viernes, 2 de diciembre de 2022

Ni va a dimitir, ni la van a echar

 

Me refiero a la incompetente, torpe, ordinaria, verdulera, malintencionada, comunista, insolente, maleducada, insultante, injuriosa, irrespetuosa, ofensiva, derrochadora, bochornosa, hiriente, ultrajante, ministra de lo Mismo Da.

Es una vergüenza para los españoles que sea ministra, pero cuanto más se metan con ella más alas le dan. Si le hacen caso, se siente en la gloria, piensa que su tiro ha dado en el blanco y automáticamente maquina una más gorda.

Y mientras se centran en ella, Sánchez, el verdadero culpable, agradece estar fuera del foco.

Haría bien el PP en olvidarse de los subalternos, perderle el miedo a Sánchez y tratar de impedir, utilizando todos los medios democráticos a su alcance, que siga destrozándolo todo. Es atacándolo a él en el Parlamento, haciendo que se vea apurado, poniendo en evidencia su incapacidad para resolver problemas, su inconsistencia moral, sus nulos conocimientos en cualquier materia, como se puede conseguir que suelte lastre. Es capaz de sacrificar a cualquiera, si piensa que con eso se libra. Le echará la culpa al viento, a Nadia, a Marlasca, a Belarra, a quien sea.

Si el PP se centra en objetivos que parecen más fáciles, a Sánchez le resulta muy sencillo negarse a destituirlos y, además, se burla de quienes se le piden.

Derrotar a Sánchez en un debate es muy fácil, no sabe nada de nada, más que hacer trampas y decir mentiras. En las filas del PP hay gente capaz de hacerlo y de sacarlo de sus casillas y de humillarlo argumentalmente. Lo que ha de hacer Feijóo es dar paso a esas personas brillantes que un día sí y al otro también, demuestren a todos los ciudadanos la incapacidad del presidente del gobierno para comportarse de modo educado, cortés, noble y con ansias de colaborar en iniciativas que favorecen a los ciudadanos. Por el contrario, se comportaría de forma obstinada, marrullera, malhumorada y ruda.

Esos libros míos


 








jueves, 1 de diciembre de 2022

Un antiguo votante del PSC

 

Digamos que el PSC es el cáncer del PSOE, lo peor de este partido desde siempre. El PSE también es nacionalista, lo cual es contradictorio con el socialismo, pero en este hubo algunas personas rescatables que se integraron en él, no mirando lo que era, sino teniendo en cuenta lo que pensaban que era. Hay otras agrupaciones regionales del PSOE, pero vienen a ser sucursales de las dos citadas.

Que hubiera intelectuales que votaran al PSC es inexplicable, pero ocurría. En el acto de fundación de Ciudadanos sus promotores se promotores se presentaron como ex votantes del PSC. Dicen que uno de ellos, Félix Ovejero, ha colgado el siguiente texto en Facebook, red social a la que hace mucho que no visito: «Quizá sea tiempo de un editorial conjunto y permanente. Además, breve: sólo tres párrafos, incluida la conclusión.

El gobierno de España en manos de delincuentes, nada de presuntos.

El Estado en manos de un partido cuyo objetivo es acabar con ese Estado.

Pedro Sánchez es un miserable».

Hace referencia a un editorial conjunto, que fue un hecho insólito en el mundo del periodismo, lo cual deja bien a las claras que el ámbito en que se mueven los doce periódicos que lo publicaron está moralmente desquiciado y que los dos que lo perpetraron perdieron todo el crédito que tenían.

En otro orden de cosas, decir que Sánchez es miserable, es darle demasiada categoría al personaje, porque es suponer que es consciente de lo que hace. Y no, no está en sus cabales. Es muy cobarde, porque si no lo fuera no diría lo que dice, ni haría lo que hace. Siempre juega con ventaja, siempre hace trampas, siempre engaña. Tiene miedo hasta de aceptar su propia realidad, y se inventa otra y se la cree, porque si no fuera así no podría vivir. Tiene miedo al día en que pierda la presidencia, porque luego no sabrá dónde meterse.

Los socialistas tienen la palabra, lo que ocurre es que le tienen miedo a él.

Esos libros míos





miércoles, 30 de noviembre de 2022

El enigma Eduardo Garzón

 

Cada vez que me llega algo que ha dicho alguno de los dos hermanos Garzón me queda con la duda de si son tontos o se lo hacen.

