lunes, 27 de febrero de 2017

Homs casi acierta

Me refiero a lo que ha dicho sobre los juicios a los que están siendo sometidos él y otros secesionistas, que es que si hay condenas será el fin del Estado español.
Casi acierta, porque será el fin, pero no de España sino de ese delirio que él y unos cuantos desleales no sólo a España, sino también a sus administrados, han contribuido a formar.
Son desleales a los propios catalanes, a los que les siguen la corriente y a los que no, porque no tienen en cuenta las consecuencias que este desvarío va a tener para ellos. El daño que han hecho a Cataluña y consecuentemente a España es muy grande e incluso puede que irreversible para la región que administran.
Además, Homs ha manifestado al Tribunal Supremo lo siguiente: "Yo admito todos los hechos que usted me incrimina e incluso podría añadir más porque fue mi obligación hacer lo que hice". Pues no. Su obligación era y es cumplir y hacer cumplir la ley y puede decirse que ha defraudado a los ciudadanos de todos los modos posibles, porque además de sus incumplimientos de la ley, de los que encima se vanagloria, tampoco la hace cumplir, puesto que Cataluña es, de largo, la región más corrupta de España.
Algún día tendrán que abrir los ojos esos catalanes a los que han arrastrado a una aventura que en modo alguno podía salir bien, sino que conduce directamente al precipicio. Tendrán que abrir los ojos cuando se den cuenta de que se están empobreciendo, mientras que quienes les empujan se enriquecen, y que los catalanes han perdido en todo el mundo el prestigio que llegaron a tener.
De momento se pide la inhabilitación para los que están siendo juzgados, pero no cabe descartar que en posteriores juicios algunos vayan a la cárcel, y este va a ser el momento en que muchos catalanes van a respirar tranquilos y satisfechos.


1 comentario:

Juan G Navarro dijo...

Hace unos diez años nos pusimos en contacto referidos a aquellos lares comunes en los que coincidimos. Nuestro canal fue la red cortésmente nos saludamos e incluso mentamos de Gabriel. Poca distancia en kilómetros nos separan nuestros hallares donde moramos. Jamás coincidimos, no tuve el gusto y placer. Aunque seamos vecinos tú vives en la ciudad y yo en un pueblo cercano arrimado a la capital. Ha sido gustoso el leerte, hay jugo y te di aprecio mas me escurrí cada vez que me acerqué y resbalado fui cayendo buscando el suelo. Hice comentarios sin más para decirte que estaba ahí con voz sonora te mostraba que te leía. Discrepaba por rol de personaje, nunca fue verdad. Mindundi fui, soy y seré sin más. Ya no habrán más discrepancias el muro de Trump aquí se alzará. Si acaso te leyera no se notará, tu estrado puedes seguir gozando intentando denunciar a veces la noticia del día en otras los pensares trascendentales que se pueden cuestionar. Si me influyes no lo sabrás. No creo en más resueltos, nada más de lo que hablar. Cerraré aquí y todos contentos ya llegó el punto final.