domingo, 22 de octubre de 2017

Cataluña, liberada

Sólo a un tarado mental se le puede ocurrir que la aplicación de la ley sea un golpe de Estado.
El hecho de que sean muchos los que digan eso lo único que indica es que el número de tarados mentales es elevado.
Según La Sexta punto com, Baltasar Garzón ha dicho, y este es el titular que figura entrecomillado y que transcrito tal cual: “El 155 se incluyó en la Constitución para no aplicarlo, sólo para disuadir”. El ex juez debe de creer que todos somos tontos, pero a la vista de la cantidad de gente que vive del cuento cabe pensar que quizá tenga razón. No hay más que ver lo limitaditos que son muchos de los políticos que un día sí y otro también dejan constancia de su incapacidad. Los hay en todos los partidos, pero en algunos de ellos son abrumadora mayoría. También hay partidos de los que no se puede esperar nada bueno y sólo la estupidez de los legisladores ha posibilitado que sean legales.
Lo cierto es que a partir de ahora los catalanes que supieron conservar la cordura, incluso en ese clima que denuncia la cineasta Isabel Coixet, sentirán una sensación de libertad similar a la que sintió Enrique Arias Vega, que fue director de El Periódico en la época más exitosa de éste, tras abandonar Barcelona y recalar en Valencia. Ese agobio asfixiante se ha acabado, esperemos que para siempre, porque los ciudadanos libres no permitan que se vuelva a las andadas. El lloriqueo, que es el cacareado hecho diferencial, debe pasar a la historia para siempre. Por cierto, los catalanistas valencianos quisieran implantar en el Reino de Valencia ese mismo clima asfixiante. Siempre tienen la palabra fascista en la boca para quienes no se tragan sus bolas.
Ahora falta ver si Puigdemont y Junqueras tienen la gallardía de dar el paso que tuvieron que dar, empujados por ellos, Cuixart y Sánchez para ir con ellos y que no se queden solos en la cárcel.

sábado, 21 de octubre de 2017

Stoichkov, destituido

Es una consecuencia lógica a su actitud, sin que en su torpeza, este antiguo futbolista llegara a darse cuenta de ello.
Quien ostenta un cargo público y se entromete en los asuntos internos de otro país compromete al suyo. Era como si toda Bulgaria estuviera de acuerdo con la burradas que dice el memo este. Su gobierno no ha tenido más remedio que destituirlo, aunque cabe preguntarle que por qué ha tardado tanto. También se le podría preguntar que cómo es posible que le haya dado un cargo a una persona tan bruta, pero en este caso nos podrían contestar nosotros también tenemos unos cuantos, el anterior ministro de Asuntos Exteriores, por ejemplo, que menudo elemento está hecho. Menudo elemento. ¿Cómo es posible que se le diera ese cargo? Y luego lo mantuvo durante toda la legislatura. Cuando Felipe González se dio cuenta de que había metido la pata con Fernando Morán lo sustituyó enseguida por Francisco Fernández Ordóñez, que en este cargo brilló a gran altura. Lo de García-Margallo es estupidez elevada al cubo. Por lo menos el gobierno búlgaro ha reaccionado destituyendo al bobo.
Guardiola, otro habilidoso con la pelota, pero negado en lo que al pensamiento se requiere, sin que de ello se pueda deducir que se chupa el dedo, porque parece ser que su hermana también tiene un cargo de esos muy bien recompensado económicamente por el Régimen, también dice una burrada tras otra, pero este lo hace en nombre propio, con lo cual toda la estupidez cae en su propio tejado.
En el mismo caso de Guardiola estará a partir de ahora Stoichkov. Puede seguir demostrando que el hecho de tener habilidad con los pies no da pie a pensar que también se tenga en otros menesteres, sino que quizá haya un contrapeso, muy bueno en esto, muy malo en aquello. O pésimo.

