domingo, 25 de septiembre de 2016

Los que atacan a Amancio Ortega

Quienes critican a Amancio Ortega demuestran con ello que no tienen ninguna intención de trabajar por los ciudadanos.
Buscan el voto de los resentidos, porque suponen que son muchos, pero no porque piensen hacer nada por ellos, sino que buscan su complicidad en el odio, para acceder así a cargos y prebendas. Culpar a alguien de las desventuras de muchos es muy fácil y encuentra un eco masivo.
Pero luego resulta que si cada uno de los que aplauden esos ataques, y los demás también, se fija en los productos que tiene en casa y en las demás cosas de su propiedad y se pregunta por los motivos que le han llevado a hacer esas compras se da cuenta de que ninguna persona es culpable por sí sola de lo que pasa en el mundo, sino que todos somos responsables. Muchas panaderías cerraron y con ello se perdieron gran cantidad de puestos de trabajo cuando la gente empezó a comprar pan más barato, pero de peor calidad, en los supermercados.
Si Amancio Ortega fabricara todas sus prendas en España lo más probable es que los españoles no se las compraran en igual medida que ahora. Esto lo saben los botarates que lo critican, pero no les importa, porque lo que pretenden es otra. Tienen vocación de zánganos y quieren vivir a costa de los demás y sin las estrecheces que sufren aquellos a quienes piden el voto.
En cualquier caso, Amancio Ortega es un señor que ha conseguido triunfar en un entorno francamente difícil, con lo que ha demostrado tener unas condiciones para el mundo de los negocios muy poco frecuente. Yo diría que tiene más mérito que Bill Gates, porque éste prácticamente no tiene competidores mientras que los de Amancio Ortega son multitud. Saber apreciar y aplaudir las virtudes ajenas, que no es lo mismo que hacer la pelota, es una gran virtud.


sábado, 24 de septiembre de 2016

Día de reflexión en el País Vasco

El ser humano tiene una probada capacidad para construir caminos mentales llenos de recovecos, meandros y bifurcaciones, de los que al final resulta un laberinto en virtud del cual lo abominable es visto como correcto e incluso como digno de admiración.
Estas cosas son frecuentes en muchas personas puesto que por cobardía, dejadez, hedonismo, envidia, soberbia, etc., han llevado a cabo acciones de las no pueden sentirse orgullosos, pero que tampoco tienen la suficiente fortaleza de ánimo para reconocerlo y tratan de justificarse o ver las cosas de distinta manera. Puede decirse que es casi imposible que algún día lleguen a tener un cerebro bien amueblado, poniendo cada cosa en el lugar que le corresponde, pues eso implicaría reconocer todo lo que ha hecho mal y llega un momento en que ya es mucho y ser consciente de ello puede resultar muy doloroso.
Pero no sólo se puede llegar a este galimatías mental de forma individual, también hay ambientes que llevan a ello. Así ocurre, por ejemplo, en aquellos ámbitos, físicos o virtuales, en que para ser admitido en la tribu, manada o como se le quiera llamar, no queda más remedio que aplaudir, aclamar y vitorear a personajes repelentes, por sanguinarios. Anteriormente, estas personas se habían desentendido de las atroces acciones que llevaron a cabo los malditos terroristas. Incluso personas que se consideraban muy buenas, e iban a misa, o aplaudían fervorosamente las obras sociales y creían que luchaban por un mundo mejor. No querían líos, eso era todo. No querían ponerse en el punto de mira de ETA. Ni tampoco enemistarse con su propio entorno, que también hacía la vista gorda. El hecho de protestar contra ETA ponía de manifiesto la cobardía de quienes no lo hacían. Y eso no se perdona.
De modo que unas cuantas tribus o manadas compuestas por personas con las mentes tan retorcidas componen las mayorías que están meditando hoy. Los apestados por haber luchado contra el terrorismo son menos.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Lo que ha hecho Valentín Puig por la lengua catalana

