domingo, 28 de mayo de 2017

¿Pitaban al Rey?

Pues no, no le pitaban al Rey, me pitaban a mí, porque el Rey acudió en representación mía y de otras muchas personas. De todas las personas, concretamente.
Los de la pitada dieron pie a que se recordara a sus padres y a sus madres, porque desde luego que no hicieron un buen trabajo con ellos. No les inculcaron las virtudes cívicas, ni a respetar la palabra dada, ni a comportarse con decoro.
Esos que pitaban estaban traicionando a todos los españoles, incluso a los que pitaban con ellos, pero es difícil que un mastuerzo pueda comprender este concepto, y los que pitaban son mastuerzos en grado superlativo.
El Rey asistió al partido en representación de todos los españoles, y los que pitaban, les guste o no, son españoles, por tanto, se pitaban también a sí mismos. O sea, que son maleducados y torpes.
Todo lo que hacen o dicen esos que no quieren ser españoles, que es como si dijeran que no quieren ser rubios, o morenos, o altos, o bajos, tiene mucho que ver con el esperpento y poco o nada con la seriedad.
Pitan al Rey porque es gratis y se puede hacer de forma impune. Si quienes lo hacen tuvieran la capacidad de discurrir sobre el asunto y hubieran conservado también la de avergonzarse lo pasarían mal. Así las cosas, el hecho de que tengan las capacidades cerebrales dañadas viene a ser una ventaja, porque evidentemente tampoco gozan de arrestos para actuar de acuerdo con sus razonamientos, sino que lo suyo consiste en hacer lo mismo que las gentes de su entorno, sea lo que sea lo que haga este entorno, generalmente cosas que no tienen sentido ni lógica, pero todos hacen lo mismo y eso les basta. Ahora sale el Rey y le pitan y ríen gozosamente por la ‘hazaña’ que han llevado a cabo, sin percatarse de con ello se han ido a situar un centímetro por debajo del cerdo.




sábado, 27 de mayo de 2017

El Consell se queja de un juez

Pero ocurre que ese juez, cuya motivación desconozco, al final resulta que defiende los intereses de los valencianos y también del resto de los españoles y lo hace por partida doble o triple.
Ocurre, en primer lugar, que los españoles tenemos una lengua con la que se puede viajar por casi todo el mundo y hay unos señores que por intereses espurios pretenden que la dejemos de lado y pasemos a hablar lo que según el Padre Batllori es un dialecto infame e infecto.
Es cierto que el engreído Aznarín, que en sus primeros tiempos era más humilde, necesitaba los votos del Honorable, o Muy Honorable, o Más (quizá fuera mejor sin la tilde) que Honorable Pujol, por cuyo motivo encargó a Zaplana la felonía de acabar con la resistencia de la RACV, cosa que llevó a cabo fundando la fenicia e innecesaria AVL. Un tal Camps, de cuyo equilibrio psíquico cabe dudar, remató la faena incrustando a la nefasta AVL en un nuevo Estatuto que nadie pedía. A partir de ahí, los catalanistas han visto el camino expedito para imponer ese dialecto infame e infecto, porque los catalanistas no son nadie si les quitan la capacidad de imponer. Al final, tienen el fracaso asegurado, porque ese dialecto infame e infecto no lo hablan más que cuatro gatos, mientras que con el español se puede ir por casi todo el mundo. No obstante, ese intento fallido nos habrá costado un buen dinero a todos.
Y ese es otro mérito del juez, porque con su actitud nos ahorra el dinero de la traducción, y también el ridículo. ¿Qué necesidad hay de hacer el ridículo? Lo hicieron dos andaluces en el Senado utilizando el pinganillo, uno hablando la lengua que entienden todos, y que tuvo que ser traducida para el otro, a pesar de que era innecesario, y el otro usando ese dialecto infame e infecto, que no domina, y que tuvo que ser traducido para que su compañero lo entendiera. La estupidez fue pagada con dinero de los impuestos.


