viernes, 29 de abril de 2016

Hermann Tertsch como fuente

Aunque el artículo, El abuelo de Pablo, ya fue publicado hace unas semanas, es bueno ir refrescando los datos, habida cuenta del desparpajo del sujeto al que se refiere.
Hace poco ha acusado a un periodista de mentir, por decir éste que su grupo había invitado a un terrorista al Parlamento Europeo, para a añadir a continuación que ese etarra, al que él llama señor, hiciera esa visita. Ese es el percal. Es posible que técnicamente, no fuera Podemos quien hiciera la invitación, pero también es cierto que quienes lo hicieron tienen algo que ver con este partido de la extrema izquierda.
Por cierto, hay un modo de vencer a ETA, y se lo digo a Mariano Rajoy, porque presiento que no es necesario explicárselo a Rosa Díez, y el PSOE da la impresión de que ha olvidado a sus muertos. El modo de vencer a Otegui y sus compinches consiste en ayudar a Covite a mantener viva la llama, https://covite.org/ayudanos/
Si la sociedad estuviera con Covite toda esa turba compuesta por los terroristas y sus cómplices más o menos encubiertos tendría poco que hacer.
Lo que cuenta Hermann Tertsch en ese artículo que hay que considerar como un gran servicio a la democracia es que el abuelo de Pablo Iglesias participó en sacas, y lo hizo de forma principal, no como parte de la chusma, y fue condenado a muerte por ello. Lo que sorprende es lo que viene a continuación y es que se le conmutó la pena de muerte por otra de 30 de cárcel y que a los 5 años salió en libertad y encontró un jugoso empleo en el ministerio de Girón. En aquella época conseguir ese puesto de trabajo sólo estaba al alcance de los muy adictos al Régimen. El padre de Pablo Iglesias fue terrorista del FRAP. Es de esperar que quienes votan a semejante sujeto no sepan de su calaña.

jueves, 28 de abril de 2016

Amenazan de muerte a Rita Barberá

En la persiana de una planta baja contigua al domicilio de Rita Barberá hay una pintada en la que pone: Rita corrupta al paredón. Y a continuación una flecha señala el domicilio.
Estos son los 'demócratas' que pretenden arreglar el mundo. A la 'persona' que ha hecho eso se le pueden reprochar varias cosas:
a) Ha ensuciado una persiana que no es suya. Quizá su embrutecida mente albergue la idea de que tiene derecho a hacerlo.
b) Su mensaje contiene una amenaza de muerte. No cabe duda pues de que su mente está altamente embrutecida, pues contiene odio a raudales. La pena de muerte fue abolida del código penal español y el asesinato es un delito muy grave, aunque algunos consideren que ETA mataba por 'motivos políticos' y utilicen este pensamiento canalla como coartada para justificar sus simpatías hacia la banda terrorista.
c) Se sirve del anonimato para perpetrar taimada acción. O sea, que esta 'persona' es cobarde y traidora.
d) Si Rita Barberá es corrupta o no lo ha de decidir un juez. Y será él quien imponga el castigo correspondiente si hay lugar a ello.
e) La 'persona' que ha hecho la pintada no tiene ningún derecho a usar la palabra corrupción, salvo que sea para referirse a sí misma, dado el gran desprecio que demuestra a las leyes, normas cívicas y seres humanos.
El sistema democrático requiere personas adultas y responsables, con sentido cívico y mucha educación. Para que haya democracia en un lugar es necesario que abunden en él las personas demócratas. La experiencia demuestra que estas personas todavía son muy escasas en España y que, por el contrario, abundan las que quieren imponer sus caprichos a los demás por los medios que sean.
El salvajismo está lejos de ser erradicado. Incluso cabe suponer que el salvajismo del citado cartel será aplaudido por muchos.


