domingo, 22 de abril de 2012

Eso de la TV3

Atrás quedaron aquellos tiempos en los que había gente que se lamentaba de que no hubiera un partido nacionalista, igual que en Cataluña, para conseguir inversiones del gobierno central. Puesto que el chantaje parecía ser la única fórmula efectiva, eran muchos los que hubieran querido poder hacerlo.
Pero han cambiado los tiempos y el gobierno central ya no tiene dinero para repartir. Como si se hubiera ido todo por el sumidero. Los derroches se han sucedido en todos los rincones de España, durante mucho tiempo, y ahora hay que pagar las deudas y es de vital importancia no incurrir en nuevos gastos. Habría que evitar todo lo superfluo, ardua tarea ésta, por cierto.
Resulta que para los mandatarios autonómicos es más cómodo recortar prestaciones o derechos a los ciudadanos que suprimir esos organismos o instituciones creados sólo para colocar a los amigos, o para tener en nómina a los intelectuales o por cualquier otro motivo raro, como es el caso de la Academia Valenciana de la Lengua, instituida por exigencias de Pujol a Aznar. Y ahí se ha quedado esa inutilidad que tan cara nos cuesta a los valencianos. Ya no están ni Pujol ni Aznar, pero antes aumentarán los impuestos a los jubilados que suprimirán esa copia mala del IEC.
En el caso de TV3, cuya plantilla quizá multiplique por cuatro a la de Tele5 o Antena 3, es obvio que el gobierno de Mas la necesita perentoriamente. Si a los nacionalistas se les quita el humo que venden se quedan sin nada.
Para los nacionalistas es indispensable gastar dinero en la promoción y difusión de la lengua vernácula, aunque tengan que cerrar ambulatorios, aunque tengan que recortar el gasto en hospitales. Y todavía necesitan más la prerrogativa de poder obligar a los ciudadanos, o a un buen número de ellos, a utilizar su lengua vernácula.
Por tanto, si los ciudadanos catalanes están agobiados por tanta imposición y tanto recorte tendrán que optar por un partido que no sea nacionalista.

'Los mejores dibujos publicados en El País 2004-2011'
'España, un proyecto de país'
'La hoguera del capital'
'El aprendizaje por competencias'
'Cómo escribir una biografía'
'Ostras para Dimitri'
'Confucio y la máquina de café'
'El Terror Rojo'


1 comentario:

El Periódico de El Prat dijo...

Hay demasiada gente con el cerebro lavado, si cierran TV3, les da algo. Y eso que ya hay varias televisiones privadas. TV8, Canal Catala, TV25, Teletaxi. Casi todas bilingues al contrario de TV3, espejo de la "realidad" catalana