jueves, 21 de octubre de 2010

El ministerio de Igualdad merece la pena que exista durante mucho tiempo

Cuenta la leyenda que Marco Atilio Régulo cumplió la palabra que había dado, regresando a Cartago en donde sabía que iba a ser torturado hasta morir. También cumplió su palabra el niño del poema Sur une barricade, de Victor Hugo, regresando a que le fusilen.
José Luis Rodríguez Zapatero, en cambio, ha descubierto que no sentirse vinculado por la palabra dada ofrece muchas posibilidades de maniobra. Y si no se le tiene en cuenta que falte a su palabra todavía más. Es de suponer que si Zapatero leyera las historias de los personajes citados anteriormente pondría cara de extrañeza.
Lo suyo es otra cosa. Según informaciones publicadas por toda la prensa el 6 de marzo de este mismo año, el presidente del gobierno español dijo que el ministerio de igualdad merece la pena que exista durante mucho tiempo. Apenas unos meses más tarde ese ministerio ha dejado de merecer la pena. Ahora el viento sopla por otro lado. Hay que comprender que una cosa es defender la vida, como ocurre en los casos anteriores y otra defender el sillón presidencial, como es el suyo. Un sillón presidencial ofrece la oportunidad de hacer mucha destroza. De momento, a Zapatero le queda un año y medio, que según él es mucho tiempo. Y puede que gane las próximas elecciones, en cuyo caso podría no quedar piedra sobre piedra.
Hay que destacar que Zapatero tampoco quiere que el personal se aburra, y si bien es cierto que ha retirado a Bibiana Aído, cuyas ocurrencias daban lugar a innumerables comentarios, no elogiosos precisamente, ahora ha dado una vuelta más de tuerca y ha colocado a otra que puede dar que hablar en el mismo sentido, Leire Pajín, pero es que además la ha colocado en un ministerio de suma importancia, el de Sanidad. Quienes se pongan enfermos de ahora en adelante sabrán lo que vale un peine. Quizá todo el mundo comience a cuidarse ahora como nunca antes lo había hecho. Quien no haya dejado de fumar todavía, que se dé prisa.

'Tauroética'
'Fábulas contadas a los niños'
'Espejismos'
'Hablar sin palabras'
'Los tiburones han muerto'
'El Cid contado a los niños'
'Ninfas'
'El día del juicio'

1 comentario:

Redacción dijo...

El ministerio de igualda fue un error táctico. Apenas ha hecho nada por la igualdad hombres y mujeres. Su único logro, nada despreciable a sido la ley del aborto, una ley que deberia de haberse tramitado de una forma mas discreta, pues de buen seguro la derecha tambien esta de acuerdo pero la batalla politica prima sobre las necesidades sociales.