miércoles, 27 de abril de 2016

No es exclusivo del País Vasco

El mismísimo Satanás saldría huyendo despavorido si tuviera delante a Otegui, sin embargo unos canallas, porque no se puede llamar de otro modo a quienes pisotean a las víctimas del terrorismo, lo han invitado al Parlamento Europeo.
ETA es un excremento de la sociedad vasca. En todos los lugares en los que el nacionalismo arraiga y se hace fuerte surge lo peor del ser humano. Eso no significa que todos los vascos sean iguales, ni mucho menos, sino que los vascos que eran malos se hacen peores. Bastantes de ellos, incluso llegaron al asesinato, mientras los más pusilánimes procuraban mimetizarse con el entorno para salvar el pellejo. La vida de los vascos buenos, en cambio, estuvo y está plagada de dificultades y muchos ni siquiera lograron conservarla.
Pero esa maldad latente que había en el País Vasco también estaba en el resto de España y del mundo. En Cataluña hubo otro grupo terrorista, aunque no duró tanto como el vasco, pero quienes no se adaptan allí a lo establecido por las oligarquías locales lo tienen más complicado que el resto.
Cuando Aznar salió ileso de un atentado terrorista, delante de mí alguien dijo: ¡Lástima!, y otra persona respondió con la misma palabra. ETA ha tenido y tiene admiradores por toda España, e incluso la Francia daba cobijo a sus pistoleros.
El nacionalismo, que funciona como una religión, es el caldo de cultivo en el que florecen, se desarrollan y medran los más bajos instintos humanos. Últimamente han surgido otros partidos que también funcionan como una religión, y se dedican a favorecer, utilizar y aprovechar para sus propios fines las peores maldades que han surgido de los nacionalismos. Algunos de los líderes de estos partidos de nuevo cuño son retoños de antiguos terroristas del FRAP. Fantasmones sin alma, con un desparpajo que excede todo lo imaginable. Rebuznan y se creen a la altura de Savater.

martes, 26 de abril de 2016

Innobles por la paz

Hay un nutrido grupo de personas al que la nobleza de espíritu le trae al pairo, o le importa un pito, tómese la expresión que se prefiera. En ese grupo parece estar cierto noble, Grande de España además, que, sin embargo, no renuncia a esos títulos. Ni se los quitan, cosa incomprensible.
Personas que distan mucho de ser nobles ocupan alcaldías de ciudades importantes y dirigen partidos políticos de gran implantación.
De modo habitual, esta gente innoble dice que lucha por la paz. Eso es un modo de disimular la bestialidad que reside en su interior. La paz es cosa de la buenas personas. Mientras haya gente mala la paz es una quimera. Una buena persona es aquella que desea la justicia, por siempre y no sólo cuando le conviene. Las personas arbitrarias y egoístas, que invariablemente creen en la impunidad no son buenas personas.
Una buena persona no se desentiende de las víctimas del terrorismo, sino que las comprende y las ayuda en su lucha por sus derechos y la justicia.
Una buena persona no puede traicionar a la justicia con tal de ser admitida en la manada. Es obvio entonces que para ser buena persona hay que esforzarse mucho y sacrificarse más. Otra cosa es que abunden los que se conforman con creerse buenas personas y para ello les basta con poco. ¿Cuántos en el País Vasco han sido y siguen siendo cómplices pasivos o activos de los terroristas? Pues esos se creen buenas personas y hacen manifestaciones por la paz. Por la paz, dicen. Y se miran al espejo y se conmueven de lo buenos que son. ¿Son mejores los de otras regiones españoles? ¿Habrían actuado de modo más correcto que esos vascos si hubieran estado en su caso? No parece probable.
Personas decididamente innobles han invitado a un elemento que fue condenado a pena de cárcel por pertenecer a ETA al Parlamento Europeo.

