jueves, 20 de mayo de 2010

¡Peligro!, Zapatero amenaza a los ricos

Cada vez que Zapatero abre la boca nos podemos esperar una trastada. Casi la primera vez en que lo hizo fue para llamar a todas las redacciones para avisar de un hecho que iba a pasar inadvertido: ¿Habéis visto lo que he hecho? Se había quedado sentado al paso de la bandera de Estados Unidos. Ahora estamos en la fase del acontecimiento planetario. Acaba de anunciar, sin dar detalles, una subida de impuestos a los ricos.
No sé quiénes pueden ser los más ricos de España, pero por las noticias de la prensa se puede tener como muy adinerados a Felipe González, José María Aznar, Emilio Botín, que, si no me equivoco, suele defender a Zapatero, César Alierta, Isidro Fainé, Jordi Pujol, las hermanas Koplowitz, los Albertos, Eduardo Zaplana, José Bono, los presidentes de los clubes de fútbol, la familia Polanco, Juan Villalonga, etc. No me creo que Zapatero les vaya a sacar ni un céntimo más a estos personajes. Entre otras cosas, porque ellos tienen reputados asesores fiscales y magníficos gestores, que les aconsejan a la hora de invertir y de cumplir con sus obligaciones fiscales. Lo que viene a significar el anuncio presidencial es que necesita recaudar más y alguien lo va a tener que pagar. La chapuza que hizo a la hora de recortar, y es chapuza porque lo debería haber hecho es acabar con el derroche de los políticos, puede tener una segunda parte. Basta con poner en Google “fraude fiscal en España”, para advertir dónde está el remedio. Todo consistiría entonces en reducir, y se puede reducir mucho, lo que nos cuesta a los ciudadanos la clase política española, y en reducir el fraude fiscal a la mitad. Pero Zapatero no ha llegado al gobierno para trabajar. Sus designios son otros.

'El estupor y la maravilla'
'Mil millones de mejillones'
'Camaleones, desmemoriados y conversos'
'Compañeras de viaje'
'No destruirán nuestra libertad'
'Todo el amor y casi toda la muerte'
'Tu mente en forma'
'Ansiestrés'

1 comentario:

Rafael del Barco Carreras dijo...

JOSÉ BONO Y URBIS VS. CAJA SUR O LA REBAJA DEL SUELDO A LOS FUNCIONARIOS.



Rafael del Barco Carreras



24-05-10. Si a diario se añade un nombre a la Gran Corrupción, no es menos cierto que nada hay nuevo bajo el sol. Las fórmulas son las de siempre. Cuando aun no ha terminado el juicio del Caso Hacienda de Barcelona, donde se acusa a Núñez y Navarro de abaratar unos pisos a favor de inspectores de Hacienda, nos salta que Reyal-Urbis hace lo propio con el presidente del Congreso. Urbis una de las inmobiliarias clave en “Barcelona, 30 años de corrupción” y por lo tanto en este juicio. A resaltar que los Núñez son una empresa privada productiva, y Urbis ha servido de siempre para que roben políticos y financieros.



Un comentarista añade a mi escrito de ayer sobre el citado en el juicio, Antonio de la Rosa Vázquez, y su hijo, el acusado Javier de la Rosa;

“sin duda nuestra gran
preocupación es tener un país limpio, algo difícil ya que a lo
largo de la historia siempre están
ahí”,

y no es que “estén ahí”, lo abarcan todo y prácticamente han arruinado el País.



Lo de Bono no deja de ser una más de las anécdotas que si me dejan huella (y al parecer no extrañan ni ofenden demasiado a la sociedad en general) es porque a mi por mucho menos ¡muchísimo menos! tras tres años de cárcel me condenan por encubrir a Antonio de la Rosa, pura corrupción la condena y cárcel. Pero existen tantos “bonos”, de derecha e izquierda, que alguien con mi propósito, es decir, entender mi propia vida y circunstancias, me desbordarían, y a decir verdad solo involucro a mis escritos aquellos nombres que remueven, si no ya la conciencia pública, si la mediática de unos atacando y otros desmintiendo o “encubriendo”. Fórmula ésta, la de las acusaciones cruzadas, que permite tejer un tapiz bastante completo de lo que sucedió o sucede.



Y sin relación aparente, aunque mucha a mi entender, se interviene Caja Sur. Otro nombre, Castillejo, un cura. De entrada se me ocurre que esa intervención, sumada a otras cajas y caixas, en lo que se ha llamado “intervenciones virtuales”, dejan sin sentido las cifras del famoso decreto en que se rebaja el sueldo de los funcionarios. Por de pronto, se dice, en Caja Sur 500 millones de euros, que serán el doble, triple o más. La Caixa de Cataluña de Narcís Serra, con cifras antes de la fusión de 60.000 millones de euros de “activos” y en práctica “intervención virtual”, necesita y necesitará tras la fusión más que los 15.000 millones de ahorro de las medidas anticrisis de Zapatero.



Algún creyente del Sistema me contestará que no tiene nada que ver la rebaja del déficit público con las regulaciones e intervenciones en el Sistema Financiero. Un empacho jurídico o de simples cursillos de economía conducen a esa conclusión. Pero en nuestro País, todo concluye en una “caja única”, Banco de España, y el Sistema Financiero no solo ha desestabilizado los ya imposibles Presupuestos Generales del Estado (o viceversa), sino amenaza acabar con ese “estado del bienestar” tan discurseado.



Nunca tan pocos acabaron con tanto esfuerzo ajeno.