jueves, 23 de septiembre de 2021

Los tiquismiquis de Bildu

 

Se quejan los bildutarras del «auge de los discursos y actitudes de odio». Ah, es que quizá teman que les vayan a quitar la exclusiva. Pero ese es un temor infundado, no puede ser. Nadie puede odiar como ellos. Ya lo dijo uno de los suyos en la televisión española, lugar en el que con toda la desvergüenza del mundo se le dio la posibilidad: «quizá hicimos más daño del que teníamos derecho a hacer». Hay que ser oligofrénico, aparte de malvado, para decir eso.

Javier Rupérez, que insiste en que quien le tuvo secuestrado fue el propio Otegui, pidió, mediante carta abierta, ser entrevistado en el mismo medio, pero no consta que se le respondiera. Así va España en manos de estos.

Resulta que Bildu, aprovecho para saludar a Pascual Sala, Eugenio Gay, Elisa Pérez Vera, Pablo Pérez Tremps, Luis Ortega y Adela Asúa, ahora es compinche del PSOE, que tantas víctimas del terrorismo tiene, pero el Felón necesita su apoyo y pelillos a la mar, y los votantes socialistas tragan, incluso los más dotados intelectualmente, y aquí paz y después gloria.

Se le han ido a quejar estos de Bildu a Bolaños, que los ha escuchado circunspecto, trajeado y simulando hondura intelectual y preocupación por las causas justas.

Qué tiempos aquellos en que Arzalluz hablaba de «los chicos de la gasolina». Arzalluz no era bobo. Reconoció que pasaría a la historia como un malvado.

Bien, volvamos a los de Bildu. Cree el ladrón que todo el mundo es de su condición. Ellos, que están llenos de odio, ven odio en los demás. Pero no lo hay. Recordarles sus fechorías no es odiarlos. Decirles que el terrorismo no tiene justificación, ni razón de ser no es odiarlos. Es invitarlos a que rectifiquen y dejen la senda del mal. No lo harán, claro. No está en sus designios. Lo que pretenden, como siempre, es la impunidad. Y ahí está el PSOE para otorgársela si le conviene.

miércoles, 22 de septiembre de 2021

Problemas judiciales para Laya

 

Si la cara es el espejo del alma, y la Arancha González Laya da idea de que es muy aplicada y obediente, cuesta imaginar que haya tomado una decisión por iniciativa propia, sino que más bien está a lo que le mandan.

El caso es que en el PSOE es habitual que el Señor X se vaya de rositas y que sean otros los que carguen con la responsabilidad ante el juez. Luego, a esos otros, convictos y confesos, van a arroparlos en el momento de entrar en la cárcel. Todo muy democrático, caballeroso y en el marco del sentido del deber, nótese la ironía.

Los de Podemos, y adyacentes, todos de la misma laya, parecen tener claro quién es el señor X, pero en el caso que concierne a Laya, en el que estaban muy interesados en que las cosas ocurrieran como finalmente fueron, no es probable que vayan a dar la cara por ella, o sea, que la dejarán sola.

La obediencia ilimitada tiene riesgos. Generalmente, todo va bien, todo va bien, todo va bien, y el interesado o interesada progresa, progresa y progresa. Pero si en un momento dado algo sale mal, lo que viene es el pozo.

El nuevo Señor X puede ser el Felón, porque son muchos los que lo tienen cogido de salva sea la parte y él, con tal de seguir siendo Falconetti, lo que haga falta. No se puede esperar de este ‘personaje’ que trate de emular a Margaret Thatcher: Me hago responsable. Lo propio de él, por el contrario, es: a mí que me registren. No es el único, no obstante, que podría ser el tal Señor X, porque en el gobierno Frankenstein hay cada uno y cada una...

Cuestión distinta es que se intente presionar o amedrentar a los jueces y a los periodistas que cubren el asunto, habida cuenta de que sufrimos un gobierno cuya simpatía por la democracia no va más allá de la hipocresía.

martes, 21 de septiembre de 2021

La banalidad Marototil

 

Lo normal es que un componente de este gobierno que todo lo fía a la propaganda, y le va bien, sea tan banal como todos los demás.

Se ha producido una catástrofe en La Palma, que llevará, sin remedio, la ruina a la isla y a esta señora no se le ocurre pensar más que en el espectáculo como fuente de atracción turística.