domingo, 24 de abril de 2016

Don Quijote en Venezuela

He tenido el gusto de conocer en la Feria del Libro de Valencia a una bibliotecaria venezolana jubilada. Ha sido maravilloso departir con ella, pero el encuentro ha durado poco más de media hora.
El encuentro ha sido posible gracias a unos amigos comunes. Yo no podía esperar que la charla fuera tan agradable intelectualmente. Lógicamente, no le he preguntado por su tendencia política, puesto que no me parecía correcto hacerlo dada la previsible brevedad del encuentro. Pero como observadores de la vida, hemos coincidido en las pocas cosas de las que hemos hablado. Cuando le he contado alguna cosa de España que antes era de otra forma me ha dicho que en Venezuela se ha dado el mismo proceso y hemos concluido en que la tendencia es mundial.
Probablemente, con una charla más larga surgirían diferencias, pero resulta agradable comenzar una conversación compartiendo las mismas claves intelectuales.
Una de las mejores sorpresas de la conversación ha sido la de saber que en Venezuela don Quijote es muy admirado. Allí los niños suelen leer adaptaciones al modo de como las hace en España Rosa Navarro Durán. Le he comentado a la bibliotecaria que yo me río mucho cuando leo el Quijote, porque es un libro escrito para divertir, aunque muchos creen que es aburrido. De aburrido, nada, ha dicho ella. Como ha comprado dos libros míos, le he comentado que el protagonista de uno de ellos, el de 'Yo estoy loco', un cubano que sacrifica un porvenir espléndido por venir a España, pensaba que se encontraría a don Quijote, es decir, que esos valores que encarnaba estarían en el españolito medio. De hecho, Uge, en su magnífica presentación, me preguntó esto: «¿por qué el Quijote tan machaconamente, por qué interesa tanto a tu análisis?»
Hay que recordar que en el Quijote aparecen muchos personajes, pero sólo se salvan dos de ellos.

sábado, 23 de abril de 2016

Hoy, día de San Jorge


Quienes aparecemos en la foto, Rafa Marí y un servidor, acompañados por la editora Julia De la Rúa, presentaremos hoy en la Feria del Libro de Valencia, la novela 'Yo estoy loco', de la que soy autor.
El acto tendrá lugar en la Feria del Libro de Valencia, instalada en los Jardines del Real, concretamente en la sala Museo 2, a las 19'30 horas.
La novela trata de la lucha por la supervivencia de un científico cubano, inmigrante en España, que se encuentra con una hostilidad con la que no había contado al salir de Cuba a consecuencia de la cual da con sus huesos en el psiquiátrico por tres veces en el transcurso de la historia.
Algunas personas se dan cuenta del drama en el que se encuentra inmerso y tratan de ayudarle. Por el camino hablan de muchas cosas que el protagonista, homosexual y del que, como ocurre en tantas otras novelas, no se dice el nombre, trae aprendidas de Cuba, y también de otras que surgen en el momento o que son de siempre.
http://www.aranyaeditorial.com/tienda/yo-estoy-loco

viernes, 22 de abril de 2016

Pablo Iglesias y los escuálidos

Hugo Chávez se refería a la escuálida oposición y a quienes militan en ella los llamaba los escuálidos. Los modos y métodos del sanguinario caudillo venezolano con quienes se le oponían son de sobra conocidos.
A Pablo Iglesias tampoco le hace ninguna gracia que le lleven la contraria, de modo que señala e insulta a los periodistas que no se le someten. En España tenemos experiencia con estas cosas: algunos señalaban el objetivo y ETA se cobraba la pieza. Los motivos de ETA eran políticos, puntualizó Pablo Iglesias. Da miedo este tipo. Risa también. Da mucha risa. Pero sobre todo da miedo. Y lo da no por sí mismo, porque un sujeto tan ridículo no debería dar miedo. Hitler también era ridículo. Y el propio Chávez. ¿Quién no se ha partido de risa con las cosas de Chávez? Hay una buena colección. Lo que ocurre es que los que caían en sus garras (he escrito garras) lo pasaban mal. También da risa la homofobia de Maduro. Y, por supuesto, la de Evo Morales. Tiempo atrás se hablaba de los, HUgo EVO NEStor, huevones. Maldad al por mayor y al por menor, como haga falta.
No deben sorprender a nadie las ínfulas dictatoriales de Pablo Iglesias, esa necesidad que tiene de imponer su ley, que tuvo que sufrir en sus propias carnes Rosa Díez. ¿Cómo pudo atreverse una demócrata a internarse en el territorio de un dictadorzuelo? De casta le viene a este pájaro con coletas. No es una especie nueva la suya. Su abuelo fue lo que fue y su padre es lo que es, por mucho que trate de disimular y disfrazarlos de represaliados. Si hay que echarle morro se le echa, parece decir, mientras agradece que exista un tal Pdr Snchz, que es quien le da vida y esperanza. Con otro, ya habría parado de molestar.
'Paris-Austerlitz'
'Internet negro'
'Manual de insultos para políticos'
'Los hombres que susurran a las máquinas'
'Al pie de una pared sin puerta'
'A pesar de los pesares'
'El árbol del silencio'
'El bucle'