viernes, 26 de mayo de 2017

Pedro hundirá al PSOE

Algunos piensan que a corto plazo recuperará muchos de los votos que han ido a Podemos, pero esto no pasa de ser un deseo, puesto que con lo único que cuenta es con demostrar a todos que su odio al PP y a Rajoy es mayor.
No ha demostrado más capacidad intelectual hasta el momento que esa, al tiempo que ha hecho ver su ambición sin límites y su extraordinario egoísmo. No le importaría llevarse por delante a su partido, o a España, con tal de conseguir sus propósitos.
Podemos le sobrepasará por la izquierda, eso es seguro, porque tiene menos trabas en ese sentido, y por el centro ya se relame Riverita mientras medita el modo de ganarse a los votantes socialistas moderados.
Al PP le interesa adelantar las elecciones, ya la vez anterior le interesaba repetirlas por tercera vez y no lo pudo hacer porque el PSOE reaccionó a tiempo y destituyó a su Secretario General. Ahora ha dicho Rajoy que no piensa adelantarlas, porque lo que le conviene es que si las adelanta que se vea claramente que es por culpa de otros.
Pedro sabe que en cuanto haya un motivo, que lo habrá, querrán volver a destituirlo y esta vez no le darían opción a volver, motivo por el que pretende acaparar todo el poder, con el fin de que no sea posible repetir la experiencia. O sea, que por muy en peligro que esté la supervivencia del partido seguirá en su cargo.
Hundirá al PSOE porque en lugar de extirpar la peste que tiene en su seno, que es el nacionalismo, lo ha alimentado. Ya no recuerda que él mismo dijo que el socialismo no tiene nada que ver con el socialismo. ¿Cómo lo va a recordar si ha ganado las primarias gracias a socialistas catalanes que de socialistas no tienen nada?
Habrá que resignarse, pues, a soportar a Podemos y a ver desaparecer al PSOE.

jueves, 25 de mayo de 2017

El golpe de Estado

Se sabe cómo empiezan las cosas, pero no cómo acaban. El desafío del gobierno catalán, que lo ha hecho sin tener en cuenta la voluntad de los catalanes y si se sigue escarbando se ve claramente que los partidarios de la secesión eran muy pocos en años anteriores y sólo la dejadez de los anteriores presidentes de España ha permitido que siga creciendo, ha surgido como consecuencia de una serie de disparates enormes y perjudica a todos, pero principalmente a los catalanes.
Los nacionalistas no pueden presumir de haber hecho nada bueno, porque no han hecho más que maldades y han dado motivo a que se cometan otras. Todo el mundo entiende que si no hubieran existido los partidos nacionalistas tampoco lo habría hecho el terrorismo, en el caso de España, obviamente.
Todo el mundo espera que Mariano Rajoy haga algo, pero quien sí habría hecho es Rosa Díez y no la votaron, así que el deseo de que el gobierno tome la iniciativa tampoco es tan grande. No se tuvo en cuenta para votar.
Por su parte, el presidente del gobierno tiene una gran capacidad para quedarse quieto, pero antes de criticarlo por eso hay que fijarse en el resto de los componentes de la Casta, comenzando por el coletas y observar su afinidad con los etarras. Rajoy no puede pretender de ningún modo que el coletas le apoye, por muy beneficiosa que sea para los españoles la acción que pretenda llevar a cabo. Luego está el guaperas, que ha retornado a la Secretaría General del PSOE, cuyo ideario, según advirtió el propio Alfonso Guerra, consiste en el odio al PP. Si el partido socialista tuviera una actitud clara e inequívoca en este sentido, Rajoy no tendría más remedio que actuar, pero no habría tenido necesidad de hacerlo porque los secesionistas son sinvergüenzas pero no tontos y no se habrían atrevido. Claro que si el PSOE tuviera una actitud correcta en este caso habría sido Susana Díaz quien ganara las primarias. Y queda Riverita, pero ya no hay espacio para él.

miércoles, 24 de mayo de 2017

El terror, de nuevo

Los terroristas han golpeado nuevamente. Da igual el lugar en que lo hagan, ellos quieren aterrorizar a todos los que tratamos de vivir en paz y en armonía.

Los españoles tenemos experiencia en estas cosas, puesto que hemos sufrido una banda criminal durante muchos años y ahora parece que ya no está y lo que ocurre es que ha cumplido sus objetivos y se encuentra en otra fase, en la que pretende redondear el éxito.
Tenemos experiencia de vivir bajo el terror, pero no parece que la hayamos aprovechado, porque en lugar de extraer las conclusiones pertinentes y obrar en consecuencia, el pueblo español, mayoritariamente, prefiere el olvido, opta por encogerse de hombros, por permitir que se homenajee a los asesinos y que se ofenda y menosprecie a sus víctimas.
No hemos aprendido a combatir el terror, sino a convivir con él. Hay partidos en España cuyo ideario ha servido como motor de arranque y de sostenimiento a los terroristas. Esos mismos partidos que ahora desean que se excarcele a los terroristas presos. Y otros partitos están más dispuestos a pactar con Bildu que con el PP, dicho esto para concretar la situación que vivimos y que viene a indicar que la sociedad española no está preparada mentalmente para combatir al terrorismo, porque para ello debería tener unas nociones básicas de dignidad y de amor a la justicia y en cambio prevalecen el sectarismo y el odio.
Tenemos en España varios políticos capaces de rivalizar con Fernando VII, personaje que puede considerarse como vil entre los viles.
Pues ahora los hay que no esconden sus armas, que son el odio, el insulto, el gusto por ofender y afrentar, la admiración hacia quienes nos odian, que apoyan todo lo que piensan que puede molestar a lo que llaman la derecha, aunque perjudique a todos. Todo ese caldo de cultivo favorece a los terroristas.

