miércoles, 24 de agosto de 2016

La Iglesia Patriótica Catalana

La capacidad camaleónica de los obispos católicos es sobradamente conocida. Ellos saben lo que les conviene, si no fuera así no habrían podido llegar a obispos. En algunos casos esta versatilidad les ha creado problemas.
Esto fue así en el caso de la Teología de la Liberación, en la que un demagogo dijo: «Cuando alimenté a los pobres me llamaron santo; pero cuando pregunté por qué hay gente pobre me llamaron comunista». ¿Creería este señor que el marxismo puede resolver el problema? La Teología de la Liberación no fue entendida por algún papa, pero se conoce que ha dado paso a la Teología del Populismo, que sí que ha tenido éxito, como lo prueba que uno de sus representantes haya llegado a papa.
Con los nacionalismos, en cambio, la Iglesia Católica nunca ha tenido problemas. Si el nacionalismo tiene el poder, el obispo del lugar se hace nacionalista. Hubo un obispo, apellidado Novell, que llegó a Solsona con las ideas ‘equivocadas’ y se puso de perfil ante los nacionalistas. Pero los obispos son listos, así que este demostró que quienes le nombraron no erraron al calcular su listeza. No tardó mucho en darse cuenta y enseguida se convirtió en un fervoroso nacionalista.
Franco conocía bien a los obispos. A Olaechea, que era nacionalista en Navarra, lo ascendió a arzobispo y lo mandó a Valencia. Fue mano de santo. Ya nunca jamás volvió a ser nacionalista. El gilipollas de Puig, en lugar de ensayar ante el espejo cómo ponerse el peluquín, debería estudiar historia. Quizá se diera cuenta de que no da pie con bola, pero puede ser que no se enterara.
Volvamos a los curas de nuevo, y al gusto español por importar cosas que no sirven para nada. Así, por ejemplo, la monja Caram. Nacionalista y populista, ¿alguien da más? Ha caído en Cataluña, la región que era la más pobre de España, pero encontró en el lloriqueo la fuente de la abundancia y se convirtió en la más rica. Ahora va camino de volver a ser la más pobre y cuando ocurra sus obispos serán sólo populistas.

martes, 23 de agosto de 2016

Historias de creyentes

Más bien cabría decir historias de personas que se dicen creyentes, porque quizá sea en este caso más que en ningún otro donde se dé eso de que del dicho al hecho va un trecho.
Hay personas que dicen que son creyentes, y practicantes, y hacen pensar en aquel que se tira del barco en llamas al bote salvavidas y una vez instalado no quisiera que subiera nadie más y disfruta pensando en la suerte que van a correr los otros.
Hay personas que se dicen creyentes, y practicantes, y disfrutan haciendo daño a otros que no les han hecho nada. Hacen daño por hacerlo, sin motivos personales. La clave consiste en que encuentren cómplices. Si se da el caso, allá que van. A uno, a otro y a otro. Nunca se cansan. Si no encuentran cómplices, pasan por amigos, porque esas personas no pueden ser amigas de nadie, están llenas de odio y despecho.
Hay otros que te aconsejan que reces sin parar. Toda la vida has de estar rezando. Pero cuando tratas de acercarte a ellos te rechazan. No les interesas para nada. En este caso, ¿por qué te dan consejos? ¿por qué se atreven a pedirte que reces? Con su ejemplo demuestran que el rezo genera egoísmo.
Los hay que no presumen de creyentes, pero van a misa todos los domingos y fiestas de guardar y para ello se visten con sus mejores galas. La fe es para estos como un negocio más de los que cuidan. Unas acciones en bolsa, un huerto que hay trabajar, un trabajo del que se vive, una relación con Dios similar a la que se tiene con otros pocos amigos interesantes. Fuera de eso el mundo no existe o no interesa.
No faltan los que son creyentes y comunistas. Así tienen dos motivos para creerse buenos, porque los comunistas se preocupan por los demás (de boquilla).
Con lo cual no quiero decir que todos los creyentes sean así, ni tampoco que las citadas sean todas la variedades curiosas.