Veamos el inicio de una polémica de Eduardo. Dijo Daniel Lacalle:

«No existe el sector público sin el sector privado. El sector público se financia con los ingresos del sector privado y se endeuda con los ingresos futuros de ese sector privado. El que quiere defender 'lo público' debería empezar por defender lo privado». Esto tan cierto e irrebatible como que el comunismo es la más nefasta de las ideologías, porque pasa el tiempo y sigue matando, torturando y hundiendo en la miseria. Pues el menor de los Garzón tuvo algo que responder:

«No es cierto. El dinero lo crea y regula el sector público, por lo que éste no necesita recaudar impuestos para financiarse. Y al revés: el sector privado no puede ingresar nada si el sector público no crea antes el dinero». La burrada es tan gorda que si se la cree es que es tonto, y si no es que la dice para embaucar a quienes se dejen, lo cual es peor, porque lo sitúa en la categoría de los degenerados.

La última, por ahora:

«Eduardo Garzón @edugaresp

A ver si lo entiendo: los del Arandina fueron condenados a 3 y 4 años con el antiguo código penal y ahora con la ley de “Sólo sí es sí” el Tribunal Supremo ha aumentado esas penas a 9 años, pero dicen que la culpa de que no les hayan caído 10 años es de Irene Montero… 2:55 p. m. · 29 nov. 2022·»

La pregunta es: ¿miente a sabiendas o es así de torpe». Sin la nefasta ley citada, la pena habría sido de 10 años. Lo han repetido y explicado unos cuantos juristas en Twitter. ¿No ha entendido las explicaciones? ¿Es doctor por la misma regla que Sánchez? Da que pensar que las diga tan gordas.

Esos libros míos





martes, 29 de noviembre de 2022

Sánchez está loco

 

Los terroristas se burlan de las víctimas y son homenajeados; los peligrosos delincuentes catalanes se ríen de los demócratas y amenazan con volver a las andadas; los pederastas y violadores vuelven a la calle y los que no lo han hecho, saldrán pronto; cada vez hay más españoles en la miseria; las familias tienen que vivir con mucho menos dinero del que tenían con Rajoy; las generaciones futuras tendrán que cargar sobre sus espaldas una deuda desorbitada a causa de la incompetencia y el egoísmo del gobierno.

Y aparece Sánchez en modo triunfal presumiendo de que pasará a la historia por haber cambiado unos huesos de sitio. Se creerá que puede ponerse a la altura de Agustina de Aragón. O sea, un tipo con un valor formidable que no ha tenido miedo de los espectros que pudieran salir de ultratumba a impedirle su gesta. No ha temido que ninguna alma en pena fuera a buscarlo cuando dormía para ajustar cuentas.

No cabe duda de que Sánchez se cree un héroe y siendo así las cosas ya está Tezanos preparando la loa. Si antes nos hizo saber que tenemos el presidente más alto, más guapo y más inteligente del mundo, ahora añadirá que es el más valiente. Bolañitos ya debe de estar preparando a los ministros y las ministras y les ministres y a Garzón para que aplaudan todos a la vez, y lo aclamen como si fuera Julio César.

Los diputados socialistas obedecerán, porque a este lo temen más que a una granizada. Este tío cataloga como dictadores a otros, porque unos tienen la fama y otros cardan la lana.

Es Doctor. En Economía nada menos, pero no tiene ni idea de cómo funciona la economía. Aún menos que Zapatero. Ni se ha fijado en cómo hacen los países en los que el empleo crece, y en los que se destruye.

Ni Felipe González, otro ‘héroe’, se ha atrevido a protestar.

Esos libros míos


 

lunes, 28 de noviembre de 2022

El catalanismo es la peste

 

Se está viendo en el Colegio La Salle de Palma, pero también en cualquier otra parte en donde logra acomodarse. El catalanismo se basa en el odio, el egoísmo y la estupidez. Difícilmente tienen cura quienes son contagiados por él.

Lo sucedido en el citado colegio debería avergonzar a la dirección, al gobierno balear y a todos los catalanistas que ostentan algún cargo público en algún lugar. Sin embargo, se puede aventurar que su propósito es esperar a que deje de ser actualidad para que todo siga igual.

Esa profesora que se negó a dar clase con la bandera de España en el aula es un peligro para sus alumnos. Tanto el odio como la imbecilidad son contagiosos. La bandera de España es el símbolo de quienes le pagamos el sueldo. Esa señora nos odia a nosotros, pero no a nuestro dinero.

Pero es que otros profesores de ese colegio se han referido a la bandera catalogándola de trapo. Están en las mismas. Ese colegio enseña cosas que no valen para nada a sus alumnos.

Se puede intuir que el adoctrinamiento está presente en todas y cada una de sus aulas, puesto que además forma parte del catalanismo. Piensan los catalanistas que pueden hacer creer a la población de los lugares en los que toman el mando que las cosas son como ellos las cuentan, y con esa intención van envenenando todo, puesto que no permiten que vida siga su curso libremente, sino que van forzando las voluntades. Y por esa vía se llega a la ruina de forma inexorable.