Dolca Cataluña es un digital que día a día va ganando adeptos. Es una voz sensata que surge de entre un mar de locura y fanatismo. Las noticias que llegan de Cataluña consisten en disparates encadenados, como esa de que se van a tirar 9 millones de euros a la basura, que no otra cosa es la bufonada esa del DNI catalán.
Por ese motivo, descartada La Vanguardia como fuente fidedigna de noticias sobre el desafío nacionalista, el personal busca en Dolca Cataluña la cordura que echa en falta en otros medios que han acabado por depender totalmente de las subvenciones. Una de las últimas noticias que ha dado este medio se refiere a Valentín Puig, del que dice que es sucesor de J. Pla y que ha hecho mil veces más por la lengua catalana que los nacionalistas.
Esta afirmación ni siquiera necesita ser demostrada, pues todo aquel que no esté infectado por el virus del nacionalismo puede darse cuenta de que los nacionalistas están acelerando la desaparición de la lengua a la que dicen amar, pero de la que en realidad se sirven, sin importarles que su política sea contraproducente para su conservación.
Así, por ejemplo, ocurre con un profesor de Economía que lleva tiempo denunciando a quienes rotulan en español, con lo cual no hace más que ponerse él en ridículo, acrecentar el rechazo a la lengua catalana por parte de los denunciados y de los observadores y poner de manifiesto el carácter dictatorial de todo nacionalismo.
Pero el daño que ha hecho el nacionalismo no se circunscribe a la lengua y no lo han podido hacer sólo los nacionalistas, sino que han recibido la ayuda de los socialistas, que, evidentemente, andan perdidos ideológicamente. El PSOE renunció al marxismo, pero no se ve que lo haya reemplazado con nada, como lo demuestra el influjo que ejerce el nacionalismo en muchos de sus militantes. Quizá en la mayoría.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Ortega Lara, inalcanzable

Cuando se quiere saber el valor de alguna cosa, un reloj, una joya, una vivienda, un campo, un incunable, se recurre a los especialistas, que son los que pueden aventurarse por ese campo. La gente del común tiene muchas posibilidades de cometer un error más gordo.
Y, además, en la actualidad los errores están a la orden del día. Presunto etarra llaman al etarra pillado con el carnet de la banda en la boca, dicho en términos metafóricos. Exetarra da clases de Derecho Constitucional, dicen. Aparte de la barbaridad de que un etarra dé esas clases, está lo del ex. Será expresidiario, porque etarra lo será, con toda probabilidad, su vida entera.
Es decir, se cometen muchos errores y la mayoría no está preparada para captar muchas de las cosas que ocurren. Por ejemplo: La proeza que llevó a cabo José Antonio Ortega Lara está al alcance de muy pocos. Hay que situarse en el asunto para lograr una aproximación: 532 días metido en un zulo, a merced de unos secuestradores desalmados. 532 días bajo la amenaza del asesinato vil o la cruel tortura. Esos etarras que lo tenían preso deseaban matarlo. De hecho, fue una sorpresa para ellos que la Guardia Civil consiguiera encontrarlo y liberarlo. Hay que hacer un inciso para decir que algunos han tomado vinos con los secuestrados. Es decir, la vileza humana no tiene límites.
Volvamos a Ortega Lara, el gran héroe. ¿Cuántos se han dado cuenta de la proeza que llevó a cabo? Se puede hacer otra pregunta: ¿Cuántos se sienten capaces de hacer lo mismo? El ser humano también está dotado con la capacidad de admiración, de agradecimiento y de generosidad. Otra pregunta: ¿Merece agradecimiento el hecho de que resistiera con tanta entereza? No sé cuanta gente habrá tenido la suerte de tomar vino con él. Yo, desde luego, no. Y bien que me gustaría. Por si se me pegara algo de lo suyo.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Otegui hace perder clientes al Santander

El etarra este se ha convertido en un lastre, cosa de la que probablemente se ha dado cuenta. Pero le gusta provocar y ofender y sabe que hay un sector de la sociedad que le apoya.
Todos esos que están henchidos de odio y votan a partidos destructivos lo apoyan. Lo mismo ocurre con Pilar Zabala, hermana de un terrorista, a quien las víctimas del terrorismo no le importan, pero no obstante se presenta como víctima del terrorismo.
El Santander cometió un error al financiar una conferencia de Otegui, ese conocido etarra al que algunos impresentables consideran un hombre de paz. Entre esos impresentables hay un expresidente del gobierno que ha hecho y dicho otras barrabasadas. También hay un aspirante a la presidencia del gobierno del que no cabe esperar nada bueno.
Parece ser que al Santander le sale caro ese error. Pero otro banco se salió de rositas por un asunto peor. Antiguamente los buscadores de Internet daban el nombre de ese banco, pero en la actualidad esa información ha desaparecido de las redes. Se trata del banco que prestó el dinero necesario a Cándido Azpiazu, otro etarra sanguinario, o a su mujer, para que montara una cristalería en el mismo edificio en que habita la viuda de su víctima. Los bancos deniegan muchos préstamos, ¿por qué no se hizo lo mismo con ese?
La historia de Cándido Azpiazu, desalmado como cualquier etarra, debería ser conocida por todos. Ramón Baglietto, su víctima, le salvó la vida cuando tenía once meses. Quevedo dijo que quien recibe lo que no merece pocas veces lo agradece. Lo vuelvo a decir: Azpiazu mató a Baglietto. No conforme con el daño hecho, o por el simple placer de hacer más daño aún, montó una cristalería en la misma finca en que vivía Baglietto y en la que sigue residiendo su viuda, Pilar Elías.
El mundo de los etarras y el de quienes los ayudan o toleran es asqueroso.



