martes, 27 de febrero de 2024

El Koldogate y la estrategia socialista

 

Pretenden los socialistas circunscribir, ante la opinión pública, el penúltimo escándalo al menor número posible de personas, con el fin de que no salpique al partido ni, sobre todo, al presidente.

Por otro lado, y con el fin de poder decir que en todas partes cuecen habas, acusan al PP de lo mismo. El problema es que como Sánchez le tiene tanta envidia, se entran en Ayuso y ella sabe defenderse muy bien. Ya en la anterior ocasión en que él vertía insidias de modo vil, demostrando una vez más que no tiene categoría para estar en el cargo, dio lugar a que ella reconociera que le gusta la fruta, latiguillo que la gente torpe no acaba de entender, por lo que lo usa de modo inofensivo. Para que haga efecto ha de haber una causa que lo justifique y la están volviendo a dar, por lo que de nuevo recibirán lo suyo. Si Sánchez insiste por ese camino, se estrellará contra Ayuso y se romperá la crisma.

El otro punto, el de convencer a la opinión pública de que solo son dos o tres, también es pueril. A estas alturas ya sabe todo el mundo que el PSOE es el partido más corrupto de Europa, en todos los órdenes, no solo en el dinerario. Desde Felipe González, siempre ha querido tener a los jueces controlados y amedrentados, y la mayor canallada que hizo Aznar, y fueron varias, consistió en no devolverles la independencia, como había prometido.

Los votantes socialistas se van dando cuenta de que el PSOE no es lo que ellos creen y que al votarlo pierden dinero, pierden la dignidad, pierden la ilusión, así que cada día son menos y Sánchez se ve obligado a recurrir a delincuentes peligrosos, terroristas, analfabetos, sinvergüenzas y cantamañanas para poder seguir disfrutando de su cargo, aunque carezca de preparación y de atributos morales.

Esos libros míos

lunes, 26 de febrero de 2024

Consideraciones en torno al atroz incendio

 

En un país civilizado, como queremos que sea España, cuando alguien compra algo, un bote de mermelada, una camisa, una vivienda…, espera que cumpla todos los requisitos legales.

Los ciudadanos pagamos impuestos para que ejércitos de expertos en las distintas materias del negocio humano establezcan las normas necesarias para proteger a los consumidores en todos los casos en que puedan ser protegidos.

Parece ser que el incendio en Valencia se originó en un toldo y es seguro que una vez iniciado el fuego no había más opción que huir a toda prisa. Así, pues, el Estado falló, porque las normas que permitieron la construcción y venta de ese edificio eran defectuosas. Dada esta circunstancia, debe el Estado el que se haga cargo de los daños. Una solución consistiría en edificar dos edificios similares a los siniestrados, pero obviamente con otros materiales, y otro diseño que impida la propagación del fuego. Debería entregar las viviendas a los afectados junto con los enseres que se estime que podían tener en el momento del incendia. Y tendría que indemnizar a los familiares de los fallecidos.

Hecho el boceto, no me extenderé más con este asunto. Pero considero necesario añadir que es necesario procurar que en cualquier finca susceptible de arder, o sea todas, los bomberos, las ambulancias y la policía, tengan preferencia sobre cualquier otro vehículo, es decir, sobre las bicicletas, y puedan llegar fácilmente donde hacen falta. La de los carriles bici es una idea estúpida, por culpa de la cual seguramente ha habido alguna muerte por no poder llegar la ambulancia a tiempo.

Y ahora que vienen las fallas, con los fuegos y los petardos, habría que prohibir el cierre de calles. Antiguamente no se cerraban más que unas pocas y durante cuatro días a lo sumo. Los falleros no tienen derecho a apoderarse de la ciudad y poner en peligro las vidas de muchos.

Esos libros míos

domingo, 25 de febrero de 2024

Navalny derrotará Putin

 

Tan peligroso era Navalny para Putin que lo hizo envenenar. Repuesto, volvió a Rusia, sabiendo lo que le esperaba. No haberlo hecho significaba rendirse, demostrar miedo. Supo vencerlo. A temor.

Fue encarcelado inmediatamente. En la cárcel era un hombre libre,

mentalmente libre. No había doblado la cerviz ante el sátrapa. Su ejemplo, su rectitud moral, su defensa de la verdad, se ganó la admiración del pueblo ruso. Eso desprende de la prisa que tuvo Putin para matarlo, pensando que con ello pasaría al olvido. No ha sido así. Su madre ha conseguido que le entreguen el cuerpo, después de nueve días de pugna. Se deduce que Putin ha tenido miedo a la opinión pública y no se ha atrevido a enterrarlo en la cárcel como amenazaba.