El adoctrinamiento debería estar castigado con severas penas de cárcel. El mayor tesoro que tiene cualquier nación es el que componen la infancia y la juventud. Corromperlo es condenar al país a la miseria.

Lejos de inculcarles el odio a los alumnos, los profesores deberían enseñarles a amar, a pensar por sí mismos, a tomar sus decisiones, a ser buenos ciudadanos...

Esos libros míos


 

domingo, 27 de noviembre de 2022

Brutalidad británica

La prepotencia, el engreimiento, el pensar que se sabe todo son caminos directos hacia la estupidez. Dejó dicho Borges que la duda es uno de los nombres de la inteligencia. Pero no sólo de la inteligencia cabe añadir, porque es un freno del mal. Si un asesino dudara, no cometería el crimen.

Hay una atrocidad que ha perpetrado la izquierda mundial que es la de considerar el aborto como un derecho. Puesto que no se puede defender argumentalmente, lo impone como dogma.

Se puede tener comprensión y ser indulgente con algunas mujeres que abortan, pero eso está muy lejos de considerarlo como un derecho. Todas las leyes y normas morales, desde el principio de los tiempos, surgen del instinto de conservación como especie.

Pensar, como sugieren los tribunales de justicia británicos que las personas con síndrome de Down son inferiores al resto y no aportan nada a la sociedad es una aberración y una torpeza.

O sea, que elementos como Otegui o Chapote sean mejores que los nacidos con dicho síndrome no se sostiene.

Por lo visto, los habitantes de aquel reino insular piensan que hemos venido al mundo a comer y a disfrutar, y que determinadas no pueden hacerlo, por lo que hay que impedir que nazcan.

En cambio, los antiguos se hacían preguntas y trataban de averiguar el sentido de la vida. O sea, su actitud incitaba a plantearse una pregunta tras otra y aprender todo lo posible, de todas las maneras.

¿Que podemos aprender de las personas con síndrome de Down? En primer lugar, que no hacen daño a nadie, al contrario que los legisladores inconscientes. No es necesario hacer el mal para vivir.

Son felices. ¡Ah! Quizá por eso despiertan tanta envidia. La felicidad es la meta humana por excelencia, y ellos llegan. Podríamos preguntarnos que cómo es posible que esas personas que tenemos por menos inteligentes consiguen lo que para los ‘listos’ parece imposible.

Bien, pues aquí se acaba el espacio, pero creo que con eso ya es suficiente para hacer pensar a los bienintencionados. 

Esos libros míos



 


sábado, 26 de noviembre de 2022

Yo lo diré

 

A la vista de la barbaridad anunciada por Sánchez, sabiendo cómo se las gasta, las que tiene perpetradas ya a través de Montero2 y Belarra, procedía la moción de censura por parte del PP.

Pero Feijóo debe de haber pensado algunas cosas. La primera es que no despierta entusiasmo entre los votantes y la segunda es que necesitaría para ello la colaboración de VOX y el trato que le viene dando a este partido, sin ser tan calamitoso como el que le propinaba Casado, tampoco es el ideal. Basándose en eso, habrá preferido resguardarse para no perder sus opciones de convertirse en presidente del gobierno.

Pero podía haber hecho otra cosa en beneficio de los españoles. Tiene la opción de proponer a Isabel Díaz Ayuso como candidata a la presidencia y a Cayetana Álvarez de Toledo para defender la moción. No hay nadie en la bancada de la izquierda capaz de enfrentarse dialécticamente a la segunda y la primera no tiene complejos para decirles a sus oponentes lo que se merecen. La presidenta de la Comunidad de Madrid, además, goza del favor popular. Se lleva bien con VOX. A este respecto, dijo en su día que prefería pactar con el partido de Ortega Lara antes que con los que pactan con quienes lo secuestraron. El entendimiento, pues, entre ambos partidos habría estado asegurado. No es muy aventurado pensar que para la opinión de la calle ellas hubieran ganado el debate.

Ahora bien, es posible que al hacer el recuento de votos, Sánchez hubiera ganado la moción, pero el ambiente a partir de ese momento habría sido irrespirable para él y para sus barones.

Los propios votantes socialistas se habrían tenido que replantear el sentido de su voto en las siguientes convocatorias, y los barones socialistas habrían visto con claridad su futuro.

Pero también cabía la posibilidad de que, vistas las circunstancias, algunos socialistas, en este caso sí, votaran en contra de quienes llevan a España a la ruina.

Esos libros míos