lunes, 28 de noviembre de 2022

El catalanismo es la peste

 

Se está viendo en el Colegio La Salle de Palma, pero también en cualquier otra parte en donde logra acomodarse. El catalanismo se basa en el odio, el egoísmo y la estupidez. Difícilmente tienen cura quienes son contagiados por él.

Lo sucedido en el citado colegio debería avergonzar a la dirección, al gobierno balear y a todos los catalanistas que ostentan algún cargo público en algún lugar. Sin embargo, se puede aventurar que su propósito es esperar a que deje de ser actualidad para que todo siga igual.

Esa profesora que se negó a dar clase con la bandera de España en el aula es un peligro para sus alumnos. Tanto el odio como la imbecilidad son contagiosos. La bandera de España es el símbolo de quienes le pagamos el sueldo. Esa señora nos odia a nosotros, pero no a nuestro dinero.

Pero es que otros profesores de ese colegio se han referido a la bandera catalogándola de trapo. Están en las mismas. Ese colegio enseña cosas que no valen para nada a sus alumnos.

Se puede intuir que el adoctrinamiento está presente en todas y cada una de sus aulas, puesto que además forma parte del catalanismo. Piensan los catalanistas que pueden hacer creer a la población de los lugares en los que toman el mando que las cosas son como ellos las cuentan, y con esa intención van envenenando todo, puesto que no permiten que vida siga su curso libremente, sino que van forzando las voluntades. Y por esa vía se llega a la ruina de forma inexorable.

El adoctrinamiento debería estar castigado con severas penas de cárcel. El mayor tesoro que tiene cualquier nación es el que componen la infancia y la juventud. Corromperlo es condenar al país a la miseria.

Lejos de inculcarles el odio a los alumnos, los profesores deberían enseñarles a amar, a pensar por sí mismos, a tomar sus decisiones, a ser buenos ciudadanos...

Esos libros míos


 

domingo, 27 de noviembre de 2022

Brutalidad británica

La prepotencia, el engreimiento, el pensar que se sabe todo son caminos directos hacia la estupidez. Dejó dicho Borges que la duda es uno de los nombres de la inteligencia. Pero no sólo de la inteligencia cabe añadir, porque es un freno del mal. Si un asesino dudara, no cometería el crimen.

Hay una atrocidad que ha perpetrado la izquierda mundial que es la de considerar el aborto como un derecho. Puesto que no se puede defender argumentalmente, lo impone como dogma.

Se puede tener comprensión y ser indulgente con algunas mujeres que abortan, pero eso está muy lejos de considerarlo como un derecho. Todas las leyes y normas morales, desde el principio de los tiempos, surgen del instinto de conservación como especie.

Pensar, como sugieren los tribunales de justicia británicos que las personas con síndrome de Down son inferiores al resto y no aportan nada a la sociedad es una aberración y una torpeza.

O sea, que elementos como Otegui o Chapote sean mejores que los nacidos con dicho síndrome no se sostiene.

Por lo visto, los habitantes de aquel reino insular piensan que hemos venido al mundo a comer y a disfrutar, y que determinadas no pueden hacerlo, por lo que hay que impedir que nazcan.

En cambio, los antiguos se hacían preguntas y trataban de averiguar el sentido de la vida. O sea, su actitud incitaba a plantearse una pregunta tras otra y aprender todo lo posible, de todas las maneras.

¿Que podemos aprender de las personas con síndrome de Down? En primer lugar, que no hacen daño a nadie, al contrario que los legisladores inconscientes. No es necesario hacer el mal para vivir.

Son felices. ¡Ah! Quizá por eso despiertan tanta envidia. La felicidad es la meta humana por excelencia, y ellos llegan. Podríamos preguntarnos que cómo es posible que esas personas que tenemos por menos inteligentes consiguen lo que para los ‘listos’ parece imposible.

Bien, pues aquí se acaba el espacio, pero creo que con eso ya es suficiente para hacer pensar a los bienintencionados. 

Esos libros míos



 


sábado, 26 de noviembre de 2022

Yo lo diré

 

A la vista de la barbaridad anunciada por Sánchez, sabiendo cómo se las gasta, las que tiene perpetradas ya a través de Montero2 y Belarra, procedía la moción de censura por parte del PP.

Pero Feijóo debe de haber pensado algunas cosas. La primera es que no despierta entusiasmo entre los votantes y la segunda es que necesitaría para ello la colaboración de VOX y el trato que le viene dando a este partido, sin ser tan calamitoso como el que le propinaba Casado, tampoco es el ideal. Basándose en eso, habrá preferido resguardarse para no perder sus opciones de convertirse en presidente del gobierno.