lunes, 22 de agosto de 2016

El velo como cultura, o una lección de Vasallaje

En este mundo en el que hay tal confusión de ideas que hasta los mangantes se presentan como salvadores de la humanidad, y mucha gente les cree (la Gente, la Gente), a cualquier mujer por el simple hecho de ser mujer le resulta fácil presentarse como feminista, aunque actúe con prepotencia o con desprecio de la justicia.
La humanidad ha ido tejiendo su historia sobre la base de una injusticia, la de la inferioridad de la mujer con respecto al hombre. Todo lo que se edifica sobre una base incierta acaba mal. Afortunadamente, la humanidad va cambiando el rumbo.
En las religiones, al menos en las que yo conozco en alguna medida, esta injusticia es más acusada incluso, pero aunque las religiones cristianas van cambiando en este aspecto, aunque de forma mucho más tímida que la sociedad, en la musulmana se recrudece la injusticia.
El feminismo surgió para acelerar un proceso que por sí mismo habría sido muy lento. De modo que el feminismo es un movimiento que busca justicia, no ningún tipo de enfrentamiento. Todo gesto que se haga en nombre del feminismo y que no sea justo es espurio.
Pretender que una vestimenta cuya función es degradar a la mujer forma parte de una cultura diferente es comportarse como esos que antes miraban a otra parte y ahora votan a Bildu.
Los hay que son capaces de asociar todas las conquistas sociales de los países democráticos a lo que ellos llaman cultura del Imperio. Todos los que han sido colonizados por ese sentimiento que se llama odio necesitan un enemigo. Lo señalan y ya no pierden ocasión para atacarlo. Todos los movimientos o partidos políticos que se sirven del odio utilizan las mismas técnicas. Y todo lo que se opone a su enemigo es bueno para ellos. Si hay que defender la sumisión de la mujer, se hace. Y bajo la bandera del feminismo.
Es curiosa también la capacidad que tienen algunos para interpretar la voluntad de un dios al que no han visto ni verán jamás, pero luego no son capaces de hacer lo mismo con personas que tienen cerca.

domingo, 21 de agosto de 2016

Rumanos, chinos y negros

En un pueblo catalán, que, por cierto, está endeudado de forma estúpida, su ayuntamiento no cree que su misión consiste en gestionar bien los recursos del pueblo, sino que lo suyo es dar instrucciones acerca del comportamiento de sus habitantes. Pero tampoco se trata de que les exija un comportamiento cívico y respetuoso con las normas y las leyes, sino que pretende convertirlos en seres bovinos, acostumbrados al yugo y a ser conducidos por personajes deplorables.
Concretamente, la última imposición consiste en decirles a quienes les pagan el sueldo, o sea, a quienes deberían ser sus jefes, que a los rumanos, chinos y negros hay que hablarles única y exclusivamente en catalán. Estos comportamientos son propios de todos los lugares en los que gobiernan los nacionalistas de derechas o de izquierdas (y a ver cómo explican que son nacionalistas y de izquierdas), y a sus actividades les llaman procesos democráticos, como podrían llamarles caca de la vaca, o cualquier otra cosa que se les ocurriera.
El nacionalismo es incompatible con la izquierda y con la democracia, como lo demuestran, sin ir más lejos, esos de Compromís, primos hermanos de los impresentables de ERC.
Esa actitud suya de querer imponer el catalán por la brava pone de manifiesto que la lengua les importa un pimiento. Se sirven de ella, e incluso incitan a que se la odie, con el fin de lograr sus propósitos. Si realmente amaran la lengua actuarían de otro modo.
Resulta lógico, por otra parte, dado que la catalana es una lengua artificiosa elaborada por Pompeyo Fabra a partir del dialecto barceloní. A base de sobornar lingüistas y de presionar de modo extremadamente agresivo, de tergiversar y manipular documentos, y de compraventas políticas se le ha dado a este dialecto barceloní revestido de lengua una apariencia imperial, que está muy lejos de ser cierta. Los castillos de naipes siempre acaban por caerse.

sábado, 20 de agosto de 2016

El posible fracaso de la investidura

El azar es muy importante en la vida. En la novela ‘El Perfume’ los personajes enriquecen según los vaivenes de la fortuna. Cuando se hacen ricos creen que es por su pericia y cuando se arruinan por la mala suerte. Sólo el protagonista sabe lo que quiere y cómo conseguirlo.
En el caso de Rajoy es obvio que la suerte, si puede llamarse así, le acompaña. Se ha salvado varias veces por la campana y también puede ocurrir esta vez. De momento, Riverita se ha visto obligado a pactar con él, aun en contra de sus deseos, porque no hacerlo le colocaba en una mala situación.
Por su parte, Rajoy también se ha visto obligado a poner fecha a la investidura, para que no se le perciba como culpable en el caso de que haya unas terceras elecciones. Pdr Snchz quisiera convertir esta sesión de investidura en unas horcas caudinas para Rajoy, pero la realidad puede jugarle una mala pasada. Su partido, el PSOE, tiene una larga historia anterior y no se puede consentir que quede por los suelos ante la opinión pública. Eso de pedirle al presidente en funciones que se entienda con ‘las derechas’, en referencia a los nacionalistas, es juego sucio, sobre todo si se tiene en cuenta la situación actual de las cosas en el País Vasco y en Cataluña y que el PSOE se ha venido entendiendo muy bien con estas ‘derechas’ a lo largo de nuestra democracia. Es más, dentro del PSOE hay muchos nacionalistas, o sea, que ni son de izquierdas ni tampoco socialistas.
Para el particular juego sucio, al que parece tan proclive, Pdr Snchz cree que cuenta con el apoyo de Podemos, los maestros del juego sucio, lo que ocurre es que también juega sucio con el PSOE. Podemos juega sucio con todos.
Es por eso que Mariano Rajoy, en contra de su costumbre y probablemente también en contra de sus deseos, se ha visto obligado a arriesgar.

