sábado, 24 de febrero de 2018

El PSOE y la revalorización de las pensiones

Propone este partido tan antiguo y, no obstante, con problemas de supervivencia, dada su deriva actual, que se vincule la subida de las pensiones al IPC.
Falta saber de donde piensa sacar el dinero necesario para ello, porque allí en donde gobierna hay derroche. Sin ir más lejos, piensa reabrir la televisión valenciana, a pesar de que se queja de la escasa financiación. ¿Por qué no emplea los escasos recursos de que dispone de modo productivo para los valencianos? Sin duda, porque prefiere utilizarlo para adoctrinarlos, para intentar imponer el dialecto catalán. Ya veremos cuántos lo hablan dentro de diez años y si se compara el resultado con los millones gastados en el empeño.
La cuestión es que este PSOE de Pedro Sánchez, cuyo ideario se reduce a tener ganas de ganar a la derecha, como él mismo dijo de modo casi textual, va en busca del voto del modo que sea. No se le percibe ningún interés en servir a los ciudadanos, en resultarles de utilidad, sino en arrancarles el voto. Como los jubilados son muchos, se pide algo para ellos, pero callando que la carga de esa medida recaería sobre las espaldas de los trabajadores. No ha propuesto suprimir todos esos organismos o instituciones que son calco de las del Estado y que sólo sirven para colocar amigos. No ha propuesto suprimir las diputaciones, ni cerrar todas las televisiones autonómicas.
Precisamente a los pensionistas se les cobra, de forma indebida, el IRPF, para poder costear todo ese enjambre de gastos inútiles que generan las autonomías y como eso no es suficiente están prácticamente congeladas desde hace unos años. Pero para resolver estas injusticias no se deben cometer otras contra los trabajadores, que no sólo no tienen ninguna culpa, sino que además sospechan que cuando se jubilen no tendrán pensión.
Habría pues que adelgazar considerablemente la Administración, para que los jubilados actuales reciban lo que merecen y los futuros vean aseguradas sus pensiones.

viernes, 23 de febrero de 2018

Los jubilados protestan indignados

No es de extrañar que algunos que se suben a la ola en todas las protestas, en su afán por desestabilizar al sistema, para poder imponer el suyo luego, y sus propagandistas, se sumen a las protestas de los jubilados por el incesante deterioro de las pensiones.
Sin embargo, todos esos contribuyen a que el poder adquisitivo de los pensionistas se deteriore de modo imparable, porque promueven el despilfarro o despilfarran directamente en donde pueden.
Las pensiones no pagaban IRPF, ni deberían pagar, pero tenemos un sistema autonómico por el que se van miles de millones de euros sin contrapartida para el contribuyente, dinero que va directamente, de forma legal mediante sueldos y subvenciones, a los bolsillos de quienes los reciben y que si esos sueldos y esas subvenciones no se pagaran el ciudadano no sufriría ninguna merma en los servicios que recibe del Estado, sino que recibiría un beneficio, porque pagaría menos impuestos.
Tenemos una grandísima cantidad de televisiones autonómicas deficitarias desde el primer día, porque jamás tendrán capacidad para autofinanciarse, ya que es imposible que consigan suficiente audiencia y es una inmoralidad que no se cierren todas de inmediato. Hay muchas necesidades perentorias, que no se atienden por falta de dinero y es indecente que se gaste en la televisiones autonómicas.
Es reprobable que se destine dinero a subvencionar a los medios. La mayor corrupción de España es precisamente el dinero que se destina a comprar a los distintos medios. Se gastan miles de millones de euros en el asunto, con lo cual se corrompe a los medios y se defrauda a los contribuyentes.
Sin tanta sinvergonzonería los jubilados podrían recibir las pensiones que les corresponden y no ser las víctimas de tantos recortes en todo, en la pensión, en los medicamentos, en las demás prestaciones…
A todos los males endémicos citados anteriormente hay que añadir los de los políticos con presupuesto para gastar que son irresponsables.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Anna Gabriel, en Suiza