Dijo Felipe González, ese sinvergüenza al que muchos de los que alaban a Sócrates, lo han venido votando y lo siguen defendiendo, que en democracia la verdad es lo que la mayoría piensa que es verdad. No señor. Demostró el Filósofo que los conceptos son inmutables y ajenos a lo que opinen los enredadores. También supo estar a la altura de las circunstancias.

Un catalanista, tan cretino como todos, cobarde, traidor y falsario, quiso, en su descaro, compararse con el sabio griego, que era valeroso, cumplidor de la ley y amante de la verdad.

Navalny fue un héroe, un defensor de la libertad, un ejemplo para los amantes de la justicia y de la libertad. Con su ejemplo, ha venido a traer la esperanza a las gentes de bien.

Por mucho que los golfos traten de sepultar la verdad con toneladas de mentiras, sus intentos están condenados al fracaso.

Hay esbirros intentando desacreditar a Navalny y a su familia, lo cual solo puede servir ante gentes tan infames como ellos. El ejemplo del héroe es tan claro y nítido, que perdurará a través de los tiempos. Putin, cobarde, ha dado otro paso en falso.

Esos libros míos

sábado, 24 de febrero de 2024

Es tradición en el PSOE

 

Lo habitual en el PSOE es que los líderes de este partido no asuman nunca la responsabilidad de los hechos aunque todos los indicios apunten a ellos.

Ocurrió con el GAL, esa atrocidad que puso a los ciudadanos al nivel de los terroristas. El entonces líder acompañó a los condenados hasta la misma puerta de la cárcel, y se quedó fuera. Si no hubiera tenido nada que ver, el caso le tenía que haber horrorizado, pero los arropó emocionalmente acompañándolos hasta la cárcel.

En el caso Ábalos ocurre algo parecido. Esa lamentable ministra, o vicepresidenta, o portavoz, o lo que sea -de lo que estoy seguro es de que es lamentable-, de verbo atropellado y torpe, lo insta a que asuma todas las culpas, exonerando con ello al gabinete del que ella forma parte.

Esta pretensión gubernamental choca con dos muros. El primero de ellos es que no parece Ábalos predispuesto a complacerla. Además, si el prófugo de Waterloo es recompensado por unos ‘servicios’, el propio Ábalos también querrá que se le retribuya por los prestados por él.

El segundo y más importante muro es el de los hechos y la justicia. Es decir, en el caso de Ábalos asumiera toda la culpa, es posible que los votantes socialistas se conformaran, pero los demás no. Y los socios de gobierno apretarían el nudo de la soga con la que tienen cogido al PSOE.

Y están los jueces, que querrán llegar hasta el final, como es lógico y necesario. Ahora tienen el respaldo de la UE, además, que no verá con buenos ojos ninguna presión que se les quiera hacer.

El caso Ábalos salpica a todo el gobierno, y más pronto o más tarde, sus componentes al completo tendrán que rendir cuentas ante la justicia. Esto quizá alegre a Puigdemont, que verá que no solo sobre él recae el peligro de ir a la cárcel.

Esos libros míos

viernes, 23 de febrero de 2024

Sobre el incendio habido en Valencia

 

No me referiré al pavoroso incendio, sino a lo que este ha puesto sobre el tapete. Se ha producido en la confluencia de amplias avenidas, como lo son las del Maestro Rodrigo y General Avilés.

Hay otros muchos lugares de Valencia en los que los carriles bici habrían dificultado el paso de los bomberos, con las consecuencias que se pueden imaginar.

El primero en implantar esa imbecilidad del carril bici en España, si no me equivoco, fue Narcís Serra en su tiempo de alcalde Barcelona. Lo vio en alguna ciudad extranjera y se apresuró a copiarlo en España y todo aquello que no tiene sentido cunde, e inmediatamente es imitado.

El caso es que las ciudades antiguas no están preparadas para tener carril, puesto que datan de mucho tiempo antes de que surgieran las bicicletas.

Pero hasta ese momento fatídico, todo el tráfico rodado iba por la calzada, puesto que las aceras siempre han estado reservadas para la vida amable.

No hay más solución que esa. La única razonable. Luego hay un código de la circulación, unas ordenanzas municipales y una policía para hacer que se cumplan ambas.

Los usuarios, tanto de las calzadas como de las aceras, han de saber que ambas, las calzadas y las aceras, son de todos y que el mejor modo de disfrutarlas y sacarles provecho es servirse de la educación y tener en cuenta que al prójimo, sea viandante, ciclista, motociclista o automovilista, hay que tratarlo como quisiera uno ser tratado.