domingo, 21 de mayo de 2017

La pulsión suicida del PSOE

El PSOE, en su día, se desembarazó del marxismo, pero en la misma tacada debió desprenderse también del nacionalismo. Creo que incluso ese Pdr Snchz de cuyas dotes intelectuales no tiene buena opinión Antonio Elorza ha dicho alguna vez que socialismo y nacionalismo son incompatibles.
Pero una cosa es hablar y otra actuar y lo que haya dicho Pdr Snchz un día puede no tener vigencia al siguiente.
El caso es que el PSOE lleva el germen de la autodestrucción en su seno y es el nacionalismo. Que el encargado de finiquitar al partido sea Pdr Snchz, si gana las primarias, es lo de menos. Si el PSOE tuviera un ideario claro y consistente, cosa que el nacionalismo existente en su seno impide que ocurra, no es probable que Pdr Snchz hubiera podido llegar hasta donde está, puesto que no se le conoce más idea que el odio a la derecha.
Se le sabe poseedor de un egoísmo exagerado, hasta el punto de que lo ciega, y de una ambición sin límites. Es decir, con tal de conseguir sus propósitos es capaz de cualquier cosa. Hundir al PSOE, trocear España, lo que sea.
No dudaría en echarse a los brazos del coletas, de Junqueras, de Puigdemont, de Otegui, y lo que quedaría del PSOE después de cualquier alianza con los anteriormente citados sumiría en el dolor a muchos socialistas, que se culparían por no haber sabido defender las esencias de su partido. Y claro que serían culpables, porque se han dejado contagiar el odio, tan consustancial al nacionalismo, por otra parte.
Felipe González, al que puede considerarse como el fundador de este partido, aunque la historia demuestre que es reacio a asumir responsabilidades, en su fuero interno sabe que la culpa es suya y está haciendo lo posible y lo imposible para evitar la catástrofe. Pero ya no tiene el mismo predicamento entre los socialistas que tuvo. Y de esto también es culpable.

sábado, 20 de mayo de 2017

Podemos y las gallinas

Cuenta la leyenda que las gallinas en cuanto ven una heridita o una gota de sangre, incluso en una de ellas, corren todas a picotear y lo hacen de forma maquinal y sin descanso.
De modo parecido actúan los tuiteros de Podemos, que parecen estar esperando siempre la ocasión propicia para acudir en tropel a linchar o hacerle escrache cuando creen que pueden sacar tajada de algo. La cuestión es que el personal les tenga miedo y no se atreva a actuar o hablar con normalidad. Ellos imponen su ley, un poco así como ocurre en Venezuela, en donde hay delincuentes incontrolados que siempre atacan a los mismos, o sea, a los que no adictos al régimen; o sin ir tan lejos, a lo que ocurre en el País Vasco, en donde también hay bandas contundentes, o en Cataluña, en donde actúa Arran, o tipos que van por la calle con un bloc y un bolígrafo, para apuntar a los díscolos.
Las huestes de Podemos tienen arsenal de insultos muy limitado y poco imaginativo. Deberían procurarse ‘El gran libro de los insultos’ de Pancracio Celdrán Gomariz, con lo cual no sólo accederían a un gran número de voces cuya existencia ni siquiera sospechan, sino que además conocerían su significado y su procedencia, claro que a ellos no les interesa tanta filigrana, puesto que lo que quieren es ofender y amedrentar. Pero si además quieren simular alguna distinción o dárselas de eruditos pueden adquirir también el ‘Manual de insultos para políticos’, del mismo autor, con lo cual quizá logren no dar una idea tan penosa de sí mismos, puesto que su obsesión es insultar, pero luego tienen pocos recursos para ello.
Incluso hay uno que se dirige al papa, pero lo hace con intención de joder, en la peor acepción de esta palabra. Es posible que el papa, por muy compatriota suyo que sea, suelte una maldición.