http://www.aranyaeditorial.com/tienda/yo-estoy-loco
http://www.aranyaeditorial.com/tienda/black-shirt
http://www.aranyaeditorial.com/tienda/1978-el-ano-en-que-espana-cambio-de-piel
'Filosofía, teología y el sentido de la historia'
'A este lado y al otro'
'Lluvia de fango'
'Palabras para Ashraf'
'Diarios (2011-2015)'

martes, 20 de septiembre de 2016

El tío de Ana Botín

Dicen que el padre de Iñaki O’Shea, que al mismo tiempo era abuelo de Ana Botín, le recriminó lleno de indignación al padre Arrupe que habiendo entregado a su hijo a la Orden para que lo convirtieran en un buen jesuita lo habían transformado en un jesueta.
Como si él no tuviera nada que ver. El hecho de que no fuera el único jesueta no exime de responsabilidad a las familias de los afectados, en cuyo entorno pudieron recibir las primeras influencias dañinas.
La máxima responsabilidad corresponde, por supuesto, a los conocidos como jesuetas, que no tienen ningún derecho a descargarla en nadie, puesto que todo ser adulto es responsable de sus actos.
En el caso del tal Iñaki O’Shea se da la circunstancia de que abandonó el calor familiar para irse a vivir con los pobres. Se puede resumir su historial en las siguientes fases: Se va con los pobres, dejando la familia; se hace jesuita; acaba como etarra. Ya se ve que fue infectado por la semilla del mal y trató de disimular el hecho disfrazándose de buena persona. El siguiente paso es obvio: encontró la coartada que necesitaba para dar rienda suelta a lo que de verdad le motivaba y se incrustó en ETA y fue a la cárcel y aunque la condena inicial parecía larga, estuvo poco tiempo.
Todo esto tiene que ver aquí, porque ahora Nueva Economía Fórum, patrocinado por el banco que preside su sobrina Ana Botín, invitó a dar a una conferencia al etarra Otegui.
ETA es una repugnante organización terrorista y los apoyos que está recibiendo el maldito etarra citado por parte del supuesto mundo civilizado claman al cielo y son muy ofensivos para las víctimas del terrorismos. Cabe considerar que muchos de los clientes del Banco Santander son personas decentes y se llenarán de indignación si se enteran de dicho acto.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Mas lo volvería a hacer

A la vista está que no hay voluntad por parte de los gobernantes, ni tampoco la tienen, por supuesto, los integrantes de la oposición, de encarcelar o al menos escarmentar a esos sediciosos que tanto mal están haciendo, sobre todo a las clases más humildes.
También se va viendo que contra las vocaciones fuertes no se puede luchar y Arturo Mas se ha empeñado en ir a la cárcel y no se sabe lo que tardará en lograr sus propósitos, pero es indudable que al final tendrá éxito.
Todo parece indicar que está convencido de que Cataluña será independiente algún día y que él pasará a la historia por haber ido a la cárcel debido a su afán por la causa. Tiene aspecto de ser uno de esos bellezones con la cabeza hueca. O rellena de serrín. Los hechos demuestran que esta presunción es muy probable que sea cierta.
Pasará a la historia, sí, pero por ser uno de los que han llevado a Cataluña a la ruina y al descrédito, no sólo nacional, sino también internacional. Él y sus compadres se han empeñado en hacer ruido, para que el mundo sepa cuáles son sus pretensiones, y el mundo entero se ha dado cuenta de que estos tipos no están bien de la cabeza.
El nacionalismo será tratado algún día, quizá no lejano, como una enfermedad. Lo que es más difícil de vaticinar es que se encuentre cura, pues cuando ese virus penetra en alguien ya no sale.
Mas y sus secuaces conseguirán que todo el trato de favor que ha venido recibiendo Cataluña desde Felipe V y que continúa en la actualidad llegue a su fin. Entonces, el pueblo catalán, ese al que ahora conducen hacia precipicio, evocará el pasado con nostalgia, y a quienes lo han arruinado los recordarán con ira y lamentarán que no los metieran antes en la cárcel.