martes, 2 de junio de 2009

Garzón y el Anís del Mono

Imputa el Tribunal Supremo a Garzón y El País se pone hecho una furia. Javier Gómez de Liaño se duele porque piensa que esto desprestigia a la justicia. El Mundo explica que el Poder Judicial trata con mucha blandura a Garzón. (Del Pozo, desde la tribuna que primero le fue ofrecida a Alfonso Ussía, aprovecha el barullo para contar la historia del Anís del Mono. Otros columnistas de la prensa de papel, o sea no blogueros, ni siquiera merecen ser leídos.)
Los periódicos, por su parte, procuran no morder la mano que les da de comer a cada uno de ellos. El País, por ejemplo, tiene menos interés en las cuestiones que atañen a Chaves, que en las que perjudican a Camps, siendo en principio más graves y más claras las del primero. Lo que ocurre es que el contribuyente español piensa que, en este país, casi todos los políticos ayudan a sus familiares y amigos.
La actualidad nacional no sería mucho peor si obedeciera los designios de tal mono. “Los españoles podemos y vamos a salir de la crisis” suena a aquello de “ha dicho el prior que vayáis y trabajéis y luego comeremos”. La clase política derrocha el dinero de los contribuyentes, como si fuera interminable, mientras quienes carecen por completo de él observan la escena con ese fatalismo que ya parece incrustado en los genes. Aún hay quienes dicen: “eres más tonto que un obrero que vota al PP”, como si votar al PSOE fuera mejor.
Volviendo a Garzón, el hombre que veía amanecer, ese juez de mirada larga y limpia, con el afán siempre puesto en la justicia, tiene ante sí tres retos apasionantes: puede elegir entre investigar la matanza de Tiananmen, las torturas a los saharauis o las andanzas de Putin, por ejemplo.
'Ensayos'
'El Gran Libro de la Historia de las Cosas'
'Anatomía de un instante'
'Yo, lo superfluo y el error'
'La hija del caníbal'
'Un día de cólera'
'Contra el Arte y otras Imposturas'
'Contraluz'

2 comentarios:

filomeno2006 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marta Salazar dijo...

Hola hola!

pero Garzón no estaba en los EEUU?

un abrazo!