mientras se construye una nueva.
Así que Colau debería saber que en democracia no hay más remedio que cumplir la ley. Gandhi no vivía en un país democrático.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Las hordas contra Soraya

Un titular decía ‘Soraya se crece ante Cataluña y twitter...’. Ante Cataluña...Si todos los catalanes fueran como el insolente, provocador, tergiversador y embustero que debatió con la vicepresidenta, o como los que se fotografiaron con Otegui valdría la pena dejar a Cataluña a su aire.
Afortunadamente, no todos los catalanes son marrulleros, falsos e hipócritas, no todos los catalanes son individuos cargados de odio y mala fe. Tampoco todos los catalanes son admiradores de un etarra convicto y confeso, que ha pasado varias veces por la cárcel y que no se ha arrepentido de su pasado como terrorista.
Hay catalanes que son verdaderos demócratas, que sufren vergüenza por todo lo que está pasando en Cataluña y que temen verse perjudicados en el futuro por la sinrazón que se ha adueñado de una buena parte de sus conciudadanos. Estos catalanes que no se han dejado convencer por esos que incitan al odio y que fomentan el egoísmo merecen que el resto de los españoles nos esforcemos por salvar a Cataluña de sus infames dirigentes.
Soraya Sáenz de Santamaría contestó a su insolente interlocutor con mucho acierto, quizá la indignación hizo que entendiera mal una alusión a su persona, pero en ese pequeño detalle su discurso fue bueno y contundente. Quizá pudo haberse demorado más en desmontar, una a una, todas las barbaridades y mentiras que dijo su oponente. Aunque fue realmente indignante que el sujeto utilizara la cámara para insultar al resto de españoles y para arrogarse la voluntad de los catalanes decentes, no podía esperarse de él que hiciera otra cosa.
Referirse al desafío a la ley como un acto democrático es propio de retrasados mentales. Y había gente de su partido que se reía cuando decía eso. Presumir de que se van conducir de forma pacífica cuando no saben vivir sin ejercer la violencia contra quienes no piensan como ellos es cinismo. Las hordas de tuiteros antisistema pueden decir lo que quieran, que sólo pueden engañar a quienes quieren ser engañados.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Ni en Turquía pasa esto

Eso dice Puigdemont y tiene razón, pero con un pequeño cambio, porque él se refiere a España y es una parte de España, concretamente en la región catalana en donde se dan unos comportamientos tan antidemocráticos y tal desprecio de la legalidad que cabe pensar que en pocas partes del mundo los sinvergüenzas puedan actuar con tal descaro.
Puigdemont es carne de presidio y además le urge que se cumpla su destino. Pero no debería impacientarse, debería bastarle con fijarse con que todos los que en algún momento han representado algún problema para Rajoy han desaparecido del mapa y lo han hecho para siempre, así que ya debería ser consciente de que está en la agenda y que cuando menos se lo espere irá preso, para befa y escarnio de los que ahora le aplauden.
Los empresarios catalanes se han dado cuenta de que se aproxima el desastre. ¡Alabado sea el Señor! ¡Por fin! Esto se viene fraguando desde 1978 o desde antes, pero en ese año se concretó el camino que iban a seguir y que ellos mismos han estado alentando y financiando. Y ahora estos sesudos empresarios, tan circunspectos y pagados de sí, tan formales, se han dado cuenta de que ese camino no lleva al paraíso, sino al infierno. Pues como no den un golpe de mano y destituyan a Puigdemont...El desprestigio para Cataluña y para ellos está adquiriendo unas dimensiones inconmensurables. Sólo faltaba que se unieran a la fiesta Otegui, Assange, Iglesias, que entre novia y novia encuentra tiempo para ensuciar más cosas…
El nacionalismo hace mucho daño allá en donde echa raíces. En el campo de la moral también. Se está perdiendo el sentido de la responsabilidad, ya no se piensa en contribuir al bien común, sino que se ha instalado en el ánimo de muchos el derecho a satisfacer caprichos. La gente necesita ‘sentirse’ algo y si no se ‘siente’ no mueve un dedo.