Ni la propaganda ni los medios afines o sobornados pueden ocultar la verdad a todo aquel que la quiera ver. Y es que a pesar de la gran crisis que sufrimos, que debe de haber generado un buen número de suicidios, y de la enorme deuda que pende sobre nuestras cabezas y las de las generaciones futuras, tenemos un gobierno miserable e incompetente, que derrocha a manos llenas y hace lo posible para elevar las tasas del paro, como bien saben unos pocos de los ministros, que, no obstante, callan y obedecen.

El presidente del gobierno podrá decirles lo que se le ocurra a los habitantes de La Palma, y es posible que alguno le crea, pero allá él. Lo único que le preocupa es tener motivos para el lucimiento y excusas para usar el Falcon, como otros ministros, ministras y mediopensionistas, que no existen, pero haberlos haylos. El derroche que lleva a cabo este gobierno deja en mantillas al de Zapatero, cuyos ministros, en términos generales, eran más solventes que los actuales. Y tampoco eran tantos.

Esta Maroto tampoco es la peor, ni la más inútil del gabinete. Y esto lo dice todo. Si hubiera formado parte en cualquiera de los de Felipe González, cosa imposible donde las haya, ya estaría en la calle. En el actual no pasa nada. La orden es tomar el pelo a la gente hasta el infinito y más allá, y según encuestas serias, no las de Tezanos, la gente se deja.

lunes, 20 de septiembre de 2021

El Programa 2000 y los intelectuales

 

Los intelectuales ya no son lo que eran. Hoy en día el término se usa para señalar a quienes pertenecen a la elite en el campo de la cultura. Ya no son aquellos que usaban su prestigio académico o social para criticar los desmanes del poder, que nunca faltan.

Hoy, en España, todo está corrompido. Los jueces están controlados en buena medida por el poder, que no se conforma con eso y quiere tenerlos más atados aún. La prensa no es libre, puesto que depende de las subvenciones. Y los intelectuales son orgánicos.

Ya se vio cuando Pujol, el Muy Honorable, presentó su Programa 2000, totalmente antidemocrático.

Pero los sobrevalorados Felipe González y Alfonso Guerra creían que ser antifranquista era ser sinónimo de demócrata y hecha esta consideración no dedicaron ni un minuto más a pensar sobre el asunto, a analizar las actividades del sujeto eso, cosa que sí hizo Tarradellas, que no lo quería ver ni en pintura.

Pujol nunca ha sido demócrata y lo de su antifranquismo habría que analizarlo, porque el tipo es calculador e inteligente. No tanto como Arzalluz que se dio cuenta de que pasará a la historia como un malvado. O quizá sí que se ha dado cuenta, pero no lo dice, porque tiene hijos.

Pero en torno a Alfonso Guerra y Felipe González, el cocinero y el camarero, según la versión del entonces vicepresidente del Gobierno, pululaba un gran número de personas con un gran bagaje de conocimientos y a ninguna le dio por analizar el tal programa del Muy Honorable y protestar vivamente, como merecía el documento, en los medios. Es más, en alguno de ellos, y de la derecha, para más escarnio, se le dio al citado algún premio de relumbrón.

Los intelectuales españoles no son como los de otras naciones, que en momentos determinados han sido capaces de poner el grito en el cielo. Digamos que aquí el miedo guarda la viña.

domingo, 19 de septiembre de 2021

La banalización de los socialistas

 

En los tiempos de los sobrevalorados Felipe González y Alfonso Guerra, y con el apoyo de los acomplejados de la derecha, los votantes socialistas esgrimían superioridad moral y cultural y miraban de modo displicente a los de derechas.

Con Zapatero tuvieron que esforzarse para poder mantener la misma actitud. Se apoyaban en la tirria que les generaba Aznar, un tipo que hizo mucho mal, pero también algo de bien, y su capacidad de fabular: el Zapatero de la primera legislatura…, alegaban, pero el propio Zapatero se ha encargado de demostrar que es canalla desde siempre. No hay más. Ha dejado en ridículo a quienes lo defendían.

En aquellos tiempos primeros de la democracia, había incluso comunistas que paseaban muy serios su dignidad, convencidos de que tenían la fórmula para acabar con los males del mundo. Los comunistas de hoy ya son puro cinismo, maldad indisimulada.

Venía diciendo que los socialistas aún mantenían el tipo con Zapatero, aún esgrimían superioridad moral. Inspiraban ternura con sus intentos, pero no se daban cuenta de ello. Hoy, con el Felón, todo eso se ha acabado. Ya es sectarismo puro y duro lo que esgrimen, y habilidad con el juego sucio. No les importa actualmente que se les encuadre de forma genérica con las izquierdas y se mezclan con gentuza de toda laya. Se alinean con los suyos sea cual la situación. Esta es ya la izquierda banal. La superioridad moral ya la regalan a la derecha. Ellos, a pistón fijo con los suyos.