Pero podía haber hecho otra cosa en beneficio de los españoles. Tiene la opción de proponer a Isabel Díaz Ayuso como candidata a la presidencia y a Cayetana Álvarez de Toledo para defender la moción. No hay nadie en la bancada de la izquierda capaz de enfrentarse dialécticamente a la segunda y la primera no tiene complejos para decirles a sus oponentes lo que se merecen. La presidenta de la Comunidad de Madrid, además, goza del favor popular. Se lleva bien con VOX. A este respecto, dijo en su día que prefería pactar con el partido de Ortega Lara antes que con los que pactan con quienes lo secuestraron. El entendimiento, pues, entre ambos partidos habría estado asegurado. No es muy aventurado pensar que para la opinión de la calle ellas hubieran ganado el debate.

Ahora bien, es posible que al hacer el recuento de votos, Sánchez hubiera ganado la moción, pero el ambiente a partir de ese momento habría sido irrespirable para él y para sus barones.

Los propios votantes socialistas se habrían tenido que replantear el sentido de su voto en las siguientes convocatorias, y los barones socialistas habrían visto con claridad su futuro.

Pero también cabía la posibilidad de que, vistas las circunstancias, algunos socialistas, en este caso sí, votaran en contra de quienes llevan a España a la ruina.

Esos libros míos



 

viernes, 25 de noviembre de 2022

Zapatero sigue haciéndolo todo mal

 

Va Abascal por la calle y la gente quiere fotografiarse con él. Va Sánchez y el personal quiere obsequiarle con productos tomados de la cocina, pero Marlasca, celoso él, lo impide.

Zapatero caía bien, hasta que el número de arruinados creció lo suficiente para hacer que la mayoría abriera los ojos. Zapatero tiene una sonrisita de pillín que te la quiere pegar y eso les gusta a muchos, porque piensan que pueden esconder la cartera y luego reírle la gracia.

Sánchez tiene pinta de boxeador cabreado, porque quiere noquear al adversario y no puede o no sabe.

Critican a Carla Toscano porque dijo algo claramente, cuando pudo haber sido más elegante y tan solo insinuarlo. Pero entonces los votantes de Podemos, que votan la ruina pensando que hacen lo contrario, no se habrían enterado.

La ministra que ni sabe ni quiere saber dejó escapar unas lágrimas. Si fuera una mujer de talento, como Ayuso o Cayetana, ni se habría inquietado.

Yolanda, antaño morena y dura y hogaño dura y suave, pero siempre con la doblez por delante, como buena comunista, está esperando la desintegración de Podemos para unir los despojos que le convengan a su proyecto Sumar.

En Zapatero se da la paradoja de que siempre quiere hacer el mal, pero cuando lo hace cree estar haciendo el bien. Está moviendo los hilos para que la ministra tóxica engrose las filas de Sumar, pero su promotora piensa, con razón, que eso sería Restar.

Sánchez cada vez está más enfadado con todos los que no le bailan el agua, con todos los que no le obedecen, con todos los que le hacen preguntas, con todos los periódicos que no dicen lo mismo que Tezanos, con todos los que no se dan cuenta de que es un elegido de los dioses, con todos los que aplauden al Rey, con todos los que desean que gobierne Feijóo. Se tiene por demócrata.


Esos libros míos


 


jueves, 24 de noviembre de 2022

Traición del PSOE a la Guardia Civil

 

Antes que nada quiero saludar a Pascual Sala, Eugenio Gay, Elisa Pérez Vera, Pablo Pérez Tremps, Luis Ortega y Adela Asúa.

Pretendía Feijóo que unos cuantos diputados socialistas rompieran la disciplina de voto, para beneficiar con ello a los ciudadanos que les pagan sus sueldos, y se les ha visto a todos aplaudiendo y apoyando a una ministra cuya incompetencia y mendacidad están en boca de todos. Junto con ellos, han aplaudido los componentes de todos esos partidos que ansían perjudicar a los españoles. La ministra, cuya incapacidad para el puesto es notoria, ha llamado fascistas a los diputados de Vox, partido uno de cuyos fundadores fue Ortega Lara, cuya liberación celebró de manera infame una integrante de Bildu. No me sorprendería que en las próximas elecciones Vox obtuviera más votos que el PSOE.

Los españoles estamos en deuda con la Guardia Civil, que tantos sacrificios ha hecho por nuestro bienestar y que ha soportado el maltrato al que viene siendo sometida en distintas zonas del territorio nacional con una disciplina digna de encomio. Los terroristas han asesinado vilmente a muchos guardiaciviles, a hijos y esposas suyos, sin que el Estado al que defendían y por el que murieron haya estado a la altura de las circunstancias. Y ahora el gobierno de Sánchez le infiere una nueva afrenta que los españoles no deberían pasar por alto.

Piensa ese ministrito portavoz que puede cambiar el modo en que fueron las cosas sólo porque lo diga él. Ha señalado como artífices de la victoria contra ETA, que no se ha producido puesto que quedan casi 400 atentados por resolver y a los terroristas se les hacen homenajes, a dos los tipos más nefastos en este apartado, Zapatero y López. Si los socialistas asesinados por ETA levantaran la cabeza...