Con su actitud ha demostrado, igual que antes lo habían hecho otros, que estaba convencida de que iba a quedar impune.
Cuando se ha dado cuenta de que no era así, de que lo que iba haciendo podía tener consecuencias penales, ha matado al personaje que venía representando y ahora no se sabe si ideará otro personaje más acorde con la normalidad o si optará por el camino más corto, que es ser ella misma.
El caso es que se han visto dos cosas, su creencia en la impunidad, y seguramente tenía base para creer en ella a la vista de las manifestaciones de aquellos momentos de Pedro Sánchez y Riverita, que son muy distintas de las que hacen ahora, a causa del discurso del Rey, por un lado, y de las nuevas circunstancias por otro, y también se ha visto, y esto es lo más importante, que representaba un papel.
Ella se había fabricado un personaje a la medida de cierto sector social, con el fin de que le diera su voto, porque en política los votos, a partir de cierto número de ellos, se convierten en dinero. Anticapitalistas se dicen, pero no perdonan ni un céntimo. Pelean por el dinero, digo por los votos, se disfrazan, montan numeritos, simulan ser bastos y malhablados, todo lo que haga falta con tal de vivir del presupuesto público.
Ha elegido Suiza para escaparse y parece que para llegar a esta decisión ha tenido que estar muy bien asesorada, al más puro estilo capitalista. Se habrá servido seguramente de un bufete de abogados con experiencia en el derecho internacional, que habrá explorado las posibilidades que ofrece cada país y al final el país elegido es el más capitalista de todos.
Quizá tenga estudiado también el modo en que se ha de ganar la vida en lo sucesivo y mientras tanto las gentes de su partido seguirán engañando a sus votantes.

martes, 20 de febrero de 2018

Azúa también se traga la bola

Es evidente el imperialismo catalán ha calado hondo incluso entre los catalanes que creen que no son nacionalistas, sin darse cuenta de que sí, de que el veneno ha entrado en ellos y por eso se tragan hasta las bolas más disparatadas.
Lo de la Confederación Catalano-Aragonesa, por ejemplo. Vean lo que dice José Vicente Gómez Bayarri:
«De los miles de documentos contrastados y de los centenares recogidos en la obra se extrae que lo históricamente correcto es hablar de Corona de Aragón y no de Confederación Catalano-Aragonesa. Ninguno de los documentos medievales avala esta denominación anti-histórica que pretende distorsionar la realidad que refleja la documentación archivística.»
La que Azúa y otros llaman lengua catalana fue un invento de principios del siglo XX, llevado a cabo por Pompeyo Fabra, que tomó como base el dialecto barceloní, infecto e infame, según Miguel Batllori, supliendo su escaso vocabulario con palabras de cualquier procedencia, salvo la española. Vean lo que dice la catalana Somatemps: «Si alguien se cargó el catalán tradicional fue el endiosado Pompeyo Fabra».
Según estos que son catalanistas sin saberlo, Jaime I de Aragón, al que ellos toman por catalán, en el siglo XIII iba enseñando una lengua que se tenía que inventar en el siglo XX.
No es de extrañar, a la luz de estas actitudes, que ‘historiadores’ como Cucurull reciban tanto apoyo y tengan tantos seguidores, porque la fantasía parece más divertida que la verdad pura y dura. Algunos se ríen de Cucurull y similares, pero se tragan sus bolas, o parte de ellas.
A Antonio Ubieto, en cambio, se le trata de desacreditar, no se le tiene en cuenta, se le manda al reino del olvido. Este historiador, que lo era de verdad, cometió el ‘error’ de no tragarse las bolas catalanistas e investigar para encontrar la verdad. Jamás se lo perdonarán.

lunes, 19 de febrero de 2018

Nueva tontería de Vidal-Folch

Los nacionalistas son tan eficientes en la mentira, en gran parte debido a su constancia, que casi todos los catalanes, incluidos los no nacionalistas, se han tragado muchas de sus bolas.
Una de las que mejor ruedan por el mundo, y en ella además de la constancia han invertido grandes cantidades de dinero y han falsificado muchos documentos, es la de que Jaime I de Aragón iba por el mundo dando clases de catalán y era tal la gracia que ponía en el empeño que sus alumnos le escuchaban extasiado y lo aprendían rápidamente.
La verdad es otra, claro. Cuando los nacionalistas afirman algo, la verdad está en otra parte. La mentira nos sale muy cara a todos y aunque se puede pensar que no se busca la verdad por pereza, lo cierto es que resulta arriesgado, porque los nacionalistas, que presumen de pacíficos (siempre mienten), son muy agresivos y enseguida salen en tropel a burlarse de quien lo hace, a denigrarlo a desautorizarlo por la brava, sin aportar argumentos, ni motivos. Son muchos los que han aprendido a decirles que sí a todo, para evitarse problemas.
Pues ahí está Xavier, o Javier, Vidal-Folch, defendiendo al dialecto catalán, obra de Pompeyo Fabra, como todo el mundo sabe, al que da categoría casi imperial.
La bobada esta de establecer lenguas oficiales nos está saliendo muy cara a los españoles y lo peor es que la tontería es muy contagiosa. Hay naciones que no tienen ninguna lengua oficial y les va muy bien.
Eso de obligar a la gente a estudiar en una determinada lengua o dialecto, sin que a los afectados en muchos casos no les interese lo más mínimo es una aberración. Hay que dedicar las energías a los recursos a cosas de provecho y no a convertir en tontos a los ciudadanos. Las lenguas han de servir para que las personas se comuniquen unas con otras y no para ser usadas como pretextos por iluminados o despabilados.

