lunes, 19 de noviembre de 2012

Lo del alma socialista

Y va Valenciano y le espeta a Trujillo ¿dónde has dejado tu alma socialista?, en un debate entre ambas en twitter, y a continuación le explica cuál es la postura actual del partido.
En cuanto alguien se sale de lo políticamente correcto se le llama enseguida al orden. Por otra parte, no me extrañaría que la mayor parte de los desahucios que se están llevando a cabo procediera de hipotecas que se firmaron durante el gobierno socialista, por la sencilla razón de que fue durante ese tiempo cuando los pisos estaban más caros y cuando las entidades financieras arriesgaron más con el fin de hacer negocio.
Los hay, o al menos los había, que iban todos los días a misa y a comulgar, y con eso ya se creían mejores que los demás. No se daban cuenta de que con esa manera de pensar pervertían su acción. Del mismo modo, los hay que dicen soy socialista y con eso ya proclaman su superioridad moral. Eso también es una perversión. Se puede pensar que las ideas socialistas, o los métodos socialistas, son mejores, pero no que quienes profesan otras ideas son peores.
Evocar el “alma socialista” viene a ser lo mismo que hacen Pujol y algunos más, ahora en el candelero por otros motivos, cuando se envuelven con la bandera para que nadie se fije en sus fechorías. También invita a pensar que en España no se ha acabado la guerra, esa cosa tan incívica.
Suponer que alguien sea mejor que otros por el simple hecho de que haya elegido la ideología socialista es antidemocrático, además. Un demócrata debe creer que su ideología, si la tiene, es la mejor, puesto que por eso la ha elegido, pero ha de tener en cuenta que los de enfrente también piensan lo mismo.
Mejor que apelar al alma socialista, sería referirse al espíritu solidario, no como propio de los socialistas, sino como gesto humano.

1 comentario:

El Periódico de El Prat dijo...

Si porque sus politicas no fueron precisamente socialistas, ni siquiera socialdemocrata....fueron otra cosa. Un disparate.