Hacen un homenaje a un maldito etarra. Un partido político hace un acto en solidaridad con las víctimas. Unos seres degenerados les lanzan de todo, hasta una llave inglesa. Pues las gentes de izquierdas dicen que la llave inglesa se la ha sacado del bolsillo uno de los agredidos. ¿Cómo pueden decir eso? Los que homenajean a los etarras son capaces de cualquier atrocidad, siempre de modo cobarde. Se echa de menos la dignidad los votantes socialistas.

sábado, 18 de septiembre de 2021

Que si ha dimitido Mónica Oltra

 

Es la pregunta que se hacen las gentes honradas. ¡Madre mía, si lo suyo llega a ser de Rita Barberá o alguien de la derecha! Pero no, es Mónica Oltra y las hordas la respetan. Si existe el infierno -no se fíen del papa que dijo que no; si existe Podemos, si existe Compromís, también ha de existir el infierno- quienes acosaron a Rita Barberá, y lo hicieron incluso y de forma masiva frente a su casa, lo pasarán muy mal. Hay que comparar cómo se trató a la que probablemente fue de entre todos los alcaldes de la ciudad la que más quiso a Valencia con el trato que se da a los etarras que salen de la cárcel tras haber cumplido condena.

Critiqué mucho a Rita Barberá mientras fue alcaldesa, porque no hay nadie perfecto y hay que ponerle límites al poder. Cuando dejó de serlo ya no. Y reconocer su amor a la ciudad es de justicia. La izquierda española ha perdido el rumbo. Hay izquierdistas muy honrados, muy limpios, que no deben de estar muy conformes con lo que ven, pero no se ve que den un puñetazo en la mesa y digan ‘hasta aquí hemos llegado’.

Mónica Oltra no va a dimitir nunca, bajo ningún concepto. Tiene la cara tan dura como el que más. Tampoco Puig la va a destituir. La falla San Vicente - Periodista Azzati – Padilla explicó gráficamente el estado de la cuestión https://t.co/GTO7fnFNhU?amp=1

Dirán que es lo que un artista fallero opina sobre la relación entre ambos catalanistas, pero la realidad viene a confirmar una y otra vez que esta falla dio en el clavo y que esos dos, Puig y Oltra, tanto monta, monta tanto, son unos sinvergüenzas. La situación de los dos, desde el punto de vista moral, es insostenible, pero a ellos la moral les importa un bledo. Y parece que a los votantes valencianos también.

Nos vamos a pique.

viernes, 17 de septiembre de 2021

El gran problema de Urcullu

 

El PNV es un partido entre cuyos dirigentes hubo mucho talento. Sabían que el País Vasco no puede sobrevivir fuera de España. Además de tener talento eran malvados y su plan consistía en exprimir al resto de españoles y para ello montaron su circo con el apoyo de los gilipollas Felipe González y Alfonso Guerra y buena parte de los acomplejados políticos de la derecha y del centroderecha.

El PNV se apoyó en el tarado Arana para construir su tinglado ideológico, y aún se estará riendo Arzalluz de que el intento pasara el fielato. Que basado en Sabino Arana pueda seguir su camino es motivo de asombro y de sonrojo. Este sujeto estaba para ponerle una camisa de fuerza.

Arzalluz era inteligente y malvado y tenía conciencia de ser ambas cosas. Sospecho que pudo ser el fundador y jefe en la sombra de ETA. Porque si lo hubiera sido alguien tan torpe como Otegui no habría podido hacer tanto mal, ni durar tanto.

Introducir en la población vascongada las ideas que dieron tanto poder al PNV y que sirvieron de alimento moral a ETA, y a que la banda fuera aceptada y apoyada por un numeroso grupo de vascos tenía sus riesgos y aquellos cerebritos de los primeros tiempos no los vieron o los aceptaron y siguieron adelante.

El riesgo más grande era que esas ideas que introdujeron entre los vascos con el fin de obtener ellos, los gerifaltes del PNV, poder podría arraigar y crecer en ellos de forma incontrolada. Ha surgido Bildu, que es un monstruo que luego ha crecido con el abono del PNV. En Bildu no hay ni asomo de inteligencia, todo es perversión. Los bildutarras creen que el País Vasco puede sobrevivir fuera de España. Estos brutos amenazan con quitarle la hegemonía al PNV. En España manda un felón que no les va a parar los pies. Urcullu tiene que subir la apuesta para conservar el poder. Los vascos y las vascas deberían despertar de una vez.