domingo, 18 de febrero de 2018

La desaparición del PSOE

No cabe duda de que a mucha gente le debe de parecer imposible que el PSOE desaparezca, pero precisamente ese pensamiento es lo que mejor puede facilitar que ocurra. Lo ocurrido en Francia debería servir de aviso.
Por otra parte, el primigenio PSOE ya desapareció, puesto que fue engullido por el invento de Felipe González, aunque al nuevo partido resultante se le colaron dos malas hierbas a las que habría sido mejor cortarles el paso radicalmente. Pero el otrora conocido como dios por sus compañeros del partido siempre ha tenido más soberbia que talento.
Esas dos malas hierbas son el sectarismo y el nacionalismo. Ambas pueden acabar con el partido en menos que canta un gallo y con Pedro Sánchez a los mandos el peligro es máximo.
Todo el mundo pudo ver que con tal de acceder a la presidencia del gobierno estaba dispuesto a lo que fuera. En la primera ocasión, sus propios compañeros del partido le tuvieron que apartar de la Secretaría General para evitar males mayores, puesto que estaba dispuesto a pactar con Podemos y los nacionalistas. La segunda tuvo lugar el 2 de octubre, cuando se lanzó con todo al cuello de Rajoy, en apoyo de los nacionalistas y secundando a Podemos. Esta vez fue el Rey, con su discurso del 3 de octubre, el que salvó los muebles.
Desde entonces está más callado, porque al contrario que Podemos, que se ha lanzado a erosionar la monarquía, porque es el baluarte más firme del sistema que quieren derruir, un Secretario General del Partido Socialista no se puede permitir ese lujo.
Pero en Pedro Sánchez se destacan su sectarismo, puesto que todo el bagaje ideológico que exhibe es el odio a la derecha, y el sectarismo es inequívocamente antidemocrático, y la sumisión al nacionalismo, que es incompatible con la democracia. Por esos caminos se dirige hacia la nada.
'2016.Año bisiesto' 
'El Parotet y otros asuntos'

'Diario de un escritor naíf'
'Yo estoy loco'
'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades'
'1978.El año en que España cambió de piel'
'Desierto'
'Septiembre puede esperar'

sábado, 17 de febrero de 2018

Puigdemont renuncia

Su situación es insostenible, puesto que no puede regularizar su situación en Bélgica y al no poder abrir cuenta en un banco sólo puede manejar dinero en efectivo. Los contratos han de ser firmados por otros, puesto que él no puede, etc. A lo cual hay que añadir que su actitud es indigna.
No se entiende que le sigan llevando dinero, porque hacerlo es como tirarlo al río, pero, en fin, cada uno sabe lo que hace. Ya no cabe ninguna duda de que cuando organizaron lo que llaman el proceso pensaron que iban a quedar impunes, puesto que en ninguno de los organizadores se ha visto ningún detalle que lleve a pensar en la entereza y sí que están demostrando todos mucha cobardía.
El circo que tiene montado Puigdemont en Bélgica sólo puede obedecer al deseo de seguir teniendo hipnotizados a los catalufos, pero ya no puede ir más allá, pero necesitaba una excusa suficientemente mezquina para retirar su candidatura a la presidencia, no podía dejar traslucir ningún destello de generosidad.
Esa excusa mezquina ha llegado con la pretensión del gobierno de defender a los niños catalanes. Puigdemont se aparta para que se pueda formar rápidamente un gobierno catalufo, gracias al cual se pueda seguir perjudicando a los niños catalanes imponiéndoles ese dialecto que al P. Batllori, catalán y nacionalista, y a mí, que no soy nacionalista ni catalán, nos parece infame e infecto.
Ellos quisieran que los niños catalanes, y a poder ser los de cualquier otra parte, se olvidaran de la lengua española, que tantas obras gloriosas ha dado a la literatura universal y con la cual se puede viajar por casi cualquier parte del mundo, para sustituirla por ese dialecto que Pompeyo Fabra eligió como base de su invento y puesto que tenía un vocabulario limitado llenó los huecos con palabras de cualquier parte que no fuera la lengua española.
'2016.Año bisiesto' 
'El Parotet y otros asuntos'

'Diario de un escritor naíf'
'Yo estoy loco'
'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades'
'1978.El año en que España cambió de piel'
'Desierto'
'Septiembre puede esperar'