viernes, 29 de julio de 2016

Colau ‘borra’ a Samaranch

La alcaldesa de Barcelona ha conseguido suficientes apoyos para borrar el nombre de Samaranch de la escultura que conmemora los Juegos Olímpicos de Barcelona. Con ello, demuestra dos cosas: esa torpeza a la que ya se refirió de Azúa, y fue tildado de machista por ello, y su talante dictatorial.
En su torpeza ya se ve que es acompañada. Aunque la inteligencia sea lo mejor repartido del mundo, lo que realmente abunda es la torpeza. Todos los que apoyan a Colau dan muestras de ella.
Colau no sabe que lo que no podrá borrar nunca, porque corresponde al mundo de los hechos, es que si Barcelona tuvo Juegos Olímpicos fue gracias a Samaranch. Madrid ha intentado tenerlos, y ha gastado mucho dinero para ello, pero ya no estaba Samaranch, de haber estado los habría conseguido también. Esa capacidad de Samaranch no la podrá alcanzar nunca Colau ni aunque viva mil años.
Es lógico, pues, que Colau le tenga envidia a Samaranch, pero para ocultar esto se basa en una sandez. Era franquista. Claro, como la inmensa mayoría de los catalanes. En ningún sitio fue recibido Franco con tanto fervor como en Cataluña y tampoco visitó ningún sitio tantas veces. Con Franco, Cataluña alcanzó mayor desarrollo que nunca en su historia y Barcelona creció más que ninguna otra ciudad de España.
Si Samaranch no hubiera sido franquista no habría podido desarrollar una carrera tan exitosa y, por tanto, no habría podido conseguir los Juegos Olímpicos para Barcelona. En el tiempo de Samaranch todos los que tenían alguna ambición se hicieron franquistas, si no lo eran ya y puede afirmarse tranquilamente que muchos de los que ahora condenan con vehemencia el régimen de Franco de haber vivido en aquella época habrían sido franquistas. A partir de los años 70, cuando la llamada dictablanda, fueron muchos los que se apresuraron a cambiarse de chaqueta.


jueves, 28 de julio de 2016

Bescansa defiende a Echenique

Seguramente es la más indicada para ello, puesto que no dudo en utilizar a su propio hijo, cosificándolo, por tanto, para fines espurios, como lo era el de hacer publicidad para su partido, que falto de un ideario decente, esto es, que pueda tener alguna utilidad, necesita dar la nota una vez sí y otra también para estar en los medios.
Bescansa es una señora (y esto de señora no significa que yo la califique como tal, sino que le doy el tratamiento genérico que corresponde a las mujeres) con posibles, que tiene  servicio doméstico, por el cual se hace acompañar. No consta que las señoras que hacen esa labor para ella hayan llevado a sus retoños alguna vez para darles de mamar cuando toca.
Ha dicho Bescansa que es “vergonzante” que se utilice el régimen de precariedad de los trabajadores domésticos como arma arrojadiza contra Pablo Echenique, o sea, que no le da vergüenza reclamar privilegios para los suyos, esos que han venido a tomar el pelo a todos los ciudadanos, ricos y pobres, al ir a jurar la Constitución o a ver al Rey, vestidos de cualquier modo, y luego hacen unos juramentos que son una burla a los contribuyentes que les pagan el sueldo.
Los de Podemos son de esos que viven a costa de los pobres, puesto que les piden el voto (cabría decir que se lo exigen) y luego viven a cuerpo de rey, e incluso todas las medidas que proponen, si se llevaran a cabo, causarían graves perjuicios a los más necesitados, pues todas ellas suponen derroche a gran escala.
Son ridículas, totalmente risibles, las explicaciones que da Echenique de su pasado liberal y también daría mucha risa, si no diera miedo al mismo tiempo, esa carta cursi, patética, inmisericorde, en la que anunciaba que no dudará a la hora de extirpar las malas hierbas.