viernes, 19 de agosto de 2016

Cuenta atrás para Forcadell


Son muchas las ansias, y sobre todo en Cataluña, de que la maquinaria de la Justicia actúe implacablemente sobre quienes se atreven a desafiarla. Cabe recordar que quienes creen en la impunidad son, por definición, malas personas.

Puesto que la peste nacionalista se expande de modo vertiginoso por todo el suelo español, y a menudo de la mano del PSOE, se espera que la acción de la ley funcione como un medicamento de gran eficacia.

Permitir la impunidad es ponerse de parte de los malos y parece que eso no va a ocurrir esta vez, puesto que las cosas se han llevado ya tan lejos que a la Justicia no le queda más remedio que actuar. No sólo está el caso de Forcadell y compañía, sino que también anda por en medio el de Otegui.

Rajoy va a tener la suerte de que sea bajo su mandato, y con el PSOE poniendo palos en las ruedas de la justicia, cuando se pinchen esos globos nacionalistas que comenzaron a hincharse tras la aprobación de la Constitución y que recibieron una considerable cantidad de aire durante el mandato de Zapatero.

El Tribunal Constitucional ha advertido a los miembros de la Mesa de la Cámara de que pueden incurrir en responsabilidades, incluida la penal. Y les da veinte días de plazo para explicarse individualmente.

Habrá que esperar esos veinte días para ver cómo reaccionan. El más perjudicado puede ser el secretario general del Parlamento catalán.

De momento, la señora Forcadell ha recibido la citación insultando a los ciudadanos decentes. Ha dicho lo siguiente: «Recibida la notificación. Reitero que en los Estados democráticos los conflictos políticos se resuelven políticamente con diálogo y acuerdos, no en el TC».

No es de recibo que la presidenta de un parlamento regional, que cobra del erario público, desconozca qué es la democracia y cuales son sus obligaciones.



jueves, 18 de agosto de 2016

El drama de Riverita

Riverita sabe que si ayuda a Rajoy a formar gobierno lo más probable es que luego Ciudadanos desaparezca del mapa o vea muy reducidas sus posibilidades electorales en el futuro, dado que le resultaría muy difícil capitalizar para su partido los posibles éxitos de ese gobierno.
A Ciudadanos, como partido, le convendría más el gobierno del PSOE y que el PP sufriera un descalabro, puesto que sus votos proceden de este partido. No puede atacar al PP, para no enfadar a sus votantes, motivo por el que centra sus críticas en la persona de Rajoy, pero le conviene que se resquebraje, para recoger sus restos.
De modo que Rajoy no se fía. La exigencia de que señale fecha para la investidura muy bien puede ser una añagaza. Pdr Snchz también se está jugando su futuro personal en la política a esa carta, de modo que se puede inferir que si Rajoy no está absolutamente seguro de ser elegido optará por repetir las elecciones, y hará bien.
Hay que tener en cuenta que este PSOE no quiere impugnar la candidatura del etarra Otegui porque piensa que no hacerlo conviene a sus intereses electorales. Otegui es un fulano que llama flores a las pistolas, bombas, escopetas, etc.
El PSOE, además, está infectado de nacionalistas de todo tipo, con lo cual ni son demócratas ni son socialistas, y tiene en sus filas a personajes tan lamentables como Eguiguren, Elorza o López. Y otros, como Madina, en cuyo cerebro se ha instalado la locura, puesto que odia más a Aznar que a quienes le pusieron la bomba.
Es decir, que el nombre del partido, PSOE, sugiere una cosa, pero la realidad es muy distinta. Habría que preguntarle a su actual Secretario General en qué consiste ser socialista o ser de izquierdas. Aparte de que un gobierno apoyado por Podemos sería catastrófico para las personas más humildes.
Riverita debería tener todo esto en cuenta y no sólo sus intereses personales y de partido.