viernes, 20 de octubre de 2017

Puigdemont hace lo lógico

A estas alturas la verdad y Puigdemont son incompatibles. Decir cualquier cosa que sea verdad para él debe de ser como un suicidio.
No le queda más que buscar amparo en la mentira. ¿Y a quién puede gustarle que le mientan? La carta que le ha enviado a Rajoy contiene tantas falsedades que cualquier separatista que conserve un punto de pundonor debería sentirse agraviado y decepcionado.
Después de tanta lucha y de estar corriendo el riesgo de quedarse en el paro, después de haber visto que las empresas se van de Cataluña a toda prisa, resulta que todas sus reivindicaciones se resumen en una sarta de mentiras, tan evidentes, además, que el ridículo se presiente monumental.
Claro que a día de hoy, cuando se hablar de los secesionistas hay que tener el cuenta el déficit de salud mental, ya totalmente inocultable. Si no fuera así no estarían dando ese espectáculo al mundo, ni propiciando su propia ruina, que todo el mundo ve, pero ellos no.
Si no se dan cuenta de que la salida de tantas empresas de Cataluña y la considerable merma en las ventas de los productos producidos en la región va a tener como consecuencia una notable disminución de los puestos de trabajo es que definitivamente han perdido el Oremus.
Si no se dan cuenta de que quien realmente está defendiendo sus condiciones de vida es el gobierno español y que quien quiere llevarlos a la ruina es el gobierno catalán es porque su grado de fanatismo ya no puede llegar más lejos.
Si esos catalanes que se revuelven contra quienes les protegen recuperasen la cordura, lo cual parece imposible, dicho sea de paso, comprenderían que lo mejor que les puede pasar es que sus gobernantes entren en la cárcel sin más demora y se restablezca el orden, para que Cataluña se convierta en un lugar en el que impere la justicia.


jueves, 19 de octubre de 2017

Amnistía Internacional insulta a los españoles

Da la impresión de que esta organización, o al menos su sección española, está en manos de la extrema izquierda, afines a Podemos y similares.
Los secesionistas están vulnerando la ley continuamente y ofendiendo a los españoles, entre los que está la mayoría de los catalanes, y las cosas han llegado al punto de que las personas dignas que están soportando estoicamente tanto disparate, tanta mentira, tanta chulería, se han enfadado y como consecuencia de ello las empresas radicadas en Cataluña, muchas de las cuales han estado financiando a los separatistas se están viendo obligadas a trasladarse a otros lugares de España para salvar sus negocios.
Cataluña se enriqueció gracias a una serie de medidas que han ido tomando los sucesivos gobernantes españoles que beneficiaban a esta región y perjudicaban a las demás y la burguesía catalana, lejos de agradecer al resto de españoles la buena disposición con que han ido aceptando los sacrificios que se les han impuesto, exige más y más y más. Siempre el lloriqueo como hecho diferencial.
Amnistía Internacional pide firmas para que dos presuntos delincuentes, acusados de delitos gravísimos, sean puestos en libertad. Hay quien se ha dado de baja de esa organización por eso mismo.
Según la opinión de distintas fuentes jurídicas de gran prestigio, la juez que ha enviado a prisión a esos presuntos delincuentes ha justificado adecuadamente su decisión y ha sido demasiado prudente incluso, porque según coinciden muchos, no debería haber enviado a prisión a dos, sino a tres. Y aún deben ser muchos más los que vayan a la cárcel puesto que el daño que están causando a España los secesionistas es incalculable. Ese derroche de dinero puede tener consecuencias nefastas para muchos que necesitan atención sanitaria, y también esa exhibición de odio, esa serie continuada de provocaciones no pueden ser saludables para nadie.
Amnistía Internacional pide la impunidad para los delincuentes, como también lo hace Podemos.                                          



miércoles, 18 de octubre de 2017

El negocio de las velas en Barcelona

Las empresas se van de Cataluña, los bancos catalanes pierden clientes sin cesar, los empresarios reconocen un gran descenso en sus ventas, no obstante los locatis siguen impertérritos reivindicando lo que creen que les corresponde porque lo soñaron así. Chocan con el muro de la ley, lógicamente, porque el hecho de estar mal de la cabeza no exime de su cumplimiento.
Pero no todas las empresas se van de Cataluña. Al menos, Colau ha conseguido que se queden los manteros...por ahora. También el negocio de las velas sigue en Cataluña y parece tener mucho porvenir en esta región durante una buena temporada, como lo demuestra el dato de que al encarcelar a dos presuntos delincuentes, acusados de delitos gravísimos, se han encendido muchas. Puesto que se prevé que el número de los encarcelados aumente considerablemente el negocio parece claro, aunque tiene su contrapartida en la ciudad, ya que luego la gente se resbala y se producen accidentes, algunos graves, así que hay que limpiar la cera rápidamente, lo cual es un gasto. También una oportunidad de trabajo. El ayuntamiento de Barcelona tendrá que contratar a mucha gente para este menester.
Otro negocio en auge en Cataluña, del que no se habla todo lo que debiera, es el de los psiquiatras y psicólogos. Por fuerza han de estar desbordados por sus clientes, puesto que después de haber explicado claramente y en distintas ocasiones que la democracia consiste en el imperio de la ley, los separatistas insisten en llamar democracia al imperio del capricho y en dar crédito a las mentiras y desoír las verdades. Llaman presos políticos a quienes están acusados de delitos tan graves que no había más remedio que encarcelarlos, y seguramente se debió de hacer lo mismo con Trapero, cuya situación de todos modos es delicada y cabe pensar que propiciará finalmente el encendido de muchas velas, no hay más remedio que pensar que necesitan ayuda profesional.