miércoles, 27 de julio de 2016

El juego que se traen Riverita y Snchz

Tras las anteriores elecciones algunos se empeñaron en interpretar el resultado de las mismas del modo que les convenía, esto es que los electores deseaban el cambio. Riverita y Snchz escenificaron un pacto que, puesto que no podía ir a ninguna parte, sólo pretendía restar votos al PP para las nuevas elecciones que, en realidad, es a donde deseaban llegar.
Celebrados los nuevos comicios, el resultado ha sido diferente al que esperaban esos dos, puesto que han perdido votos y escaños y los ha ganado el PP. Ahora ya saben que la única solución consiste en que gobierne el PP, por lo que lo correcto sería que se sentaran a negociar la mejor fórmula de gobierno para afrontar los graves problemas que tiene planteados España y para que ninguna contingencia imprevista cogiera a la nación con el pie cambiado y sin posibilidad de respuesta. Pero no. Riverita y Snchz tienen sus propios problemas y apetencias personales, que para ellos parecen ser mucho más importantes que los intereses generales.
Snchz es el candidato socialista que peores resultados ha sacado en unas elecciones, con el agravante de que cada vez saca menos votos y se estima que si hay unas nuevas elecciones dentro de unos meses aún obtendrá menos. Tiene camuflar esto de algún modo, ha de conseguir alguna pequeña victoria, un éxito parcial que le sirva de coartada antes de que sus compañeros de partido lo destituyan a la brava. Son muy gordos los problemas que tiene este hombre y los españoles deben comprender eso y esperar.
Riverita, también ve que su partido se deshincha y que su papel en el gobierno sería irrelevante y tendría malas consecuencias electorales. Se estima que sus votantes lo fueron anteriormente del PP, por lo que, a diferencia de Snchz, no puede criticar abiertamente a este partido no vaya a ser se enfaden vuelvan a su partido de siempre; por ello, personaliza sus críticas en Rajoy, esperando que eso sí que se lo aguanten. Tampoco tiene mucha prisa en resolver los asuntos la nación.

martes, 26 de julio de 2016

Degüellan a un sacerdote en Francia

Según en qué medio de comunicación se lea la noticia se puede uno llevar la impresión de que la culpa del atentado la tiene Aznar, o el PP, o el capitalismo, al que ahora le añaden el epíteto de salvaje, para que sea más fácil echarle las culpas. Nada que ver con la codicia de esos que pagan en negro o perciben cantidades astronómicas por emitir informes sobre una materia de la que lo desconocen todo.
Por supuesto que sigue sin parecerme bien que la religión católica figure en la Constitución, porque ello da pie a que otras religiones exijan tratos similares.
Dicho esto, podemos pasar a la cuestión. Han degollado a un sacerdote y parece ser que han intentado hacer lo mismo con otra persona. Parece claro que nos quieren asustar mediante esta serie de acciones terroristas, contra las que has que hay poco que hacer. Se trata de asaltantes individuales o en grupos reducidos, dispuestos a morir en el intento.
Hay mucha gente dispuesta a dejar que embrutezcan su mente y hay mucha gente dispuesta a embrutecerla y hay dinero en abundancia para el asunto y hay una religión que sirve para el caso.
En realidad, se trata de eso, de crear una barrera de odio que impida que los musulmanes se quieran integrar en la cultura occidental. Lo desconozco absolutamente todo sobre la religión de Mahoma, pero tengo noticia de que prohibió el cerdo y creo que también el vino por motivos concretos muy puestos en razón en su momento. Pero esos motivos concretos han desaparecido y la prohibición sigue, lo que significa que temen mostrarse flexibles, porque esa flexibilidad podría quitarles autoridad en primera instancia al alejar el fanatismo y luego porque facilitaría la integración de sus fieles en el mundo occidental, con lo cual ya entrarían en el camino del descreimiento. Sorprende también que los intelectuales que profesan esta religión no protesten por el mantenimiento de estas prohibiciones.

lunes, 25 de julio de 2016

Cosas raras en Baleares

En Baleares, la patria, entre otros, de Raimundo Lulio, ocurren cosas raras. En un centro turístico de primer orden, con lugares muy bellos y proclive a constituirse en un centro cultural de primer orden, por la cantidad de intelectuales que viven en las islas o las visitan frecuentemente, se impone el aldeanismo.
Es obligatorio hablar catalán, esa lengua que usan cuatro gatos, en las islas. Quienes mandan lo han decidido así y han podido hacerlo porque hay mucha gente en el mundo dispuesta a tragarse todos los sapos que hagan falta, si están condimentados con la salsa que les gusta.
He aquí pues que una mentira bien adobada y aliñada logra hacer camino. En los tiempos de Jaime I, rey de Aragón, Cataluña (Catalunya, escriben los catalufos, porque odian a la eñe y a la che), no existía; estaban los condados catalanes, que tenían muy pocos habitantes, que mayoritariamente eran analfabetos y hablaban varios dialectos, cuyos vocabularios eran parcos. Nos quieren hacer creer que esos difundieron el catalán por distintas tierras. Para ello cometen la primera felonía, o sea, incurren en la primera falsedad: al Reino de Aragón le llaman Confederación Catalano-Aragonesa. Al final resultará que no es que Teruel existe, es que Aragón no existe. Todo era catalán.
Y esas glorias, inventadas, ficticias, inexistentes, quiméricas, ilusorias, delirantes, imaginarias, fantásticas, artificiosas, han calado en mucha gente, es decir que la verdad viene a ser como un aguafiestas a quien nadie quiere ver.
Resulta que la lengua catalana, que hasta Pompeyo Fabra estaba dividida en varios dialectos, es decir, no tiene ni un siglo de vida, se ha encontrado con un pasado glorioso, porque se lo han procurado estos pájaros de cuenta. Y esta barbaridad se la han tragado personajes que en otras cuestiones se muestran de un modo muy razonable y están muy alejados del nacionalismo. Pero las bolas que lanzan los nacionalistas son tantas y es tanta la presión que meten, y es tan molesta la verdad, que muchas se dan por buenas.

