lunes, 14 de noviembre de 2011

¿Los mercados al servicio de la política?

Quienes atacan al capitalismo, con el único fin de facilitar su labor, le han puesto apellido. Capitalismo salvaje le llaman. Recuerdo que muchos accionistas del Valencia CF vendieron sus acciones a Paco Roig y que al hacerlo no pensaban en el club de sus amores, sino en las ganancias que obtenían en la venta. ¿Eran unos salvajes capitalistas?
Quienes critican al capitalismo se callan la alternativa, que no es otra que la total pérdida de libertades. Y cuando al ser humano le quitan la libertad, se lo quitan todo. Incluso la ilusión y la esperanza (nada que ver con la de los madrileños).
También los hay que dicen que los mercados han de estar al servicio de la política. Y nada más nos faltaría eso. Los políticos, por regla general, quieren mangonearlo todo. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, han acabado con toda la prensa y todos los bancos y cajas valencianos. El fútbol, que también es objeto de interés de los políticos, nos costará mucho dinero a los contribuyentes, por ese motivo.
Los mercados están para lo que están, y puesto que en cuanto la gente, en términos generales, ve dinero a ganar no piensa en nada más, lo que tiene que hacer la clase política es poner unos límites y unas normas de funcionamiento, con el objeto de que la codicia actúe en beneficio de todos y haga el menor daño posible.
Lo que ocurre es que para eso, todos los países del mundo deberían tener las mismas leyes, porque el capital salta de país en país, buscando el que más le conviene. Y es en este punto cuando se choca con el egoísmo nacionalista. Ninguna nación quiere renunciar a sus ventajas, aunque por culpa de ellas ocurra una catástrofe en otro lugar. Los nacionalismos son evitables, el capitalismo, al menos por ahora, no.

1 comentario:

El Periódico de El Prat dijo...

Bueno, está la opción socialdemocrata que tan buenos resultados ha dado en el norte de Europa y Costa Rica. Claro que se necesitan políticos honestos, algo dificil de encontrar.