martes, 17 de octubre de 2017

Dos pelmas y un destino


Por fin hay dos en la cárcel y es de esperar que les acompañen muchos más. La destroza que se ha hecho no puede quedar impune. La sociedad dispone de mecanismos y medidas correctoras para defenderse de quienes osan desafiar sus leyes.

El caso catalán es un invento de la burguesía barcelonesa, que no tiene justificación en la historia, ni legitimidad moral, ni tampoco se ajusta a la ley. Esa misma burguesía barcelonesa lo ha estado alimentando a través de los tiempos, convenciendo a muchos obreros para que voten en contra de sus propios intereses y a favor de los de esa burguesía, y en cuanto vienen mal dadas esos mismos burgueses abandonan el barco, digo se van corriendo de Cataluña, abandonando a su suerte a los pobres que han logrado enloquecer.

Ahora hay dos en la cárcel y quizá ellos piensen que nadie les va a quitar lo bailao, porque mientras servían a la causa les han pagado bien, pero si les hacen pagar por todo el mal que han hecho y al final hacen cuentas verán que no ha merecido la pena.

Por otro lado, y como ya he dicho anteriormente, es de esperar que la justicia se fije también en las actuaciones de Colau e Iglesias, que parece que están a favor de la secesión pero que en realidad están en contra del Sistema del que cobran todos los meses. Su actitud es inconsecuente y es extraño que sus votantes no les pidan cuentas, porque si son antisistema, como proclaman, deberían renunciar a los sueldos que les paga el Sistema. También se declaran ateos, pero adoran al dios dinero, como se ve.

Quienes están destrozando esa región del nordeste de España siguen mintiendo con todo el descaro y muy locos tienen que estar sus votantes para no darse cuenta. Ahora dicen que los encarcelados son presos políticos. Hay que ser imbécil para pensar que les va a creer alguien.

lunes, 16 de octubre de 2017

La ‘prudencia’ de Rajoy

Es imposible que el presidente del gobierno no sepa que por más admoniciones que le haga Puigdemont va a seguir en su loca carrera destructiva, por tanto, hay que esperar que el jueves, a las 10 de la mañana, se aplique, sin más dilaciones, el artículo 155.
El pueblo español va a pagar todo el daño hecho por la burguesía catalana, que ha alentado todo este proceso hacia la catástrofe, pero la factura va a correr por nuestra cuenta. No será de extrañar que nos suban los impuestos para minimizar el deterioro económico de Cataluña. Por tanto, si el pueblo español va a pagar por algo que se ha hecho vulnerando una gran cantidad de leyes durante un periodo largo de tiempo, lo correcto es que se le dé alguna satisfacción, que no puede ser otra que el encarcelamiento del mayor número de culpables posible, por un periodo de tiempo acorde con el daño causado.
También están de más los miramientos con quienes no han tenido ninguno con la gente trabajadora y responsable, así que debería proceder de inmediato a embargar los bienes de Arturo Mas, porque desde que cometió el delito hasta hoy ha tenido bastante tiempo para conseguir el dinero que se le exige.
Por otro lado, se dice que Puigdemont dispone de 70 mozos de escuadra dispuestos a defenderlo a tiro limpio si hiciera falta. Y también que los traidores esperan que a la aplicación del 155 surja una revuelta como consecuencia de la cual haya derramamiento de sangre. Ambas cosas dan idea de hasta qué punto son malvados esos secesionistas de pacotilla, puesto que en ningún momento han renunciado a los sueldos que les paga el Estado que quieren destruir. En estas condiciones es imposible que consigan lo que quieren, pero sí que está en sus manos hacer daño y no se han privado. Deben pagar y no debería temblarle el pulso al gobierno.