lunes, 20 de marzo de 2017

Último aviso de Puigdemont y Junqueras

Creo que Serrat y Sabina, o viceversa, hicieron una gira bajo el título ‘dos pájaros de cuenta’, pero tampoco estoy muy seguro, de modo que si no estoy en lo cierto no me lo tengan en cuenta.
Pero en cualquier caso dense cuenta de que el título ‘dos pájaros de cuenta’, les viene como anillo al dedo a estos dos botarates que dirigen los destinos de los catalanes. No los llevarán al desastre total porque la Constitución lo impide.
Es más que probable que estos pájaros de cuenta acaben enjaulados, porque contra las vocaciones fuertes no se puede luchar. No hay manera de que una idea sensata penetre en sus cerebros, que están huecos, vacíos por dentro, eso es seguro, y además cerrados a cal y canto. Sólo pueden introducirse en ellos cosas que se cuecen en otras partes del organismo humano, o animal, para ser más exactos.
Había un mañico que le decía al tren: chufla, chufla, que como no te apartes tú…, pero eso es un chiste, y lo que hacen esos dos, y otros que son como ellos, es perjudicar gravemente a muchas personas. A unas porque las han vuelto locas y la locura que les han inoculado es incurable, y a otras porque a pesar de que se dan cuenta de la burrada y se niegan a ser cómplices, se verán perjudicadas económicamente, pero también porque habrán visto derrumbarse muchas cosas a su alrededor.
Obviamente, a los pájaros de cuenta esas cosas no les importan, ellos levantan el vuelo y una vez en el aire van dejando caer sobre los demás esas cosas que expelen por el ano, porque el hecho de que tengan la cabeza hueca no significa que ocurra lo mismo en el resto de sus anatomías. De hecho, uno tiene una pelambrera abundante y una sonrisa torpe y el otro parece un tipo decidido a hacer el ridículo.