sábado, 11 de diciembre de 2010

Jordi Pujol critica a Vargas Llosa

Jordi Pujol es corrupto. No por lo que sucedió con Banca Catalana, asunto del que salió bien librado, aunque los accionistas de este banco quedaron escaldados para siempre, sino por las cartas que según María Consuelo Reyna le escribía a Xabier Casp: “He visto cartas de Pujol insistiéndole que escribiera en catalán y ofreciéndole todo lo que podría tener una persona.” La peor corrupción de todas es la que se hace a la vista de todos y es consentida.
Mario Vargas Llosa hizo un discurso formidable, de los que calan hondo y tiempo después de haberlos leído siguen saboreándose. Ah, pero se refirió, de forma incontestable, a los nacionalismos y, entre otras cosas, dijo: “Ojalá que los nacionalismos, plaga incurable del mundo moderno y también de España, no estropeen esta historia feliz.” Habiendo dicho eso, todos los afectados por la terrible plaga, que son legión, esperaban que Jordi Pujol, uno de los mayores sacerdotes de esta religión que es el nacionalismo, aprovechara que tenía que dar un discurso en un acto para responder al escritor. Lo hizo, pero de forma inconexa, como si no hubiera leído el discurso de Vargas Llosa y se ciñera tan sólo a algunos titulares. No se ha atrevido Jordi Pujol a rebatir los argumentos de Mario Vargas Llosa. La diferencia entre ambos es que el escritor se dirige al cerebro de sus lectores, mientras que el político catalán se dirige a los sentimientos de sus simpatizantes. Ya se sabe que quienes hacen eso buscan manipular, porque los sentimientos son fácilmente manipulables.
El futuro se recordará a Mario Vargas Llosa no sólo por sus obras literarias, sino también por el valor con que se ha enfrentado a las injusticias y las ha denunciado. El alegato contra los nacionalismos –esa plaga-, se leerá con admiración dentro de unos siglos, y quizá, en letra pequeña, aparezca la queja de Pujol. Pobre.

'El Quijote contado a los niños'
'La aventura del cálculo'
'Chitón. Historia de una infancia'
'Diario de Amelia'
'Antes de que se me olvide'
'Pobres mujeres'
'Tres ataúdes blancos'
'Elemental, queridos humanos'

2 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Mucho me temo que la plaga es incurable

Helio dijo...

El problema de Cataluña es que la mayoría de sus políticos han hecho piña con el catalán. Es probable que dentro de unos años sus descendientes se acuerden del castellano.
Siempre ha ocurrido que el cantante o el escritor que no cantará o escribiese en catalan lo consideraban ciudadano de segunda.
Saludos.