sábado, 16 de abril de 2011

La democracia española y los etarras

Hablar de democracia en España es un poco prematuro u optimista. Hubo un grupo de señores que supuestamente la iban a configurar, pero les pudo la codicia y en lugar de devolver el poder al pueblo se lo quedaron para sus partidos. No obstante, no les faltó fantasía. Se sabían en los libros de historia, necesitaban creerse buenos, o por lo menos llenos de buenas intenciones. Tan buenos que determinaron que las penas de cárcel no persiguen la venganza, sino la reinserción.
Esos corazones tan lindos posibilitaron, sin darse cuenta, eso es obvio, que el preso español que lleva más tiempo en la cárcel no haya matado jamás a nadie. Probablemente, se ha ganado esa larga estancia en la cárcel. Por algo será que lleva tanto tiempo. Pero ese detalle choca con el de los etarras que andan sueltos, tras haber cumplido irrisorias penas de cárcel con relación a sus horrendos crímenes. Y si por lo menos el tiempo de cárcel les hubiera servido para aprender algo la cosa aun tendría alguna explicación, pero es salen siendo tan etarras como cuando entraron.
Resulta que los padres de la Constitución tiraron con pólvora de rey, fueron buenos a costa de las víctimas del terrorismo. Cada vez que sale un etarra de la cárcel y se reivindica como tal, ofende a las víctimas. ¡Qué buenos fueron los padres de la Constitución que no incluyeron en ella la cadena perpetua! Lo de la reinserción está muy bien, pero antes de soltar a uno de esos habría que tener constancia cierta y comprobada de que se había arrepentido de sus actos. Y de no ser así, cadena perpetua. ¡Qué difícil les resultaría en este caso a los de la banda catalogar de ensoñación su derrota! Los padres de la Constitución podrían haber establecido la cadena perpetua revisable a partir de los 30 años para los casos de arrepentimiento y si se verificase posteriormente que había habido engaño, vuelta a la cárcel.

'El Gran Libro de las Citas Glosadas'

'En busca del Tesoro de Kola'

'El espíritu del último verano'

'Perdurablemente anfetamínico'

'Cómo provoqué la crisis financiera'

'En mi furor interno'

'No había más que empezar'

'Han cegado a Narciso'


1 comentario:

El Periódico de El Prat dijo...

Oye te sale un anuncio, tienes un malware publicitario de esos.
Por lo demas un articulo totalmente sensanto, lastima que la sensatez sea una cosa tan inutil.