Cuando coinciden dos vehículos en un punto, uno de los dos tiene preferencia. En el caso de los peatones ocurre lo mismo. Hay que respetar siempre la preferencia. Si todo el mundo se comporta con educación, el carril bici no es necesario. Si no lo hay, los bomberos, las ambulancias y la policía tienen más facilidad para llegar a los sitios en los que son necesarios.

Esos libros míos

jueves, 22 de febrero de 2024

Puigdemont y Sánchez tiemblan

 

Cada día que pasa el prófugo ve la cárcel más cerca. Pero aparte del miedo que le tiene a eso, cobarde que es, le irrita la idea de que al mismo tiempo Junqueras vaya suelto por la calle.

Para evitar semejante afrenta exige a Sánchez que doblegue a los magistrados del TC, pero estos ya le han contestado que no están dispuestos a enfrentarse a los jueces de la UE, motivo por el cual el presidente también se ve en la cárcel, salvo que logre una colocación que le garantice la impunidad. El nombre técnico es inmunidad, pero para el caso…

Ha ido a Rabat. A entregarle algo que no es suyo a Mohamed. A saber qué lío se llevan entre manos esos dos, Mohamed y Pedro. No debería menospreciar tanto a los saharauis. Son pobres, pero no tontos. Seguro que ellos están investigando también lo que pasa en Barbate, y por qué el gobierno español tuvo que enviar a la muerte a dos guardiaciviles, a los que una vez muertos trató de humillar.

Pero Sánchez no solo tiene miedo a la justicia, la española y la europea, sino que ve que el partido socialista, al que ha venido teniendo sujeto, con puño de hierro, se le empieza a descontrolar.

Esos socialistas cuyo bienestar depende de la pujanza del partido empiezan a darse cuenta de que si se descuidan desaparecerá. El PSOE está perdiendo votos a raudales, y en muchas regiones ya no son ni la segunda fuerza.

Si perciben que su pesebre está en peligro se convertirán en peligrosos. Ya no es solo Page quien juega a discrepar y volver al redil, y de nuevo discrepar. Ya hay otros socialistas que no digieren bien la posibilidad de perder su acomodado modo de vida, con lo que no les quedaría luego más remedio que trabajar. Y eso no les gusta.

Esos libros míos

miércoles, 21 de febrero de 2024

El increíble Pachi

 

Cuesta creer que a estas alturas Pachi López todavía se sienta capaz de engañar a alguien. Ya están todas las cartas sobre la mesa, boca arriba. Solo los ciegos voluntarios no ven el juego que lleva cada cual.

Dice el pavo, con su característica seriedad asnal, que la sociedad española no necesita nacionalismos sino socialdemocracia, cuando su señorito depende total y absolutamente de los nacionalistas, e incluso en las elecciones gallegas apostó abiertamente por los nacionalistas, traicionando al candidato socialista. Y esa suerte que tuvo Besteiro, porque si lo llega a apoyar Sánchez habría tenido peor resultado.

Este Pachi que evita contestar a la madre de Joseba Pagazaurtundúa -un socialista que siempre mantuvo sus ideales y seguramente fue asesinado por este motivo-, https://vtorres11.wixsite.com/vicente-torres/pilar-ruiz-albisu, olvida, quizá porque se le escapó el detalle, que el PSOE está contaminado de nacionalismo desde que lo refundó Felipe González. Los tiempos anteriores no vienen al caso. El nacionalismo y el socialismo, tal como lo entendieron los socialistas movidos por ideales, son incompatibles. Pero Felipe González y sus camaradas de entonces, por motivos estratégicos, consintieron y hasta impulsaron el contagio del PSOE por parte de los nacionalistas, y el propio Pachi López es uno de los nacionalistas que se dicen socialistas. Pero hay muchos así en el PSOE, con lo que puede decirse que este partido está enfermo y esta enfermedad quizá sea mortal. De las que van mermando la salud sin prisa, pero sin pausa y de forma irreversible.

Esta confusión ideológica e intelectual provocada por la mezcla de dos ideas incompatibles ha mermado la capacidad de respuesta de los socialistas para los grandes problemas. En su momento, dio lugar al GAL, una aberración que consistió en poner a los ciudadanos al nivel de los terroristas.

En la actualidad, la socialdemocracia de la que habla Pachi no es tal. El partido está consagrado a la supervivencia política de un felón.

Esos libros míos