Reproduzco estas palabras de la madre de Joseba Pagazaurtundúa, aun sabiendo que es improbable que tengan algún interés para Bolaños: «Y después vino el calvario de nueve años de ver sufrir a mi hijo, que veía llegar su propio asesinato. Se jugó la vida por defender la libertad, no por lo que parece que viene de vuestra mano, eso que pomposamente se anuncia como un proceso de Paz. Porque, Patxi, ahora veo que, efectivamente, has puesto en un lado de la balanza la vida y la dignidad, y en el otro el poder y el interés del partido, y que te has reunido con EHAK. Ya no me quedan dudas de que cerrarás más veces los ojos y dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre, llamando a las cosas por los nombres que no son. A tus pasos los llamarán valientes. ¡Qué solos se han quedado nuestros muertos!, Patxi. ¡Qué solos estamos los que no hemos cerrado los ojos!».


Esos libros míos


 


miércoles, 23 de noviembre de 2022

Urge el regreso del Rey Juan Carlos

 

Todo el mundo sabe -se dio cuenta hasta Torra, hace tiempo- que para Sánchez es de absoluta necesidad seguir siendo el presidente, y aun no tiene bastante, porque quisiera tenerlo todo bajo control, que la gente le aplaudiera a su paso y le obedeciera sin chistar.

Pero es que, además, se da cuenta de que a lo mejor, los españoles no le vuelven a votar o, al menos no en el número suficiente para sus planes. Aunque si consiguiera instaurar un a dictadura…

Lleva tiempo intentando socavar el prestigio de la Monarquía. Le pone todas las trampas que puede y le hace un desprecio tras otro al Rey, que es el garante de la democracia. El que mejor representa a los españoles.

También se ensaña la extrema izquierda, que actualmente es toda la izquierda, con Isabel Díaz Ayuso. Por le planta cara y le golpea donde más le duele. La presidenta de los madrileños es muy valiente, y el valor es la cualidad más importante de todas. No debería el PP dejarla sola, sino protegerla y defenderla del juego sucio que practican contra ella.

Feijóo debe tomar la iniciativa. No puede dejar a la Corona a merced de los marrulleros. Debe dar la cara y exigir respeto para el Jefe del Estado. Y debería empezar pidiendo al Rey Juan Carlos que regrese sin demora. Y a continuación explicar a los españoles que ha prestado más servicios a España en toda su historia.

Debe decirlo con voz clara y fuerte, para que se oiga en todo el mundo. Después de enumerar los servicios prestados por Juan Carlos I a nuestro país, puede compararlos con los últimos hechos del PSOE: blanqueamiento de terroristas, asesinos y secuestradores, suelta de golpistas peligrosos que amenazan una y otra vez con volverlo a hacer, suelta de pederastas y violadores, traer la ruina, la miseria y la desesperanza a los españoles, etcétera.

El PSOE no está legitimado moralmente para mandar al destierro al Rey Juan Carlos, que tampoco debería sentirse obligado a obedecer.


Esos libros míos



 


martes, 22 de noviembre de 2022

Ahora, la niña de la curva

 

Tener una mascota supone un gasto en dinero y en tiempo. Es un ser vivo que necesita atención y la reclama. A partir de ahora es, además, un riesgo.

Estas leyes estúpidas, fruto de mentes simples y sin resquicio para la bondad, perjudican a quienes dicen que quieren proteger, o sea a los animales. ¿Quién va a querer tener un animal ahora? Leyes estúpidas y políticos sin escrúpulos hacen una mezcla explosiva.

Si de una mente malvada surge un bien es por error, que en este caso no se ha dado. Se puede calificar a la titular de este ministerio como malvada por varios motivos. En primer lugar, porque pertenece a Podemos, un partido comunista que, además, muestra mucha cercanía con terroristas como Otegui. En segundo, porque ha aceptado la cartera ministerial sin tener el talento ni la preparación necesarias. Es peligroso, como se puede apreciar, que el BOE esté en sus manos, y se lleva un sueldo inmerecido, con lo cual perjudica a los pobres.

Antes que ella, o al mismo, también se lució su amiga, otra que tal, sin preparación, ni vergüenza, cuya ley que acaba de sacar ya ha puesto en la calle a gente peligrosa. La ministra y Rosell están evidenciando que la distancia intelectual y moral que hay entre las dos no es mucha.

Acusan a los jueces que hacen su trabajo de machistas, cuando no hacen más que aplicar la ley que han parido ellas, y pretenden que la prensa no informe de estas vicisitudes, demostrando, por si no estaba claro, que el comunismo es incompatible con la democracia. En cambio, sí es compatible con la mentira y el desparpajo.

Todos los comunistas que han irrumpido en la política de la mano del PSOE, han dado la talla. Es decir, lo que se espera de ellos. Son maestros en el insulto y la amenaza.

Belarra, Montero, Iglesias, Díaz, Echenique, Errejón, García… ¡Uf!


Esos libros míos