domingo, 24 de julio de 2016

De Prada, el niñato

Hay cosas que no se le pueden negar a Juan Manuel De Prada, como su bella prosa o su notable inteligencia, pero tampoco debería caer en saco roto su tendencia a desbarrar, como lo demuestra en la entrevista publicada hoy en El Español.
Quizá ello se deba a su índole caprichosa y a su incapacidad para ver las cosas sin prejuicios, dado que se pone unas gafas de colores para ver la realidad. En cierto modo, hay un paralelismo o similitud entre él y los nacionalistas. Los colores de De Prada son los religiosos y con razón se dice que los nacionalismos y las religiones son muy parecidos.
Para De Prada en el principio era la Religión y todo lo que no se articule a través de la religión está condenado al fracaso. Eso es una barbaridad. La religión puede ser una ayuda para el ser humano, pero con más frecuencia de que la que sería deseable, es decir, con una irritante frecuencia, es utilizada como herramienta de dominio, como método para subyugar a los pueblos. Por eso sería muy conveniente que las naciones no aceptaran sin más cualquier cosa que se presentara como religión, sino que exigieran unos requisitos e impusieran unas normas para que pudiesen actuar.
Jamás se podrá demostrar la existencia de Dios y la ciencia ha demostrado que no es necesario para la vida. Tampoco es necesario creer en Dios para ser buena persona, pero muy a menudo quienes se dicen creyentes resultan ser verdaderos diablos.
Partiendo de esa base, todo el discurso de De Prada cae al suelo y se hace añicos.
Es muy peligroso que las naciones se configuren en torno a una religión, puesto que de ahí al fanatismo hay menos de un paso. Es mucho mejor que se centren en los altos ideales humanos, o sea, en torno a la razón. Cuando se centran en los sentimientos, tan manipulables, enseguida viene el disparate y a continuación la catástrofe.


sábado, 23 de julio de 2016

Irónico Savater

Le hicieron una entrevista a Fernando Savater, una de las pocas personas dignas y desinteresadas que hay en España, en la que mostró su lado más tierno, bondadoso e inteligente y enseguida se le echaron los desalmados al cuello, que incluso le trataron de torpe, por no entender las causas por las que surgió ETA.
Ese reproche es ridículo. La banda terrorista surgió porque hay asesinos y hay canallas dispuestos a apoyar a los asesinos. ¿Cómo no va saber eso Savater?
De todos modos, lo sucedido es lógico. La entrevista fue publicada en un medio que puede considerarse metafóricamente como una cuadra y los asiduos están acostumbrados a que se les suministren algarrobas, heno, alfalfa y similares. En cuanto se les coloca una exquisitez la rechazan, como es lógico.
De todos modos, al filósofo todo eso le resbala, puesto que siendo fiel a su vocación se ha dedicado a vivir según sus ideas, incluso a costa de su comodidad y de su currículum académico y a riesgo de su vida. Vio claramente que el terror inficionaba la vida pública en la parte de España en la que vivía y también la del resto y dedicó gran parte de sus energías y de sus saberes, que son muchos, a intentar frenar este veneno. Esto le ha valido para que los canallas y los cobardes lo señalen como enemigo y, como consecuencia de eso, mientras él se engrandece como ser humano ellos se empequeñecen en este aspecto.
O sea que para Fernando Savater todo esto es como el ruido de las excavadoras. Acelera el paso cuando las oye, para que la distancia amortigüe la molestia que causan, y mientras tanto ha escrito otro artículo lleno de ironía y buen humor, titulado Mortales, y se agradece que en sus circunstancias haya hecho ese esfuerzo y sembrado, una vez más, sabiduría.
Para que la recojan los que pueden (que no son los de Podemos, qué más quisieran).